Cuánto cobran los que trabajan en Relaciones Públicas

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter:
@dianapat23

Ay Dios… pero cuántas veces hemos escuchado decir que las Relaciones Públicas se manejan de a “gratis”, sí lo son pero si nos referimos exactamente a nuestra labor con los medios de comunicación. Pues no estamos muy lejos de la realidad, ya que la gestión con la prensa implica mucho más que una transacción monetaria si no un verdadero trabajo en equipo entre nosotros y la empresa.
Créanme que a veces muchos nos quedamos cortos comparados con las lagrimas de Libertad Lamarque porque peso a peso que ganamos, nos cuesta un buen desquitarnos.
Hay clientes, proyectos o ladillas que te sacan todo el jugo, porque a menudo creen que no estás haciendo nada, que te hacen el favor y muy frecuentemente te salen con el “apóyanos, estamos comenzando y no tenemos mucho dinero para pagarte”.

Una de las pocas maneras en las que podemos demostrar los resultados de nuestro trabajo es medir el ROI (Return of Investment) para que así muy lindamente le avientes cada mes en su cara al cliente toda la lana que se hubiera ahorrado si tuviera que pautar en esos mismos medios que tú con el sudor de tu frente le conseguiste gratis, por tu estrategia de PR, tus conocimientos y sí… también por tu linda cara.

¿Pero si nuestro trabajo es “gratis” entonces cómo debemos cobrar? Lo de la chamba gratis ya lo explicamos arriba. A veces la gente “de fuera” piensa que ganamos lo mismo que cobró Dakota Johnson en Fifty Shades of Grey y que derrochamos en lujos y nos damos vida de rey. Puede que algunos lo hagan, pero no siempre es así.

Todo depende de cuál sea tu posición como publirelacionista, ya que si trabajas para una agencia, pues por más clientes que manejes siempre vas a ganar lo mismo. Eso nos pasaba en la agencia en la que trabajé por más de diez años, ahí todas veíamos como solo al jefe le engordaba la billetera y nosotros con más chamba menos remunerada.

Si trabajas como “PR inhouse” es probable que te vaya un poquito mejor, ya que si no tienes agencia externa, ahí tu jefe se ahorra una lana y te la pueden dar a ti para que tengas un sueldo exclusivo y no andes “freelanceando” de aquí para allá.

Y por último, si eres PR independiente, pues ya alguna vez lo platicamos, tiene sus pros y sus contras, ya que puedes ser dueño de tu mundo, del universo entero si quieres, además de tomar café y andar en mascarilla de aguacate un lunes a las 11 am mientras mandas boletines y ves tu serie preferida, mientras los demás andan viendo las caras largas del vecino de escritorio o criticando a la nueva que llegó con todo y sus tuppers.

Lo malo de todo esto es que para vivir decentemente, tienes que tener unos 3 o 4 clientes que paguen más o menos bien, que sean formales y de paso te recomienden para que hagas una que otra chambita extra en el año y puedas darte un gustito más o largarte de vacaciones a donde se te pegue la gana.

Además del cash, muchos colegas cobran por intercambio, se da mucho por ejemplo en restaurantes, así podemos ir a fanfarronear e invitar a comer a algún cliente, medio de comunicación o simplemente gastártelo un domingo con tus amigos.

Si eso lo ven como extra, está muy cool… pero tienes que buscar más opciones, créanme que la renta no se paga con cupones para canjear por langostas a la mantequilla.

Lo cierto es que si eres un publirrelacionista que trabaja en una agencia, en una empresa o independiente siempre tienes que llevar a cabo un buen papel. Las marcas aún en estos tiempos cuentan con un gran desconocimiento de nuestras actividades y le quitan mucho valor, creen que somos la parte amable y ya. Por eso mismo no miden lo que nos deben pagar, solo eso está en nosotros.

Sea cual sea tu condición laboral lo cierto es que uno debería de cobrar por sus capacidades, trayectoria y experiencia. Deberían de quedar atrás aquellos tiempos en que el cliente se hace el tacaño, pero bien que quieren ser famosos. Ya es hora de que el mundo sepa lo importante que somos.

Para cobrar “bien” por tu chamba también tienes que poner de tu parte:

Cáele bien a todos
Así no pensarán en despedirte por lo menos en un tiempo razonable, ¿qué harán sin tus notas, tus contactos y tus grandes ideas?

Actualízate
Toma cursos, no duermas en los laureles, lee libros enfocados a nuestra profesión (hay miles).

Sé proactivo
Llégale al jefe con nuevas propuestas aún cuando no te las haya solicitado, siempre es bueno que sepan que pueden contar contigo y tienes las antenitas mejor puestas que La Hormiga Atómica. Si eres independiente, incluye nuevos servicios como manejo de celebridades o redes sociales, eso siempre pega.

Mantente en el ojo público
Y con esto no me refiero a que salgas a todos lados. Ve a los eventos o encuentros estratégicos donde conozcas gente que pudiera contratarte en un futuro o llevar a cabo alianzas, etc. Eso sí, no te pongas hasta las chanclas o seas un malévolo, eso déjaselo a los losers, a aquellos que quieren ser como nosotros… pero que simplemente no hallan la fórmula, porque no a cualquiera se le da, #sépanlo.

Existimos muchos “piars” que nos pasamos de buena gente, pero ¿qué le hacemos? Debemos asegurar nuestro lugar en el cielo con todo y alitas. Muchas veces por nuestra asesoría cobramos sueldos de becario y no es justo, pero también tiene que ver con las situaciones de cada país, como les decía, hay un gran desconocimiento hacia nuestra aportación a la empresa y por lo general cuando truena, a los primeros que despiden es a nosotros.

Volviendo al tema del azote y del complejo de Mamá Dolores, les digo que ya deberían de ponernos una estatua en el Paseo de la Reforma ya que por ser demasiado lindos llegamos a no cobrar un solo peso. Bueno, aquí hablo por mí,  confieso que he llegado a hacer proyectos “de a grapa” pero muy pocos, sólo porque sé que me convienen en cuanto a prestigio, el tipo de proyecto o porque voy a conocer gente que me puede redituar en proyectos más adelante. Por lo demás, las deudas apremian…esta carita de buena gente se tiene que maquillar, y para eso se necesita polvo y rubor, y para eso se necesita, ¡dinero…cash…masare…money!

En estos tiempos en el que el jefe y el cliente quieren todo por nada, desde bomberazos, reportajes mágicos sin brief o retroalimentación de su parte y que encima de todo la hagas de Samantha Jones con un sueldo que no va acorde como tal, recuerda que para llegar a tener prestigio y llenarte un poco más las bolsas, lo primero es que tu trabajo debe hablar por ti. En este mundo no recibes nada sin dar nada a cambio.

Si tienes confianza en ti mismo, sabes quién eres y lo estás haciendo bien y sin necesidad de alardear lo maravilloso y profesional que eres. Por eso es mejor primero que nada, construir una buena reputación, que tu trabajo hable por ti y que las mismas recomendaciones te traigan jefes o clientes nuevos, para que por si acaso no estás recibiendo una remuneración justa, te niveles con dos o tres proyectos más.

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inflación, la inspiración y mi editor lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (205 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 19 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


One Response to Cuánto cobran los que trabajan en Relaciones Públicas

  1. Oscar dice:

    Hola buenas, estoy planteándome sacarme un curso de relaciones publicas, y me gustaría que me orientaras ¿cual es la tarifa de precios que puede cobrar un relaciones publicas?, un saludo y gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *