Trejo, una marca mexicana desde la Sierra de Puebla

Por Armando Enríquez Vázquez
Twitter: @cernicalo

En Zacatlán de las Manzanas nació un empresario con gran inventiva que logró con sus productos dar en el blanco y recorrer las calles de México y de algunos países del mundo.
Muchas veces pasamos junto a grandes inventos sin detenernos a pensar acerca de a quien se le ocurrió la idea. Ni siquiera quién lo produce y por qué. Muchas otras desconocemos a los grandes empresarios, y no necesariamente por el tamaño o la facturación de sus negocios, simplemente por su tenacidad y capacidad para reinventarse frente a los cambios de la vida.
Lo que es peor, cuando veo que en otros países se presumen cada nimiedad, me pregunto: ¿por qué no estamos haciendo lo mismo con los pequeños y medianos empresarios exitosos de nuestro país?

Estoy seguro de que en algún momento de un día cualquiera has visto a la gente que vende pan dulce y café en las afueras de las oficinas, a los que anuncian a toda velocidad: “Tamales oaxaqueños…” o a aquellos que transportan garrafones de agua. Todos estos vendedores que deambulan por las calles de nuestras ciudades tienen algo en común. Su triciclo de carga. ¿Quién fabrica estos triciclos? Pero lo interesante no sólo es quién, si no que los triciclos de carga están relacionados con una empresa que también diseñó un arma mexicana. Pero además detrás de la historia de estos vehículos de carga, existe la historia de una familia de empresarios dispuestos a cambiar y triunfar cada vez que las condiciones del país lo obligaron a hacerlo y por si fuera poco no están avecindados en ninguna de las grandes o medianas ciudades del país.

En Zacatlán de las Manzanas, en el estado de Puebla, nació Gabriel Trejo Álvarez. y se dedicó a la herrería, pronto aprendió y se dedicó a reparar automóviles que comenzaron a llegar al pueblo enclavado en la Sierra Madre Oriental a 137 Km de la capital del estado, creando diferentes piezas de los automóviles como los muelles de las llantas.

Gabriel Trejo fue, sin duda, un hombre de gran curiosidad e inventiva, desarrolló diferentes máquinas que ayudaron en labores agrícolas, en la industria alimenticia y en la elaboración de zapatos. Entre esas máquinas, por supuesto Trejo construyó prensas hidráulicas para manzanas que es el cultivo más importante de la región. Además, durante la Revolución Gabriel Trejo trabajó como mecánico armero de las fuerzas carrancistas.

En la década de los años cincuenta del siglo pasado, Gabriel Trejo y uno de sus hijos de nombre Abraham crearon una pistola escuadra calibre .22 única en su tipo. Ya que además de ser el arma más pequeña en su calibre, la pistola tenía la característica distintiva de poder disparar una bala a la vez o en ráfaga. Lo que para algunos la convirtió en la ametralladora más pequeña que haya existido.

Con una capacidad en su cargador para 10 balas, un peso de 800 gramos y construida en acero.
La venta del arma fue un éxito, entre 1952 y 1970, año en que el gobierno mexicano prohibió la fabricación de armas en México, a excepción aquellas que se fabricaran por la Secretaría de la Defensa Nacional.

Esto obligó a los Trejo a replantear su negocio. En un principio, regresaron a la fabricación de maquinaria agrícola y para la industria alimentaria, que era algo que conocían. En 1979 uno de los hijos de Gabriel; Ángel le compró a sus hermanos su parte del negocio y refundó la empresa con el nombre de Manufacturas Trejo S.A. de C.V. Para ese entonces la empresa ya trabajaba en la manufactura de manubrios y frenos para bicicletas tipo turismo.

El siguiente paso fue el descubrir el nicho de negocio que representaban los triciclos de carga, hoy la empresa ofrece nueve modelos de triciclos de carga incluyendo uno infantil. Además, las glorias pasadas logradas cuando eran armeros parecen haber retornado en parte, pues los triciclos de carga se exportan a países de Centroamérica, Europa y a Estados Unidos.

En 2010 Gabriel Trejo, nieto del fundador e hijo de Abraham, logró el permiso de la Secretaría de la Defensa Nacional para reanudar la fabricación de las pistolas Trejo, bajo la supervisión de la dependencia del gobierno como lo marca la Constitución.

La planta de la empresa se encuentra en Zacatlán de las Manzanas y sin duda, el logo de Manufacturas Trejo hace una orgullosa alusión a este hecho, pues se compone de una manzana al interior de un círculo y con la palabra “Trejo” sobre la roja manzana.

 

Acerca del autor: Armando Enríquez Vázquez (151 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *