Los líderes mundiales, publirrelacionistas de todos los tiempos

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

¿Qué sería del mundo si la historia no se documentara? Los niños no tendrían qué aprender o cómo cambiar sus mentes desde temprana edad, los adultos no tendríamos de qué hablar, y hasta las películas se quedarán sin sus letreritos tan de moda “basadas en hechos reales”.

La historia se escribe a través de los líderes, muchos conocidos por haber dado todo por sus ideales y sus seguidores, sobretodo los que predican la igualdad y la libertad o los que luchan por combatir enfermedades o embajadores de la paz, quienes piden el alto a las armas continuamente.

A través de muchas actividades o sus misma formación los conocemos, pueden ser religiosos como la Madre Teresa de Calcuta, quien dedicó toda una vida a los demás y centraba sus esfuerzos en ayudar a los que más lo necesitan. Políticos como Mahatma Gandhi, quien promovió la libertad y la paz, desechando el odio y la violencia. Luther King, activista estadounidense que luchó por la igualdad entre negros y blancos en su país. Mark Zuckerberg, el creador de Facebook , ha creado al gigante de las redes sociales de todos los tiempos y hoy en día es uno de los jóvenes más ricos del mundo. Lady Di, “La Princesa del Pueblo”, la mujer más fotografiada de sus tiempos, supo capitalizar su fama y su carisma para llevar a cabo y promover actos de beneficencia humanitaria, hoy día a 20 años de su muerte, muchos tenemos un gran recuerdo de ella gracias a su buen corazón.

Pero como en todo cuento de hadas, siempre hay un malo en la historia. También en el “mercado” de los líderes mundiales, han existido personajes negativos. Les puedo apostar que el primero que les ha llegado a la mente es Adolf Hitler, el primero de la lista y el más malévolo de la historia. Fue causante de millones de muertes y de la guerra más devastadora de la humanidad a mediados del siglo XX en Alemania, en un intento por conquistar el mundo. Le siguen otros como Benito Mussolini, un contemporáneo del “caballero” del bigote que acabamos de mencionar. Fue un dictador italiano que lo apoyaba en todo, promoviendo el fascismo en todos lados. Stalin, político (y otro dictador) soviético mandó asesinar a 18 millones de personas en su país, solo porque no se lograban poner de acuerdo con su régimen, incluyendo a su familia.

Ya más a nuestros tiempos, Osama Bin Laden fundador de la red terrorista Al Quaeda, el responsable de atentados en la estación de Atocha en Madrid y de las Torres Gemelas en Nueva York en el 2001, donde murieron miles de personas.

El actual y el más comentado del mundo se llama Donald Trump, quien desde que tomó la presidencia de los Estados Unidos, ha sembrado el odio y ha fomentado la división de las mentes para entrar en conflicto continuo, no importando que durante su mandato, el Huracán Harvey el más grande de la historia de ese país, se haya hecho presente (yo solo les digo que el karma existe).

Regresando a las noticias lindas de esta su columna que hoy llega a las 200 ediciones, hace unos días y antes de comenzar sus estudios en la Universidad de Oxford, vino a la Ciudad de México, la muy joven activista paquistaní Malala, dentro de su tour mundial “Girl Power Trip”, que tiene como objetivo el conocer a chicas de todo el mundo que luchan por su futuro.

Durante el evento, Malala Yousafzai trasmitió un contundente mensaje: “El feminismo comienza en el hogar” y “las mujeres pueden ser lo que ellas decidan”. La ganadora del Premio Nobel de la Paz es conocida por su lucha constante por el derecho de las mujeres a tener acceso a la educación.

Obviamente, durante el evento que se llevó a cabo en el Instituto Tecnológico de Monterrey, gracias a la Fundación del Ingeniero Slim (por cierto, el líder telefónico de México), la clase privilegiada de México, así como algunos “influencers” estaban ahí junto a los cientos de medios de comunicación y cámaras que no dejaban de flashear. Es que cómo no, era un evento por demás interesante comandado por una de las líderes más reconocidas de nuestros días.

Con esto quiero decirles, que los líderes (buenos y malos), son publirrelacionistas por naturaleza, quienes lo quieran o no, traen consigo una estrategia natural o armada, que los ha ayudado a lograr sus objetivos. Ya muchos de ellos, o hasta los presidentes de muchos países hasta sus cuentas de Twitter o Instagram tienen, y hasta se toman fotos con Julión.

Será su carisma, mensaje o hasta sus mismas palancas, no sé, pero de que nos han hecho que los tengamos en mente como punto de referencia en cuanto a su tema, lo han logrado.

¡Nos leemos en nuestra próxima columna si Dios, la inspiración, el susto atorado que aún tengo por el terremoto de la semana pasada (esperando que ustedes mis lectores de cabecera se encuentren bien, y que Oaxaca y Chiapas vayan mejor día con día), pero sobretodo si mi editor que me prometió una comida para celebrar estas primeras 200 columnas (cuando pensábamos que no legaría ni a la décima), donde la langosta y el mezcal abundarán como agua de sandía, me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (209 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 19 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *