El pensamiento periodístico en las Relaciones Públicas

Por Miguel Ramírez-Vergara
Twitter: @Fao_68

Tal vez por mi formación y más por mi admiración al gremio periodístico, he señalado en entregas anteriores la importancia de tener a la prensa como uno de los públicos claves de toda estrategia de comunicación corporativa y fundamental para todo programa de relaciones públicas. En esta ocasión iremos más allá, no sólo se trata de ver a la prensa como un público más, propongo conocer a fondo el “pensamiento periodístico”, pues nos dará un mejor entendimiento de sus necesidades informativas.

Aquí viene la aportación, pues lo anterior nos dará una ventaja estratégica en:

1)    La redacción de mensajes clave para una conferencia, junket de prensa o entrevistas uno a uno de nuestros voceros. El pensamiento periodístico, lleva su propia agenda, representa a un medio de comunicación y éste se debe a su público, por lo que la credibilidad va de por medio.

Los actos comunicativos de relaciones con prensa, como los arriba mencionados, que partan del supuesto que la prensa va sólo por el regalito o el desayuno, estarán no sólo en un error por desconocimiento, sino que pondrán en riesgo a su vocero por menospreciar al pensamiento periodístico que.

2)    Anticipación a preguntas de contexto. El monitoreo diario (sí, diario y en casos de crisis por lo menos dos veces al día) y la lectura de lo que está realizando la competencia, novedades de la industria en la que se encuentra nuestro cliente, las posturas de las cámaras, asociaciones, el comportamiento del mercado y las posibles reformas en leyes promulgadas por el gobierno, son temas en los que debemos estar actualizados y poner al día a nuestro vocero, pues el periodista -hay una gran certeza- focalizará su interrogantes dentro de ese contexto.

3)    La redacción de boletines de prensa. El boletín de prensa (press release), es uno de los productos comunicativos fundamentales para todo programa de relaciones con prensa, por lo que saber redactar con conocimiento pleno de los géneros periodísticos debería ser un requisito para los todos y cada uno de los integrantes de las llamadas agencias de relaciones públicas.

Pregunten a su ejecutivo de cuenta qué son “las cinco W’s” (*), cinco preguntas básicas del pensamiento periodístico, después pregúntenles cómo funciona la “pirámide invertida”, y al final rematen investigando cuándo las han aplicado con su marca, vocero o empresa para la redacción de boletines de prensa. Se llevarán una sorpresa.

No es fortuito que muchos periodistas, al darse cuenta de este desconocimiento, ofrezcan sus servicios para dar cursos sobre redacción de boletines de prensa a …, ¡las mismas agencias de relaciones públicas que se supone tienen este conocimiento! (y cobran por ello).

Quiero aclarar que la capacitación o actualización de los profesionistas en relaciones con prensa es altamente necesaria y uno de los grandes pendientes en México, sin embargo, debe considerarse con seriedad y desde diferentes ópticas del pensamiento periodístico, más allá de un “curso para hacer un boletín de prensa”, pues si bien la naturaleza (informativa y formativa de opinión) de los medios es la misma, los intereses de sus dueños, accionistas y anunciantes, también marcan una inclinación política, empresarial o social y eso también es lo que hay que tomar en cuenta en el momento de redactar un boletín de prensa.

Conozco un caso reciente, donde una periodista reconocida de la fuente de negocios en Facebook ofreció sus servicios a las agencias de relaciones públicas para redactar boletines de prensa y, de paso, así lo promovió, que los clientes se ahorraran los espacios publicitarios.

Desafortunada iniciativa, reconozco que no fue mal intencionada, pero puso al descubierto el desconocimiento que tienen algunos periodistas, acerca de la labor profesional de un publirelacionista, a pesar de llevar muchos años como en este caso que les platico.

4)    La empresa como noticia. En las relaciones con prensa, debemos privilegiar a la empresa como fuente de información confiable para los periodistas, buscar –como si fuéramos reporteros internos- las historias de éxito, sus logros por cuatrimestres, las innovaciones tecnológicas, su responsabilidad social, su incidencia en el mercado, entre otros temas. Aquí cabe pensar: La historia como noticia.

5)    Inmersión total en la empresa o autoconocimiento. Desde mi punto de vista, esta es una de las grandes aportaciones del pensamiento periodístico en las relaciones públicas: el proceso de inmersión total en las “tripas” de la organización. Aquí es donde validamos qué quiere decir la empresa asesorada y si lo que quiere decir es verdad, le falta sustento argumentativo o mejor nos regresamos a poner la “casa en orden”, antes de ponerlos en riesgo.

El pensamiento periodístico en la elaboración de programas de relaciones públicas para las organizaciones, es una metodología efectiva, se debe realizar en 360 grados para preguntar –mediante una detección de necesidades de comunicación y difusión a sus principales directivos- su situación ante los medios, en qué creen que contribuirán al trabajo periodístico, medir su capacidad de convocatoria, así como capacitar a un staff de voceros, incluido su director general.

Y ustedes ¿qué opinan?

Nos leemos la próxima semana.

Acerca del autor: Miguel Ramírez-Vergara (29 Posts)

Socio consultor en comunicación corporativa y formador de voceros institucionales en CyPress, Comunicación y Prensa, con 20 años de experiencia en relaciones públicas internas y externas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *