5 cosas que odias de un pitch

Por La de Cuentas
Twitter: @LadeCuentas

El pitch se ha vuelto el pan nuestro de cada día. Parece que para los clientes se ha convertido en un deporte, y en uno extremo, diría yo. Te ponen a pitch porque no les cayó bien la nueva ejecutiva, porque el creativo no es cool, porque prefieren a una agencia chica, porque quieren una grande, porque se quieren alinear, porque quieren que se alineen los astros, porque llegó un nuevo jefe, porque Chicharito (mi amor) no metió gol con el… el… el Madrid, eso, o por lo que sea.
Y no importa cuán a gusto estén con la agencia, el pitch es un deporte que, para los clientes, hay que practicar más que lo practican el golf.
Aquí algunas cosas que todos odiamos cuando llega un pitch.

  1. Cuando el pitch es de una cuenta con la que llevas muchos años:

Es como si sales con alguien, todo va de maravilla y un día le dices: – Oye, ya que vamos increíble, nos gustamos, nos amamos, nuestras familias se quieren y ya hasta vivimos juntos, es hora de dar el siguiente paso, y cuando esperas el anillo, te dicen: voy a ver a otras personas, pero tú tranquilo, échale ganas porque quizás sigas ganando tú. O sea, si estamos tan a gusto, ¿por qué ponernos a pichar? Es doblemente desgastante competir por algo que ya es tuyo, sobre todo si estás haciendo las cosas bien, lo tratas de maravilla y hasta le perdonas sus cosas (o cositas, pues, cada quién). Esto sólo provoca angustia, no genera mejoras en el manejo de la cuenta y todos perdemos.

  1. Trabajar horas extra de las horas extra

O sea, sí, todos tenemos mucha chamba, y trabajar en un pitch implica tiempo, pero estar haciendo la presentación un domingo en la madrugada, cuando tuviste dos meses para hacerlo, no es nada profesional ni sano. Si el pitch es la presentación de tu mejor cara ante un nuevo cliente, no es la mejor forma de empezar; creo que no saber planear con tiempo es un mal de nosotros los publicistas. Y a veces no es culpa del que lo termina haciendo, sino de una buena dirección (y saben a qué me refiero). Y si a eso le aumentamos los dos minutos que tenemos para presentar a cliente, resulta una pésima combinación.

  1. Competencia desleal

El pitch nos ha hecho mucho más competitivos entre agencias, pero también hay algunas agencias que se han vuelto más tramposas, por lo que han desprestigiado al medio; como los que bajan sus costos a tal grado que deja de ser competitivo para todos los contendientes. Conozco casos en los que las agencias han bajado el fee al 50%, con tal de llevarse la cuenta. O casos en los que la mejor forma de ganar un pitch es hablando mal de otras agencias… y así podría enumerar la poca ética que tienen algunos.

Para que los clientes nos respeten, tenemos que empezar a respetarnos nosotros mismos como gremio, como compañeros, como publicistas (aplausos a la lideresa sindical, por favor, compañeros).

  1. Ganarte la rifa del tigre.

Bravo, ganamos. Todos contentos, todos bloffeamos, todos brincamos de gusto. Pero se nos borra la sonrisa cuando nos ganamos la rifa del tigre y el cliente exige más de lo que paga; lo que nos contaba la antigua agencia, sobre que el cliente era un infierno, se queda chiquito con lo que realmente es, y terminamos perdiendo más que ganando. No sólo dinero, tiempo, esfuerzo y amor a la publicidad.

  1. Perder

Ganar un pitch te llena de alegría, es como darle apapachos a nuestro ego publicista, ese que es bien grande. Y nos encanta bloffearlo como quien se gana la lotería pero cuando perdemos buscamos una y mil excusas del por qué no ganamos. Creativo dice que fue porque los precios son muy altos, cuentas que porque creativo no hizo su chamba, y así cada uno voltea a ver del otro lado; al final, sin querer sonar a frase de Cornejo, perder un pitch te hace voltear a ver tus defectos y en lo que puedes mejorar, te hace crecer y tomar una mejor decisión para el siguiente. Y podríamos ganar mucho más si el cliente nos diera un feedback sincero de por qué perdimos.

En fin, que no se pierda la bonita costumbre de ser feliz cuando llega un pitch, de desempolvarnos y de seguirle compitiendo a la buena, que de eso se trata esto de la publicidad, de las buenas (cosas).

Acá un recuerdo del pitch de Mad Men para Jaguar.

Acerca del autor: La de Cuentas (14 Posts)

Entre tuiteros la conocen como @ladecuentas. Es publicista con varios años de experiencia. Adicta al Twitter. No es especialista, pero le encanta opinar sobre temas relacionados con la publicidad. Ha trabajado en todo tipo de agencias ganando múltiples premios y enfermedades psiquiátricas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *