Cuando eras niño

Por El de Cuentas
Twitter: @eldecuentas

Recién pasó el día del niño y la mayoría de nosotros vio cómo se inundaban las redes sociales de fotos de esos años mozos, basto sólo un instante para recordar esos días en los que todo era posible, no teníamos miedo a las críticas, nuestras fotos eran espontáneas y naturales, no nos preocupaba buscar nuestro mejor perfil y mucho menos poner duck face.

Que días aquellos en los que bastaba ponerte un mantel o una sábana para sentirte un súper héroe, un tupper en la cabeza te hacía el astronauta más intrépido, si de deportes se trataba siempre escogías ser uno de tus ídolos, en la portería te sentías Jorge Campos y en la delantera te podías encontrar desde un Cuauhtémoc Blanco hasta un Zinedine Zidane.

Tus amigos siempre eran el blanco de las bromas más manchadas pero debías tener en cuenta que algún día te las iban a cobrar y tenías que aguantar vara.

Para finalizar el día te sentabas a ver Alf o los Años maravillosos (¿quién iba a pensar que Winnie Cooper iba a crecer?) y claro que ya empezaban a gustarte los comerciales y seguro te imaginabas que algún día estarías haciendo publicidad y al pasar del tiempo lo lograste.

(Acá algunos spots de esa época)

Hoy que somos adultos, ¿qué ha cambiado? ¿Por qué la vida de repente se volvió más complicada? A pesar de tener la fortuna de trabajar en lo que nos gusta, en ocasiones se manifiestan algunas inseguridades que frenan nuestros sueños y eso no puede pasar, por más trabajo que tengamos y por más estrés que genere nuestra profesión, debemos tener en mente que todo tiene solución y que no debemos tomarnos tan en serio la publicidad, lo único que queda por hacer es dar lo mejor de nosotros y nunca olvidar nuestros sueños, para terminar voy a finalizar con un texto que leí de nuestros colegas de El Recreo.

Ver con ojos de niño es seguir preguntando.

Ver con ojos de niño es sorprenderse con las cosas más simples.

Ver con ojos de niño es descubrir la magia que hay en todo.

Ver con ojos de niño es encontrar la grandeza en los pequeños detalles.

Ver con ojos de niño es descubrir que todos los días son diferentes.

Ver con ojos de niño es reírse por nada.

Ver con ojos de niño es cometer errores nuevos.

Ver con ojos de niño es seguir creyendo.

 

Que tengan un gran día y nunca dejen de ser niños.

Atte.

Su amigo @ElDeCuentas.

Acerca del autor: Eldecuentas (9 Posts)

@ElDeCuentas; publicista por convicción y cuentas por decisión, para él Twitter es como un punching bag y el desahogo con el que algunos se identifican.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *