En Relaciones Públicas: Dale flit a los pseudoperiodistas

Por Diana Alarcón
Twitter: @dianapat23

Para cerrar el año con bombo y platillo, la semana pasada hablamos sobre algunos tips para renovarnos e irnos en paz y sin remordimientos y lucir las aletas, el trikini y los googles en una paradisiaca playa caribeña y sin remordimientos, pasar unas felices vacaciones decembrinas.
Algo muy importante que no se debe dejar de lado en relaciones públicas por ningún motivo, además de llevar el bronceador en la maleta y recordar sus logros, hacer sus planes anuales y reportes, es depurar y actualizar sus bases de datos, sobre todo de prensa. Resulta que desde que yo recuerdo (soné como Sara García en su foto de Chocolate Abuelita), han proliferado, y cada vez más un grupo o especie de “plaga”, que se hacen llamar “pseudoperiodistas”, que no son más que personas que viven de asistir a los eventos sea del sector que sea, no importa si es de zapatos, seguros, lanchas, agencias funerarias, conciertos, ó si es en el norte, en el sur de la ciudad, de madrugada, de día o de noche.

Si les contara toda la clase de experiencias que he tenido con ellos… me han pisado y hasta pegado, pero no han podido entrar cuando estoy ahí en la puerta. Díganme ahora si alguno de ellos se atreve a pisar algún evento donde este humilde personita haya tenido algo que ver. Prefiero que me vean como Maléfica a una PR dejada y llenar de gente un evento “solo por cumplir”.

Es que ya cuando tienes “callo” en este mundo piaresco, los  hueles al verlos llegar, todos se comportan de una misma forma. Ya sabes cómo llegan, hablan, caminan, piden entrar, muchos hasta exigentes se ponen y son los que están hasta la parte de enfrente del lugar, la mejor vista y el mejor servicio, comiendo delicioso, los primeros en obtener información, los que se llevan el regalo (solo van a eso), o los que resultan ganadores en las rifas, sobre todo de los eventos y fiestas de fin de año.

Es que cómo no, si desde afuera el mundo de los eventos y de las relaciones públicas se ve dentro de una burbuja llena de algodones de azúcar. Ya quisiera verlos cubriendo eventos de verdad y escribiendo reportajes con sus propias impresiones, ¿llegará ese día?

Muchos de ellos, piensan que por tener un blog (se da de alta en un minuto), ya son verdaderos dueños de la pluma y llenan y llenan su página de los boletines de prensa que nosotros los publirelacionistas nos hemos quemado las pestañas en redactarlos, y sobre todo pasar una serie de cosas para poder llevar a cabo el acontecimiento. ¿Alguien sabe de qué se mantienen estas personas? Por ahí alguien me dijo que todos los regalos, que nuestra marca o cliente les da, los venden en bazares.

La verdad es que muchos de mis colegas han dado pie a que esta actividad se siga dando cada vez más. Un verdadero periodista sabe hacer su trabajo, va por la nota, hace preguntas y utiliza los comunicados que le entregamos sólo como una guía para llevar a cabo su trabajo. Mis respetos para todos ellos y más para quienes solo con ayuda de lápiz y papel, ya tienen su nota redactada casi al mismo tiempo de finalizar el  evento al que lo invitamos o la entrevista que nos pidió previamente.

Si quieres que tu trabajo valga la pena, sea de calidad y sobresalga, no por llenar tu evento (los borreguitos de los que hablamos hace un par de semanas), y quieras quedar bien con tu jefe o tu cliente, dejes entrar a cualquier persona, no te desgastes atendiendo a quien no debes.  Siempre he preferido tener pocos medios y de calidad, que muchos y que no me publiquen por ser parte de esta “plaga”. Piensa en el seguimiento a tu proyecto y a los resultados posteriores que tus superiores te vayan a pedir más adelante, no salgas del paso solo porque sí.

Ya lo decía hace unos días mi adorado amigo y periodista financiero Roberto Fuentes Vivar en alguna de sus columnas, que la industria de las Relaciones Públicas en México lleva a cabo entrevistas y menciones promovidas por nosotros los PiArs, y que nuestro poder puede ser mayor al de las agencias de publicidad, aunque la facturación sea diez veces inferior (este es un tema que dejo en el tintero, muy pronto hablaremos de ello), ¿entonces por qué necesitar al mismo grupo de «pseudoperiodistas»?

Esta semana me vi muy seriesita, prometo regresar al camino del bien y ponerle especias y condimentos a esta su sagrada columna semanal.

¡Nos leemos en la próxima columna!

Acerca del autor: Diana Alarcón (335 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *