Cuando amas lo que haces en Relaciones Públicas

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

Hoy les escribo en una de esas noches donde desde hace unos días el Horario de Invierno llegó. Ya huele a Navidad con ponche, donde también el marketing doloso nos corroe hasta los huesos ya en los espectaculares, los medios de comunicación y en el corazón todo el tiempo.

Hace unos días les conté que me fui de viaje de trabajo a Perú, si al país de las llamas, el ceviche y la Inka Cola… sí sí señores, una Coca-Cola de color amarillo de los incas, ¿lo pueden creer?

Fui a una reunión anual de “Piars” Latinoaméricanos de una de mis marcas con la que llevo trabajando hace unos diez años. En dicho encuentro hablamos del estatus de trabajo del ultimo año, resultados, networking y lo que viene para el 2016. Con toda la humildad del mundo, quiero decirles que su servilleta sin proponérselo, fue acreedora al premio de “Mejor PR de Latinoamérica”, o lo que es bien decir, que tuve más notas publicadas que otros países de la zona. ¡Agárrate Ximena Navarrete, también yo puedo ser “feimus” en un certamen de RP.

Como les decía, no me lo esperaba y debo de confesarles con este cinismo que me caracteriza que ni siquiera le eché ganitas (imagínense si lo hubiera hecho), esto porque no están para saberlos ni yo para contárselos, pero hace casi dos años que no me pagan un solo peso.

A estas alturas el esperar que me paguen es el equivalente a que si el novio que me cortó en segundo de kinder me volviera a buscar para regresar conmigo, o como por alguna vez leí una frase “como querer encontrar un tren en el aeropuerto”.

Por la parte de mis colegas latinoamericanos me dijeron casi casi soy “demasiado buena” o un poco “pen…sante”, algo así quisieron decirme. No lo niego, pero es que me gusta lo que hago. No niego que quiero que me paguen, por un lado hay deudas que pagar y una vida que vivir… todo esfuerzo debería ser remunerado, eso no entra a discusión.

Pero es que, ¿cómo le hace uno cuando ama su trabajo? Y con esto que les estoy contando no les digo que quiero que me latigueen y me sienta la mártir de las Relaciones Públicas, pero a estas alturas de tanta irresponsabilidad en el mundo y sobre todo en el laboral, siempre es bueno en medida de lo posible dejar una buena impresión.

Ya lo decía Steve Jobs: “la única forma de hacer un trabajo genial, es amar lo que haces”, y creo que esto nos lo debemos meter en la cabeza todos los días. En el momento que no nos gusta lo que hacemos estamos amolados, nos pesa respirar, vivir, despertar y sobre todo soportar hasta el mosquito que se te para en la punta de la nariz. Esto es como el equivalente a tener a una pareja que no amamos.

Pasamos el 70% de nuestra vida trabajando, así que los que nos dedicamos a esto deberíamos de sentirnos privilegiados de formar parte de esta comunidad. Ya se los decía yo la semana pasada a los alumnos de la carrera de Relaciones Públicas de la UVM Lomas Verdes cuando me invitaron a platicar de mi experiencia en esta carrera. Les agradezco mucho el buen momento que pasamos juntos.

A veces créanme… no vale la pena aguantar mil cosas solo por un cheque. Creo que la diversión en el trabajo no están peleadas con la satisfacción de estarle dejando algo al mundo. Solo échale ganas, las cosas no se van a dar solas, ni por tu linda cara. En esta carrera hay que echarle coco, perseverancia y dedicación, incluso muchas veces en días de puente.

Establece tiempos, metas y también anota tus logros. Vas a darte cuenta de que son muchos y querrás plantearte más y más cada vez y que solo dependan de ti. Hazte de un compromiso y sobre todo de una disciplina, eso es básico.

Creo que todos tenemos un destino trazado, pero no nos cuesta nada echarle una ayudadita para que también la casualidad meta su cuchara. Nuestra recompensa al amar nuestro trabajo es en lo que nos convertimos y sobre todo el que sepamos de que estamos hechos.

Si de paso ya estas en tu zona de confort y amas lo que haces, no vuelvas tu trabajo en adicción y no lo utilices para olvidarte de tus problemas personales, también tienes que resolverlos y tomarte un tiempo para descansar. Si no te gusta lo que haces, ten calma porque por ahí dicen que “el que busca encuentra” (no aplica para las llaves de tu casa, el control remoto o el amor de tu vida).

No se que vaya a pasar con este cliente… todos llegamos a un límite y uno también tiene su corazoncito y su dignidad. Así que muy pronto les contaré en que acabará esta historia.

Cuando haces lo que te gusta, hasta te disfrazas de bruja para divertir a tus sobrinos… ¿verdad bruja Diana?

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, los latigazos de mi mundo mártir y mi editor lo permiten!

diana_bruja

Acerca del autor: Diana Alarcón (312 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *