El terremoto que sacude corazones y construye esperanza

Por Dra. Alicia de la Peña de León
* Miembro de American Marketing Association, Capítulo México
Twitter: @AMAMxCity y @aliciasaltillo

Septiembre nos sorprendió con la llegada de intensas lluvias y devastadores terremotos. Ante tan trágicas noticias la incertidumbre y preocupación por saber de nuestros familiares y amigos nos lanzó de lleno a los celulares y las redes sociales, tratando de ubicar el paradero y sobretodo, el estado de salud de nuestros allegados.

Ante apagones, falta de batería y señales de internet deficientes la solidaridad y la empatía se volvieron el lenguaje común. Desconocidos ofreciéndose a hacer llamadas, los otrora apáticos vecinos comenzaron a compartir Wii y energía eléctrica para aquellos que necesitarán del servicio.

Y es que el sismo sacudió más que estructuras y edificios. El sismo sacudió al mexicano aparentemente apático e indiferente, llevándolo a las calles a ayudar y cooperar.

Las rivalidades entre empresas han quedado temporalmente de lado; los colores de las camisetas deportivas hoy son uno solo; y las acciones solidarias se perciben minuto a minuto.

Así, en medio de los trabajos de rescate y ayuda nos hemos encontrado con varias campañas de mercadotecnia con causa. Vale la pena hoy, retomar algunos de los criterios que Roger Bennett, investigador inglés señala como importantes, cuando queremos que los consumidores se sientan atraídos hacia nuestra causa y participen con donativos de diversos tipos.

Para el Dr. Bennett, las causas que más atraen donativos son aquellas que:

  1. Buscan no sólo resolver el problema inmediato, sino generar un cambio en la sociedad.
  2. Empoderan a las personas, brindando herramientas que les ayuden a ser independientes y auto-suficientes.
  3. Están organizadas por empresas y organismos con solidez financiera. Es decir, que en un momento dado el donativo será aplicado efectivamente para beneficiar a un grupo de personas; y no se utilizará en gastos administrativos y pagos de salarios.
  4. Reconoce el valor de cada individuo y refuerza su auto-estima; jamás humilla ni hace sentir mal al receptor del donativo.
  5. Llevan a la reflexión sobre asuntos duros, que permitan entonces generar soluciones que resuelvan problemas y no sirvan únicamente como paliativos temporales.
  6. Contagian y entusiasman al público para que se una a la causa.

No cabe duda de que hoy por hoy los damnificados requieren ayuda inmediata: medicamentos, alimentos, agua y albergue son prioritarios para miles de mexicanos que perdieron su estabilidad y seguridad en el sismo.

Pero no es suficiente con donar hoy y continuar como si nada, la sociedad, el gobierno, las empresas y las organizaciones civiles debemos iniciar proyectos a corto, mediano y largo plazo, que no simplemente subsanen las carencias inmediatas, sino que como lo señala Bennett, transformen nuestra sociedad y nos permitan llevar a diferentes grupos herramientas de empoderamiento que les ayuden a reconstruir su vida y a sentir, que a pesar de la magnitud del desastre, hay esperanza para un futuro más sólido y brillante.

* La Dra. Alicia de la Peña de León es Maestra Investigadora, UA de C y Miembro de American Marketing Association, Capítulo México.

American Marketing Association, Capítulo México
www.ama.org
Tel: 5545 8883
Facebook: AMAMexicoCity
Twitter: @AMAMxCy

Acerca del autor: American Marketing Association (25 Posts)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *