Para ser publirrelacionista, hay que pensar “fuera de la caja”

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

Muchos de nosotros los publirrelacionistas estamos acostumbrados a decir que “sí” a todo, sobretodo a nuestros clientes. Que si quieren una junta mañana, “sí”; que si quieren un boletín de prensa, “sí”; que equis… pero qué aburrido puede parecer a veces, ¿no?

Para los que dicen que “sí a todo”, pueden denominarse primero como personas positivas, pero también entes que viven dentro de su zona de confort. La vida nos ha dado la oportunidad de trabajar en un área donde la creatividad y las nuevas ideas para nuestras marcas, deben estar a la orden del día.

Cuando un publirrelacionista piensa “fuera de la caja”, se le debería considerar el héroe de la empresa, ya que de nada sirve estar sentado en su lugar de trabajo (¡que aburrido!), esperando que los de MKT pidan cosas y solo ejecutar, algo así como los borreguitos detrás del rebaño.  Para sobresalir (y por favor salir de esa mentada aburrición), un emprendedor necesita proponer soluciones rápidas e innovadoras, que sean de bajo costo (si se puede cero lana mejor), alto retorno de inversión y fáciles de llevar a cabo. 

Pero, contrario a lo que muchos de ustedes pudieran pensar, esto del “think outside the box” no siempre es bueno, ya que pa’empezar hay que dejarle muy claro a nuestro equipo de trabajo, qué es a los que nos dedicamos. No falta el envidioso que piense que queremos ser las “top stars” del proyecto e irnos por ahí a “glamourear”, o simplemente estamos compitiendo. Bueno, hay colegas que sí actúan así, pero como hoy estoy muy de buenas disfrutando de los mexicanos en los Oscares junto con un bote con helado de fresa, nadie me va a quitar esta emoción. 

Dentro del área de RP y comunicación en general, tenemos que estar bien con media humanidad, incluyendo al Cristo del cielo y el de Iztapalapa. Todos estos personajes están llenos de mil y un personalidades. Nos puede tocar desde un jefe grillero que quiere resultados a las primeras de cambio, un cliente que no tiene idea de nada, pero quiere lo mismo o tal vez se emociona con tus primeros resultados, y ya puedes considerarte un Adonis, o un periodista al que nunca tienes contento o viceversa. Para esas cuestiones, les recomiendo además de una dosis de homeopatía para el estrés y la paciencia, una pinzas para tratarlos, una botella de mezcal, una pizca de entendimiento y muchos pares de zapatos para eso de “ponerse en los zapatos de cada quien”. 

Salirse de la caja conlleva principalmente cambiar algunas de las costumbres laborales (ojo, no significa salirse diario al café tres horas), es estar preparado para romper paradigmas, vencer los miedos y a atreverse a actuar de manera distinta. 

Esta mentalidad, debería de convertiste en un hábito y no costarte trabajo, si haces algunas cositas como estas: 

-Cambia la rutina. Si trabajas en oficina, renueva de pronto tus accesorios de escritorio, tira cosas que no te hagan falta y tómate varios minutos de descanso al día. Tampoco abuses.

-Si trabajas en casa, concéntrate por Dios, destina un espacio para trabajar, no te distraigas con Netflix, con la telenovela de las 12 o con la vecina que te vino a cobrar la tanda.

-Sal a caminar, te juro que cuando lo haces, las ideas fluyen, igual que cuando te bañas.

-Lleva a cabo lluvias de ideas. Solo o acompañado, siempre haz preguntas y toma ideas de todos. Lleva una libreta en tu bolso o en tu cartera. Luego da un coraje olvidarte de tu idea del siglo. No te limites, todas las ideas que vengan de tu cabeza son buenas, si es con un buen café a media mañana, mucho mejor.

-Ten objetivos. ¿Para que quieres salirte de la caja? Seguramente sueñas con un puesto mejor, ganar más dinero, mudarte de casa o simplemente eres un ambicioso (a) como Catalina Creel (qepd). Sueña despierto, es lo que mantiene vivas nuestras almas, y seguramente lo que nos hace levantarnos todas las mañanas. Date tiempo., apaga el celular, ve al cine, comete un helado, besa a alguien, busca tu inspiración.

-Elimina tus miedos. Ese sentimiento que hace que pensemos muchas veces lo que no es, o que limita tantas cosas que podríamos hacer. Muchas veces el miedo es lo que nos mantiene siempre en el mismo lugar y nos impide dar el salto hacia nuestra nueva vida. En la parte laboral, sueña despierto pero también visualiza las soluciones ante el peor escenario, si es que tus planes no llegaran a resultar. Recuerda las veces que regresaron los bocetos a Walt Disney o a Tim Burton, pero nunca se rindieron.

Pensar y actuar fuera de la caja es un reto de todos los días. No todo mundo está acostumbrado incluso a trabajar con personas proactivas. De pronto terminan despidiéndolas, simplemente porque creen que es una gran amenaza o competencia, y puede tener una posibilidad mayor de escalar a un puesto de trabajo mejor, en menos tiempo.  A esa gente se le dice ignorante, acomplejada y que no sabe dividir las ideas u opiniones en el entorno laboral.

Salir a un nuevo escenario nos impulsa a pensar con mayor claridad y visión, el secreto de nuestro éxito es el ser uno mismo, auténtico y no preocuparse ya por lo que piensen los demás, es un gran ejercicio de vida y tranquilidad mental.

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, pero sobretodo si mi editor que le encanta salirse de la caja todos los días, e incluso escaparse al cafecito (con galletas) todos los días, me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (263 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *