Carta a Santa Claus de parte de todos los publirrelacionistas

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

Querido Santa Claus:
Este año todos los publirrelacionistas nos hemos portado muy bien… bueno, no todos, pero te voy a hablar de unos cuantos o de todo lo que hicimos y queremos que nos regales en esta Navidad.

Para empezar quiero contarte que como todos, ha sido un año muy difícil. Créeme que a veces trato de ser positiva, sobretodo porque me junto con muchas buenas personas, que solo me contagian amor, luz y de paso comida vegana y yoga.

Digo difícil porque a pesar de que nuestra industria de las Relaciones Públicas cada vez crece más y se hace más famosa, aún muchos de nuestros jefes, clientes o allegados, no entienden qué es lo que en realidad hacemos, qué alcances tenemos etc. Cuando alguien medio le capta, creen que vamos a subir sus ventas como pan caliente, y de paso van a estar en primera fila junto con Paris Hilton. O sea sí, pero todo a su tiempo.

Por favor Santa, hazles entender que esto es un trabajo arduo, duro, que con trabajo en conjunto, podemos lograr no solo ser íntimos de la Paris, si no hasta de Will Smith y puede que hasta JLo nos lleve en su avión privado a su concierto de Dubai.

Este año en México nos “cargó el payaso” con temblores en varios estados, y un terremoto que se llevó las vidas y las esperanzas de muchas personas. Lo irónico del asunto es que este lamentable hecho nos hizo reaccionar y dejó salir nuestra más fina esencia, que es el de ayudar día y noche a los más desamparados.

¿Te imaginas Santa, si esto lo hiciéramos diario con o sin catástrofes de por medio? ¿Quién iba a decir que por este triste acontecimiento íbamos a estar en los titulares de todo el mundo hablando de la gran nación que somos? Ya nos hacía falta un plan de Relaciones Públicas positivo, natural y que nos dejara mucho que trabajar día con día.

Santa, yo solo te pido conciencia y objetividad para nuestros colegas, amigos, clientes, jefes y hasta nuestra familia. Nuestro trabajo nos absorbe demasiado y a veces no somos valorados como lo que somos, grandes profesionales que se la juegan y hacen trabajar su cerebro todos los días, con las ideas más locas para sobresalir y continuar innovando.

Sin duda, 2017 ha sido un año de aprendizajes buenos y malos. ¿Qué sería de la vida sin estos momentos? ¿Qué les vamos a contar a las siguientes generaciones? Yo solo te pido que nos dejes puras cosas buenas, clientes y jefes lindos que nos comprendan y que se apliquen trabajando en conjunto. Que nos hagan partícipes y no se callen los proyectos en puerta o no se agandallen a la mala nuestras ideas. Que por favor nos paguen lo justo, a tiempo y más importe aún, que reine la paz en nuestros cubículos, en los pasillos y en las editoriales y redacciones que diariamente nos publican con sus maravillosas notas. Por favor, esto no lo detengas, es más, échale polvitos mágicos para que se incremente, sobretodo para que los medios impresos nunca desaparezcan.

Para mí te pido que ahora que viene mi cumpleaños, me dejes abajo del árbol un regalo que valga la pena, algo así como el Brad Pitt anti-alcohólico que te pedí, los zapatos mágicos de Judy Garland en El Mago de Oz o ya de perdida un novio como el de JLo que me trate así de bonito, porque Harry ya de plano se nos casa en mayo del año que entra, así que a ese ya mejor lo doy por perdido.

Te pido que a mis lectores les sigas trayendo un ratito de tiempo libre los lunes por la mañana para que me sigan leyendo, y también de paso dile a mi editor que deseo que este espacio continúe por muchos años más, ya ves que gracias a estas líneas, puedo expresarme a nombre mío y el de toooooodos mis compañeros colegas, que a diario hacen que este mundo del “pi-ar” sea de las mejores profesiones que existen en este planeta compuesto por más de ¾ partes de agua.

¡Nos leemos en la próxima columna, que será en el 2018, claro que si Dios, la inspiración, el botonazo de la pre-obesidad gastronómica decembrina, las vacaciones, pero sobretodo, si mi editor que seguramente ya estará poniendo a remojar el bacalao noruego para su cena de Nochebuena, me lo permiten. ¡Feliz Navidad a todos!

Acerca del autor: Diana Alarcón (254 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *