Qué hacemos exactamente los publirrelacionistas

Por Diana Alarcón
Twitter:
@dianapat23

¿Me das un aventón al aeropuerto?, ¿me das de tu comida?, ¿me limas las uñas?, ¿me escuchas?, ¿me arreglas la vida para ayer? Si les suena familiar y todos los días a la hora del trabajo y si es por parte de sus clientes… permítanme decirles que están en un grave error y es hora de ponerle un alto.

¿Se han preguntado alguna vez, exactamente qué hace un publirrelacionista, además de ser el organizador del evento? En los últimos años la tendencia ha marcado que las empresas contratan internamente profesionales del sector siendo parte muchas veces del departamento de marketing o comunicación, evitándose contratar a una agencia de relaciones públicas. Muchas de estas cuentan con ambos elementos, por lo que muchas veces es mejor tener la visión interna y externa del mercado.

Lo que es cierto es que dentro y fuera realizamos cada vez un mayor abanico de actividades, pero esto no quiere decir que tengamos que limarle las uñas a nuestros clientes o ser su paño de lágrimas todo el tiempo. Es importante tener una muy buena comunicación, pero en todo hay límites… así que por si no te habías dado cuenta, aquí te digo que es lo que realmente debemos hacer los publirrelacionistas:

  • Campañas de comunicación; con el objetivo de construir una estrategia integral que ayude a estar hasta en la sopa del público objetivo para la marca o empresa.
  • Relaciones con los medios de comunicación; son las actividades donde se preparan conferencias de prensa, entrevistas, boletines, lo que genera (si lo haces bien y bonito) en maravillosas publicaciones continuas en los mismos.
  • Realización de eventos; el cliente necesita de su sensibilidas y conocimiento, ya que es una de las actividades básicas que hacemos nosotros los “piars”, ellos solo deben aprobar los presupuestos y poner los billetes en la mesa.
  • Comunicación interna; no es en todos los casos pero si te lo piden deberás estar preparado. Capaz que te piden un newsletter, una convención, o hasta manejar un mismo intranet o sus redes sociales (eso como quita tiempo).
  • Trabajo en conjunto con el área de marketing, una cosa es lo que ellos pongan en papel través de su plan de actividades, pero nosotros debemos de hacer es implementarlas y promoverlas hasta por debajo de las piedras. No olvides que somos “la gallina de los huevos de oro” del área y somos una herramienta muy importante para ayudar a generar ventas.
  • Manejo de crisis; esto se da sobre todo si manejas marcas del ramo farmacéutico, político o celebridades y su imagen se pudiera llegar a dañar. Se trata de gestionar la comunicación para solucionar un conflicto y limpiar la imagen y el prestigio de la empresa.
  • Relaciones corporativas; simplemente debemos ser amables y “amigos• hasta de Chabelo, así podremos organizar eventos en conjunto con otras compañías, hacer alianzas temporales o permanentes y hasta encontrar al amor de tu vida… sí, ese que está del otro lado de tu trinchera.
  • Responsabilidad social y patrocinios; así podrás ganarte un lugar más seguro en el cielo y San Pedro te dejará entrar sin llaves, a la vez tu marca podría obtener más respeto y valor.
  • Media Trainings; consisten en entrenar a tus voceros y poder dar la cara con toda tranquilidad a los medios de comunicación, ellos a través de los conocimientos que le brindes podrán hablar con mayor soltura y sobre todo, los mensajes claves de su marca.

Ya lo habíamos hablado en un punto anterior, pero las redes sociales son básicas tanto para nuestra propia imagen como para la de tu marca. Este es un canal primordial para que tu información le llegue al público target en cuestión de segundos.

Día con día la lista de nuestras actividades se incrementan, por lo que ya no basta sólo con ser guapos y amigo del cadenero del mejor antro o del CEO de Forbes. Hay que tener muchas fortalezas como una empresa sólida, que te de temas que hablar, que te apoye y sobre todo tu debes de ser amable, flexible y con el don de la palabra.

Aunque muchas personas lo consideren como una actividad de moda o moderna, las relaciones públicas se practican desde hace siglos. Se le acredita a Benjamín Franklin el haber enseñado la importancia de las relaciones públicas y William Seward, secretario de Estado de Lincoln, fue uno de los primeros oficiales de gobierno en impulsar el poder de la prensa.

Así que tú como Mr. Franklin (y no es el de la Condesa), siéntete orgulloso de trabajar en un bien común y en una profesión tan valiosa como las demás, ¡vayamos por todo el pastel como todos los días!

Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración el estrés y mi editor me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (300 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *