Las dos, tres… o ¿cuántas Fridas eran?

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

Desde que conocimos a la perrita rescatista Frida, nos hemos conmovido con su labor de heroína, al salvar muchas vidas durante los sismos que azotaron a nuestro país en ultimas fechas.

El nombre de Frida ha sido uno de los símbolos y estandartes que tenemos más presentes los mexicanos, gracias primeramente a la pintora Frida Kahlo, ahora a la canina más conocida de la red… y hasta casi conocimos a “Frida Sofía”, tal vez con el afán de algunos comunicadores de compartirnos una historia de esperanza a como diera lugar y tenernos más que nunca pegados a la tele, siendo testigos de “su rescate” y ganar rating, aún en momentos tan dolorosos como el que pasamos.

Es que las tragedias siempre nos traen historias de desastre, pero también muchas que son inspiradoras, como en el caso de esta perrita tan guapa que forma parte de la Unidad Canina de la Secretaría de Marina y se ha ganado el corazón del mundo entero.

Así como las mujeres somos líderes, esta perrita de seis años de edad también es cabecilla de su raza de cuatro patas. Tan solo ella asistió a socorristas en Juchitán para encontrar a personas desaparecidas, y le da clases a otros perros por ser la más experimentada, pues ya ha salvado a 52 personas.

Esta perrita ya es toda una celebridad que ha acaparado las portadas de todo el mundo. Debo de confesar que la envidio un poco porque hasta el mismo Chris Evans la ama… ¿es que quién no? Si es toda una heroína que ya tuvo su plan de Relaciones Públicas visitando las televisoras más reconocidas en México como Grupo Imagen, Televisa y TV Azteca.

De souvenirs, productos, accesorios y hasta hot cakes con su imagen, mejor ni les cuento. Lo bueno de esto es que todo lo recaudado de su venta, va dirigido a distintas fundaciones para apoyar a los damnificados.

Con el fenómeno Frida, no dudo ni tantito que muchas de las bebés que están por nacer, así se llamen o que incluso la venta y adopción de perritos labrador vaya en incremento. Ojalá Frida no sea parte de “una moda” y sea un emblema, pero más allá, sea un ejemplo que muchos mexicanos recordemos toda nuestra vida.

Historias como la de Frida y sus “cani-amigos” ya nos hacían falta, donde su chaleco, sus lentes, sus botitas y su “pose” para la foto nos matan de amor y nos llenan el corazón, dándonos una nueva esperanza para comenzar de nuevo con mejor animo día con día.

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, las lagrimas de cocodrilo viendo más labores amorosas de Frida y sobretodo, si mi editor que de seguro ya está conmovido con esta nota y no la va a editar de ningún lado porque quedó muy bonita, me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (205 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 19 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *