El poder absoluto de las redes sociales

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

Dicen que el pez por su boca muere, y el ejemplo más reciente y que acaparó todas las plataformas y los medios de comunicación, fue el desafortunado “tuit” del periodista Ricardo Alemán, al tratar de incitar al asesinato de #yasabesquien, a través de un meme, que al parecer a él le debió parecer muy “chistosito”.

En un acto ociosidad, este acto imprudente desató la ira de los usuarios (como era de esperarse), por lo que al no haber sabido controlar su acto, se le regresó como un búmeran. En menos de 24 horas, el señor perdió sus noticieros televisivos (por los que era más conocido), y aunque en todo momento se mantuvo ardido y retador, se atrevió a decir que el tenía más de 60 patrones y que estos despidos no le afectaban. ¿Le creemos? Si no pregúntenle a la Micha, que a diario la vemos a través de La Saga, y aún se muestra dolida con la casa televisiva que le dio trabajo por más de 30 años… La tele es la tele y difícilmente se supera. Esperemos a Alemán cuando le ‘caiga el veinte’ y se acordarán de mí.

Alguien que se diga periodista debe pensar con ética y sobretodo en el lector, pero debe tener muy claro el contexto y la responsabilidad que tiene como comunicador. Nunca deben ganarle la pasió y guardarse sus opiniones, ahora a ver en dónde. Ya vimos que en las redes sociales (por más que pongan que son opiniones personales) no están seguras.

Nunca nadie debe incitar al odio, por más “gracioso” que sea el meme. No olvidemos que en México se siguen los patrones que dictan sobre la televisión y las redes sociales. La violencia jamás tiene que estar de moda.

Eso sí, debo decirles que el responsable de las publicaciones no tiene por qué ser un santo o un malévolo, son personas con aciertos y errores como todos los demás que estamos detrás de la pantalla, muchas veces haciéndola de verdugo. Si no pregúntenle a Eugenio Derbez, que también por un comentario mal expuesto al hablar de los millennials y sus “exigencias” laborales, continúa pagando el plato y ya hasta boicots para no ir a ver su nueva película hay en su contra.

No sé a ciencia cierta, si esto lo tenga en total preocupación, pero aceptemos también que muchos cibernautas exageran, o se unen a la polémica, solo para entrarle al “tren del mame”. En el fondo saben el contexto, pero lo importante es generar odio por todos lados.

Lo que sí, espero que los empleadores que requieran de Community Managers, no vayan a usar la excusa de la entrevista con este actor en beneficio de ellos y no querer pagarles por su trabajo. Hay que ver las entrevistas completas o informarse bien, antes de generar un juicio, todos podemos regarla, todos.

Vivimos del morbo, si no recuerden al pobre “Coque” Muñiz que después de más de 20 años de olvidársele el Himno Nacional antes de un evento deportivo, lo siguen cuestionando, y eso que en esos tiempos no había redes sociales.

Y bien, esta columna es de Relaciones Públicas, las cuales hasta para escribir en redes sociales se requieren. El señor Alemán debió pensarlo dos veces antes de ese desafortunado comentario, que hoy día lo ha dejado sin trabajo y como uno de los periodistas más repudiados de la temporada.

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, pero sobretodo si mi editor que se fija muy bien en todo lo que publica, me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (233 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *