Las Relaciones Públicas en época electoral

Por Diana Alarcón
Twitter: @dianapat23

¿A poco pensaron que la rolita esa del Movimiento Naranja que nos han metido hasta en la sopa la hicieron así de fea y pegajosa nomás porque sí? El encargado principal para que ejemplos como este sucedan, es Mr. Marketing, el área encargada de dirigir una estrategia integral que hace que nos estemos acordando del chavito del anuncio, que estemos tarareando sin querer la cancioncita esa tan fea, para lograr el objetivo de acordarnos de los miembros del partido, sus acciones, dar nuestro brazo a torcer y favorécelos a la hora de la urna.

Los hilos conductores aliados y los que van a ser la cereza del pastel, son las redes sociales (los memes son una enorme herramienta de promoción) y las Relaciones Públicas, las cuales a través de sus plataformas comunicarán y dejarán saber toooodo lo que los políticos hacen, como irse a dormir a la calle, subirse al Metro y hasta cortarse el pelo con en la estética del barrio, todo con el objetivo de ser “terrenal” por un tiempo (o por un día) y así captar la atención y el favoritismo de los habitantes.

Seguimos en la época del “tuiterismo” político donde hasta los famosos de otros ámbitos le entran al quite y llegan a hacer tendencias. Gracias a ello, en estos tiempos ya no solo los medios de política retoman estas noticias, si no los de entretenimiento y sociales.

Lo cierto es que gracias a las Relaciones Públicas, podemos “ ayudar a “empujar” de manera orgánica una buena imagen y ayudar en gran medida, a lograr los objetivos pactados. Eso sí, no deja de ser una enorme responsabilidad, ya que conlleva un trabajo estratégico de sol a sol estando presente en todas las actividades del día, generar entrevistas (que en estos casos “gracias a Dios”, muchas veces salen solas), redactar boletines de prensa de inmediato y utilizar todos los conocimientos que nos ha dejado nuestra experiencia en esto del “pi-ar”, ya que muchas veces hay que tomar las mejores decisiones sin consultar a nadie más.

Con esto no quiere decir que con nuestra ayuda les vamos a garantizar el éxito, pero sí, un buen empuje y una buena imagen, como lo mencioné antes. Durante el camino es muy probable que desde afuera, muchas personas enjuicien o critiquen nuestro trabajo. Recuerden que nunca se podrá estar bien con Dios y con el diablo, aquí es donde hay que aguantar vara.

Les cuento esto porque hace poco incursioné en esta área, el camino es interesante y nos va a dar más “caché” a nuestra carrera. Apoyar una campaña política nos conviene a nosotros mismos, ya que podemos conocer más a fondo los principales problemas así como las posibles soluciones dentro de nuestro entorno. Eso debería de llenarnos de orgullo y satisfacciones, el día a día creando campañas políticas, como estar dentro de una película o una serie de Netflix.

Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, este principio de año que comenzó revolucionado y me hizo ausentarme un poco más de la cuenta, pero sobretodo, si mi editor (que el sí trabaja de sol a sol también), me lo permiten. Feliz 2018 lleno de proyectos, y más que nada… ¡mucho “pi-ar”!

Acerca del autor: Diana Alarcón (258 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *