“Junk brands”, sus buenas acciones… y sus Relaciones Públicas

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapart23

Alitas de pollo, papas, hamburguesas, hot cakes, refrescos, café (carísimo)…todo lo que tiene que ver con grasa y excesos es lo que a muchos los (nos) motiva a levantarnos de nuestras camas día con día, seguido de un enorme antojo de devorarlo todo. El culpable en la mayoría de las ocasiones de este “estrés comestible” es la publicidad y el constante bombardeo. Ya ni en el baño te dejan en paz.

A pesar de que existen campañas en contra de la comida chatarra, sobre todo enfocadas a los niños, muchas de ellas llamadas “junk brands” aprovechan su posicionamiento y preferencia entre los consumidores, y se dedican a hacer acciones en pro de la comunidad ó la ecología.

Por ejemplo, Coca-Cola siempre ha tratado de divertirnos con los amigos ó unirnos a la familia en la mesa, su marca Sidral Mundet, que aunque es una marca mexicana (comprada por ellos), lleva algún tiempo con la campaña “A la Mexicana” donde expone talentos que son un orgullo nacional. También Mc Donalds con su Fundación Ronald Mc Donald, apoya a programas a favor de la niñez mexicana, o el mismo Grupo Alsea, con programas de reforestación, comedores comunitarios y mucho más.

Hoy en día ya no nos chupamos el dedo. Vivimos en un mundo cada vez menos sano en todo sentido, es por ello que con acciones como estas, las marcas sobre todo de comida “no saludable” tienen enfocarse en otro tipo de comunicación. No los culpo, el salario mínimo o la falta de tiempo, hacen que muchos nos detengamos un par de veces a la semana en alguno de estos sitios, sin importarnos el sinfín de calorías que estamos adquiriendo o que los componentes de nuestro plato o vaso de unicel se nos van a quedar pegados unos 5 años en las tripas… lo importante es sentirnos satisfechos para seguir “piareando”.

Hablando de unicel, la semana pasada la marca de sopas Maruchan, presentó su concurso “Sop-Art” (el tema por el que me inspiré para hacer esta columna), una iniciativa artística, que como su nombre lo indica… invita a crear arte.

Según su concepto, la marca nos invita a mirar la cultura como un elemento fundamental para restituir el tejido social, que bajo el eslogan “Alimenta Tu Creatividad” (no veo que más se pueda alimentar con esta sopa), invita a la gente presentar una obra que retome los materiales de envasado de la sopa, y los combine a través de su imaginación, creando sus propias interpretaciones artísticas. Me imaginé a los camaroncitos mini nadando felices entre lienzos azules (tipo Bob Ross).

Lo mejor del asunto es que el ganador no se va a llevar toneles de sopa como para sacar su hambre como por diez años, los premios van a ser gadgets y computadoras (fiuuu menos mal).

Por supuesto, este enfoque de comunicación de esta y todas las campañas de “junk food”, va a llamar la atención de los medios de negocios, arte, entretenimiento, jamás piensen que les van a llamar los enfocados a salud y bienestar. No me imagino leyendo “los beneficios de la sopa Maruchan” en Familia Saludable. Tal vez lo único bueno que le encuentro, es la rapidez con la que podemos tener una sopa caliente, gracias también al microondas.

Además de las marcas mencionadas, les puedo comentar algunas otras campañas que le dan la vuelta a las calorías mentales. Burger King con “Whooper Sacrifice” en 2009, invitaba a sus fans en Facebook a sacrificar a 10 amigos de su red a cambio de una hamburguesa gratis. En tan solo 19 días, la marca distribuyó 20,000 whoopers gratis, logrando una notoriedad de marca con resultados sorprendentes.

En 2010, Pepsi decidió no anunciarse en el Super Bowl, ya que decidió destinar parte de su presupuesto en la campaña “The Refresh Project”, un proyecto en el que la marca fusionaba filantropía y redes sociales. El éxito les duró menos de un año, ya que se rumoraba que había presuntos fraudes en torno a esto. De cualquier modo, dejó a todo mundo con la boca abierta ante tal decisión.

Nosotros los publirrelacionistas también podemos dejar a todo mundo con la boca abierta, llevando a cabo retos de posicionamiento para hablar bien de estas marcas para que nos haga olvidarnos de arterias tapadas y muchos kilos encima.

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, el estrés que me genera la grasa y sobre todo si mi editor (que le entra duro a la junk food, sobre todo a las alitas de un lugar muy famoso (no piensen mal, no es Hooters) me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (313 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *