Beggarstaff, los primeros carteles ingleses en la publicidad

Por Armando Enríquez Vázquez
Twitter: @cernicalo

En ocasiones las relaciones familiares llevan a grandes logros en terrenos empresariales, científicos y artísticos, así fue en el caso de estos cuñados que marcaron un cambio de gran importancia en el diseño de los carteles y en general en el diseño gráfico y la publicidad.

William Nicholson nació el 5 de febrero de 1872 en Newark on Trent en Inglaterra, su cuñado James Pryde nació años antes el 30 de marzo de 1866 en Edimburgo, por lo cual era escocés. Los ambientes y experiencia de ambos artistas fueron diametralmente opuestas, así como lo fueron incluso su caracteres físicos y sus personalidades, el punto en común surgió a finales de la década de 1880 cuando Nicholson conoció y se enamoró de la hermana de Pryde, Mabel Pryde, quien estudiaba en la misma escuela de arte que Nicholson. En 1893 Pryde y Nicholson se casaron en 1893 y se fueron a vivir a un lugar que había sido un pub, James, así como otros personajes vivieron en las instalaciones de los Nicholson durante temporadas.

Los cuñados comenzaron a crear pósters, cuando uno de estos inquilinos de nombre Edward Gordon Craig, un actor, le pidió un cartel para anunciar una gira con obras de Shakespeare. Pryde y Nicholson diseñaron un póster utilizando una técnica que era despreciada en esos momentos: el collage. Lo que hicieron ambos artistas fue recortar trozos de papel y crear la silueta del personaje para pegarlo sobre papel de color café, así inició la sociedad entre Nicholson y Pryde.

Beggarstaff 1Ambos artistas decidieron buscar un seudónimo para firmar su trabajo y en una caminata que dieron ambos amigos, se toparon con un saco de forraje en un establo que tenía la marca Beggarstaff, ambos decidieron que el nombre era muy inglés y de inmediato lo adoptaron para firmar sus carteles, añadiéndole las iniciales de su nombre de pila. En momentos que el art nouveau llenaba de elementos los pósters, la sencillez de los posters de Beggarstaff resultaba no sólo innovadora, incluso atrevida en su propuesta sobria y sencilla de colores parejos sin matices, de siluetas que el espectador terminaba de formar en su mente.

Beggarstaff 2

Hay quienes pensaron de inmediato que los Beggarstaff eran hermanos y así lo manifestaron, Por su parte, Nicholson o Pryde nunca desmintieron esto, pero tampoco jamás firmaron con la palabra hermanos sino simplemente J. & W. Beggarstaff

Los Beggarstaff tenían una forma de trabajar poco común para su época y como consecuencia ha tenido que casi todo el trabajo de estos artistas se haya perdido. Creaban los pósters y después buscaban al cliente que se los quisiera comprar. Este mismo esquema que hizo fácil el que con los años se perdieran sus obras, fue a la vez el cimiento de su quiebra. Pocos clientes acudieron a ellos a lo largo de los cinco años de la sociedad, pues lo inusual, para la época de los diseños, hacía dudar al cliente. Algo que hoy, cuando los anunciantes están conscientes de la diversidad en los clientes no serían reacios a considerar.

Beggarstaff

En 1899 Nicholson y Pryde dieron por terminada la aventura y decidieron seguir cada uno con su carrera como pintores de manera individual.

James Pryde, quien había intentado también convertirse en actor, pintó telones y diseñó escenografías para diferentes obras de teatro,  murió el 24 de febrero de 1941 en Londres. William Nicholson, por su parte, tuvo una carrera más prolífica en el arte y no solo pintó al óleo, sino que ilustró y escribió libros infantiles, murió en Blewbury el 16 de mayo de 1949.

Acerca del autor: Armando Enríquez Vázquez (141 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *