Los fracasos en las Relaciones Públicas

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

Pero qué importante es que las personas que nos rodean nos quieran, (sobretodo en nuestros primeros años de vida), desde nuestros papás, hermanos, y bueno, la familia directa pues. De ese amor se desprende nuestros pensamientos, forma de ser y personalidad. Además de sentirnos queridos, lo importante es que sean nuestras guías y motor para ser mejores personas, y motivarnos a emprender en todos los aspectos de nuestra vida. 

Hay situaciones en las que esto no pasa, y de pronto en la etapa madura puede ser un motivo para no sentirnos a gusto con nuestro entorno en general, voltear a ver la vida de los demás y pensar que es más perfecta que la nuestra, o estar en un trabajo que no nos hace feliz. Para hablar de ejemplos, necesitaríamos unas 10 columnas al respecto, pero es claro que saben a lo que me refiero.

Muy pocas personas se dan cuenta de que hay que “salir del huacal” y romper esquemas. ¿Pero cómo empezar o darse cuenta? Hay que tener un objetivo (poco a poco eh, no vayan a querer ser un James Bond para mañana y ni siquiera tienen un smoking en el closet, luego por qué vienen las frustraciones a la primera de cambios).

La semana pasada fui a una sesión de algo que se llama FuckUp Nights, un movimiento en el que los participantes cuentan sus historias de fracasos en los negocios. Todo comenzó hace algunos años, cuando cinco amigos se estaban echando unos mezcales y se dieron cuenta de que todos habían tenido un fracaso, pero no lo sabían entre sí.

Al poco tiempo decidieron invitar a un grupo de amigos para que los escucharan. El resultado fue una sesión sincera, liberadora y que hoy en día se ha convertido en un concepto innovador y una mano amiga catártica, que es un consuelo y apoyo dentro de este mundo de estrés y competitividad laboral.

Para muchos es muy inspirador conocer las historias de emprendimiento de personajes y empresas, pero es más cautivador el hecho de que todos y cada uno de ellos se han formado después de grandes fracasos. Si no pregúntenle al inventor del foco o del telégrafo, o incluso al mismo Walt Disney que nunca se rindió ante su idea, su sueño y sobretodo, su pasión.

Aparte de todo, qué rico es desahogarse en una sesión tipo AA empresarial de no más de 10 minutos y una presentación en Power Point si también quieren llevarla. Les puedo asegurar de que ahí todos éramos uno solo. Fue muy fácil ponerse en los zapatos del otro, identificarse, escucharlo y apoyarlo sin juzgar y, por qué no, echarle mil porras.

Durante estos encuentros, “FuckUp Nights” reúne a un grupo de tres o cuatro “fracasados” para contar sus casos. Cualquier persona puede compartir su historia de cualquier índole empresarial como social, política, tecnológica, ambientalista, todos caben.

FuckUp Nights es una especie de standup comedy, donde lo principal como en ambas técnicas, es el reírse de sí mismo. Les recomiendo darse una vuelta o investigar más al respecto. Siempre es bueno compartir historias, hablar y darse cuenta de lo que estamos haciendo bien o mal, les saldría mas barato que el psicólogo o una consulta con Mhoni Vidente. Encima de todo, podrán hacer networking, encontrarse con adorados colegas como mi Ale Petatan y Rodolfo Mercado, PRs del proyecto en su propia agencia “Three Monkeys”, y de paso echarse una cerveza o un mezcal.

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, pero sobretodo, si mi editor (que él sí se salió del huacal y se aventuró a hacer una sesión de estas y le conocimos muchos secretillos), que véanlo ahora lo emprendedor y responsable profesionista y jefe de familia que nos resultó., me lo permiten!

 

Acerca del autor: Diana Alarcón (237 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *