Los miedos del emprendedor

Por Antonio Trejo
Twitter:
@antoniotrejo

El miedo es un factor emocional que nos permite limitar llevar a cabo acciones con la finalidad de evitar salir lastimados física o emocionalmente. ¿Cuántas veces, al momento de hacer o decir algo, nos da miedo y nos inventamos muchas excusas para no quedar mal ante alguien y mantener escondida esa emoción para evitar el rechazo?, ¿cuántas veces buscamos limitantes ante diversas oportunidades o agentes externos, usualmente personas allegadas, nos comentan muchas cosas supuestamente malas si es que realizamos cierta actividad?
No hay mejor forma de saber que no eres apto para un negocio o un emprendimiento si no lo intentas. El miedo es tu peor enemigo, y debes combatirlo para alcanzar el éxito en todo lo que hagas.

Desde pequeños, en varias ocasiones nos inculcan el miedo a hacer algo, y es algo con lo que crecemos. Muchos pueden evitar el miedo y hacer las cosas que les motivan sin limitarse; otros más siguen con el fantasma del miedo a hacer algo que podría ser la punta de lanza para un futuro mejor.

Emprendiendo sin miedo
En el ambiente de los emprendedores, el miedo es un factor que constantemente está latente, y el principal es aquel que de inicio se debe superar. Me refiero al miedo de salir de un área de comfort laboral, en donde cada determinado tiempo recibimos un pago por lo que hacemos y del cual muchos viven inconformes, pero «se aguantan» porque no tienen otra opción, por el momento.

Vivir al día, bajo un esquema de horarios definidos, bajo reglas que en muchas ocasiones limitan la creatividad y en otras la libertad de la persona, dejando de lado un modelo de vida social y cultural sesgado a los fines de semana que si bien les va a muchos; es parte de la vida de quien vive con miedo a hacer un cambio.

El emprendedor, una vez que ha superado la primera etapa del miedo al cambio, debe posteriormente confrontar otros miedos y barreras que le permitirán madurar y crecer emocionalmente, así como adquirir las experiencias que le darán la pauta a seguir creciendo y ser exitosos.

Lo anterior no es fácil, y muchos emprendedores se quedan en el camino, y regresan al mundo del comfort. Otros, siguen luchando ante los fracasos, las barreras económicas, las crisis y los diversos retos para formar un ambiente laboral adecuado para tener empleados satisfechos.

Miedo a perder
Arriesgar una inversión económica suele ser un freno con menos peso del que habitualmente se da. En el mundo del emprendimiento hay que tener una disposición a afrontar riesgos calculados, recordando al mismo tiempo que los riesgos deben diversificarse. Se tiene que asumir que se debe ser ser capaz de subsistir durante una temporada con unos beneficios bajos, o sin beneficios en su totalidad.

Es importante destacar que en la medida en que el emprendedor sea capaz de poner unos límites al miedo a percer, menos miedo tendrá, y, a la larga, en el caso de que su aventura empresarial no funcione, menor frustración sentirá.

Controlando la frustración
Independientemente de la suerte que pueda tener un emprendedor, ninguna historia de éxito ha tenido siempre el viento de su lado. Esta es una cualidad fundamental en la persona emprendedora, porque va a tener que enfrentarse a retrasos, dificultades o imprevistos que le pueden llevar al desengaño y al fracaso. Es normal que no todo salga bien a la primera, pero es necesario saber afrontar los obstáculos que se pueden interponer en el camino y perseverar.

En primer lugar, tener que elegir entre dinero y tiempo libre, o entre dinero y calidad de vida. La mayoría de los beneficios del negocio de un emprendedor se obtendrán a costa de horas no laborales. Un emprendedor debe estar dispuesto a trabajar duro durante una temporada más bien larga que corta.

Recuerda, no hay mejor forma de saber que no eres apto para un negocio o un emprendimiento si no lo intentas. El miedo es tu peor enemigo, y debes combatirlo para alcanzar el éxito en todo lo que hagas.

Cita: «Hay que tener ideas rompedoras, saber venderlas, compartir la riqueza con los empleados y ejecutivos clave, delegar y saber irse si hace falta”, destaca Martín Varsavsky, fundador de FON.

Acerca del autor: Antonio Trejo (8 Posts)

Antonio es egresado de la carrera de Periodismo y Comunicación Colectiva por la FES Acatlán - UNAM. Se ha desarrollado en las áreas de Periodismo, Relaciones Públicas, Mercadotecnia, Publicidad, Desarrollo de Negocios Digitales. Es conferencista de temas de Emprendedores y Mercadotecnia Digital. Actualmente es director general de GrupoSmart.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *