¡A que no puedes comer sólo una! La historia de la marca Sabritas

Por Armando Enríquez Vázquez
Twitter: @cernicalo

¿Sabes que las Sabritas son un producto orgullosamente mexicano creado en la colonia Morelos y que su nombre significa Sabrosas y Fritas?

En 1943, de acuerdo con el sitio de Internet de Sabritas, un laborioso hombre llamado Pedro Marcos Noriega comenzó un pequeño negocio al que llamó Golosinas y Productos Selectos. La operación se llevaba a cabo en la casa del creador y consistía en crear botanas utilizando garbanzos y habas.

La venta del producto comenzó en las calles de la colonia Morelos de la Ciudad de México donde vivía Noriega, con el paso del tiempo y el éxito de las botanas Pedro Marcos Noriega se hizo de una freidora, de esta manera empezó a elaborar nuevos productos; charritos de harina y papas.

Noriega llamó a sus productos Sabrosas Botanitas, y de manera afectiva Sabritas, otra historia sobre la etimología de la empresa dice que fue una manera en la Pedro Marcos Noriega contrajo las palabras Sabrosas y Fritas. Era 1948.

En 1953 creó los Charritos Cheli, precursor de uno de los productos icónicos de Sabritas los Churrumais.

Las botanas se repartían en un principio en bicicletas, en 1954 el nombre de la empresa cambió por Alimentos y Golosinas Selectas, y amplió la línea de productos a chicharrones de harina y muéganos, la empresa contaba ya con una camioneta para el reparto.

Volvió a cambiar el nombre de la empresa por el de Productos Selectos S.A. pero de la misma manera que en el caso que comenté la semana pasada de Mirinda, toda la historia del creador de la marca se pierde cuando en 1966 PepsiCo compró la empresa mexicana para fusionarla con las marcas Frito y Lay que la trasnacional había adquirido en Estados Unidos.

La marca mexicana estaba lo suficientemente posicionada en la Ciudad de México para que PepsiCo mantuviera el nombre, por lo que de inmediato cambió la razón social de la empresa por el de Sabritas S.A. de C.V.  En 1968 inauguraron su primera planta en la Colonia Industrial Vallejo y en 1972 se inauguró la segunda en la ciudad de Guadalajara.

Surge entonces la idea de la carita feliz y en los años 80 el slogan “A qué no puedes comer sólo una”, que se convirtieron en emblemáticos de la marca. Existe una teoría de que la carita feliz está basada en el famosos Smiley que se popularizó durante esa décadacomo una de las protestas sociales en Estados Unidos en contra de la Guerra de Vietnam, pero que se volvió reconocida en el mundo entero y que es antecedente directo del Emoji actual.

Durante los noventa Sabritas creó los inolvidables Tazos. Toda una generación de jóvenes mexicanos pasó horas de su infancia y adolescencia intercambiando y volteando los dichosos discos de plástico con imágenes de diferentes personajes y franquicias de caricaturas, como en el caso de la generación de sus padres crecimos intercambiando y volteando estampas de innumerables álbumes.

Pero esa no fue la primera promoción de la empresa, Sabritas agregó valor de juego a sus productos para ganar el mercado infantil mexicano, muchos años antes con diferentes colecciones de figuritas, lo que además sirvió para justificar el exorbitante precio de sus productos si lo calculamos en pesos por kilogramo.

La bolsa de Sabritas pasó del amarillo celofán con la boca transparente mostrando el producto a la bolsa pintada y metalizada. La carita sonriente que identificó a la marca por décadas en México cambió en el nuevo siglo por la papa-sol con la banda roja que dice Sabritas, unificando con el logotipo institucional de Fritos Lay. Marcas como Doritos y Ruffles que eran propiedad de Fritos Lay fueron introducidas en el mercado mexicano con el paso de los años.

A finales de los años ochenta y principios de los noventas trabajé en el desaparecido Instituto Nacional del Consumidor produciendo el programa de televisión de la institución. Un día descubrí en los anaqueles de los archivos de audio un “anti comercial” creado por un músico llamado Pepe González parodiando el jingle de Sabritas. El jingle habla de las “papas sobritas, papas malditas” un producto que por la cantidad de sal puede provocar hipertensión arterial. En esos años las políticas nacionales de salud emanadas del estado hacían campaña contra ciertos alimentos chatarra, destacando lo perjudicial que eran a la salud. Algo que el estado no lleva a cabo ya.

Sabritas es la marca que más botanas vende en México, seguida por Barcel perteneciente al Grupo Bimbo con otras mucho menos importante a la zaga.

Acerca del autor: Armando Enríquez Vázquez (161 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *