Las marcas multinivel y sus casos de Relaciones Públicas

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter:
@dianapat23

Seguramente muchos de ustedes las conocen, han oído hablar de ellas o incluso trabajan en alguna. Es más, estoy segura de que muchos de los productos que utilizan en sus casa provienen de una marca de venta multinivel.
Es que hay quienes no pueden vivir sin los artículos de Tupperware, el cafecito de Organo Gold, los zapatos de Andrea, el catálogo de lencería de Ilusión, consumir los productos Omnilife, Herbalife o Amway y embellecerse con los cosméticos de Avon o Natura.

La ventaja de muchas de estas marcas, son la comodidad de sus esquemas de trabajo, y para los consumidores compulsivos como nosotros, el gozar de productos innovadores y que solo vas a poder encontrar a través de la venta por catálogo, con ayuda de tu vendedor o vendedora de cabecera, son lo que las hace únicas.

Lo que mucha gente no sabe, es que hay una gran estructura detrás de estas empresas. Muchas horas de esfuerzo (como en todas las demás), y son en la mayoría de las ocasiones, la misma fuerza de ventas quienes la hacen crecer… o morir.

Es que esa es la magia principal de las marcas multinivel, motivarte y hacerte llegar a donde nunca pensaste que podías. Alguna vez fui a una conferencia de Amway, salí pensando en que todo era posible (aún), pero la vida me llevó por el camino de las Relaciones Públicas, donde todo debemos hacerlo posible precisamente nosotros.

Desafortunadamente, las marcas multinivel no siempre han gozado de buena fama. Muchas personas tienen la idea de que son pirámides fraudulentas, o algunos otros que piensan que es un negocio de ventas donde hay que trabajar de sol a sol y no se tienen ganancias redituables.

En México y en el mundo ha pasado de todo, empresas que comenzaron de la nada hoy son grandes emporios y viceversa. Incluso muchos de sus directivos se han desarrollado como grandes lideres y “gurús” del emprendimiento y del empoderamiento, y van por la vida motivando a las personas que buscan mejorar su vida.

Lo que sí debo decirles, que como todo en esta vida el multinivel no es para todos (es ahí que cuando no venden o no les va bien se decepcionan). Hay que tener cualidades y una personalidad única para apasionar a las demás personas y sobre todo ser un crack para las ventas.

El mercado está cambiando y dejándose consentir cada vez más por todas las ofertas de trabajo y consumo de estas marcas. Cada vez ofrecen más y mejores productos, incluso para distintos niveles socioeconómicos. Uno de los ejemplos de empresas es la compañía Avon, que para empezar, ¿quién no la conoce? Les pido por favor que se asomen a su cajón y van a ver que por lo menos dos o tres artículos de la marca tienen, se los aseguro.

Después de 130 años en el mercado (60 en México), la marca ha sido testigo de la evolución del mundo y hasta de su forma de pensar. Se ha adaptado a las nuevas tecnologías y tendencias y es de las marcas que siempre han apoyado, sobre todo, a las mujeres a salir adelante. Además, sus productos son excelentes.

Para que una empresa multinivel funcione a la perfección hay que comenzar obviamente con una mentalidad optimista, además de capacitar y motivar a sus aliados todos los días. Por algo Avon ya cuenta con casi seis millones de representantes en 70 países.

Y como la cuestión es innovar y como la cuestión es que esta columna habla de Relaciones Públicas, la semana pasada la marca favorita de Edward Scissorhands (espero que los más veteranos se acuerden de esta película protagonizada por Johnny Depp cuando su “madre adoptiva” intenta quitarle lo blancusco de la cara con cremas de Avon), tiró la casa por la ventana, más bien por el Museo de la Bola, presentando el perfume “Little Black Dress”, donde su embajadora la actriz Aisslin Derbez junto con Emmanuela Anselmo, VP de MKT de Avon, nos platicaron el concepto en torno a este nuevo y elegante producto de la marca, y que obviamente ya se encuentra disponible a través de su catálogo. De paso les digo, ver el catálogo de Avon es como ir a Disnyelandia, ¡quiero todo!

Así que ya saben, cuando alguien les hable de una marca multinivel, traten de conocer su historia que muchas veces nos sirve de inspiración para crear nuestras propias historias de vida. Por lo que respecta a nosotros los publirrelacionistas, como siempre debemos de aprovechar todas las oportunidades de posicionamiento como en el caso de Little Black Dress y de casos de éxito como la marca Avon, donde hay mucha tela (o vestido) de donde cortar. Y de paso, no es por presumirles, pero ya tengo el mío y huele muy rico.

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, la lluvia torrencial y sobre todo si mi editor (que no necesita vender multinivel porque él ya hasta vende mole los domingos) me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (322 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *