Te odio Luisito Rey

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

Desde hace cuatro semanas la llegada del domingo por la noche se hace eterna para muchas personas. La culpa la tiene la serie de Luis Miguel transmitida por Netflix, que se ha convertido en todo un fenómeno del que todo mundo habla.

El caso es que desde hace algunos años, las series basadas en la vida de los famosos, además de devolverlos a la superficie, dejan sumas millonarias a las empresas productoras, a las disqueras, a los empresarios que los contratan, a los mismos medios de comunicación, que solo se la pasan con sus “investigaciones especiales” hablando de lo mismo, e incluso desempolvando sus archivos y a las plataformas musicales. En cuanto a sus carreras, (vivos o muertos), tendrán un nuevo jalón, y una lanita extra a sus cuentas bancarias.

En este caso, la serie de Luis Miguel, no ha ayudado a que a la gente se le olvide todo lo que se ha hablado de el durante los últimos años (algo así como las promesas de los políticos); que si está gordo, que si se la pasa cancelando conciertos, que si los hijos abandonados, que si ya se le pasó el bronceado, que si sus calcetines. Es que nos encanta el chisme, saber la vida de los demás, para mucho es un agasajo y una necesidad.

Todos los domingos hemos visto a un Luismi “buleado” y abusado por Luisito Rey, su propio padre y el villano más odiado de todo México. Los tiempos de bonanza han regresado, y no me refiero a la lana, ¿eh? Tiene y de sobra. El hecho de dejarse exponer su vida y ver su parte más humana, es para el una forma de acercarse con la gente, digamos que es una estrategia de Relaciones Públicas junto con marketing para que la gente hable bien de él, y se le olvide todo esto que les conté aquí arribita.

La cuestión es volver a tener a las chavitas de ayer y las de hoy, locas por el para que sigan yendo a sus conciertos. Dicen que recordar es vivir, y el traer de vuelta esas épocas ochenteras, siempre será el deleite de los chavo-rucos.

Aunque sepamos en qué acaba la historia, la cosa es treparse al “tren del mame”. Lo que sí les digo señores, es que nada es casualidad en esta vida. La serie de “El Sol” comenzó justamente el día del debate presidencial, y terminará antes del Mundial Rusia 2018, la cosa es tenernos siempre ocupados con mil cosas y esperar con ansía tal vez una segunda temporada o la vida de otra estrella farandulera, la cosa es tenernos con el Jesús en la boca por culpa de la mercadotecnia, para muchos, la madre de todos los vicios.

Por ejemplo, según el sitio de sopitas.com, la canción “Culpable o no”, que en el capítulo del domingo 13 de mayo retrató precisamente esa historia de desamor de Luis Miguel e involucró a Mariana Yazbek y Alejandro González Iñárritu, quien se convirtió en el tercero en discordia. Esta canción, que de hecho lleva el nombre del capítulo, logró aumentar 4 mil por ciento de reproducciones en Spotify el lunes 14.

Analízate, no importa dónde estés, al día siguiente de ver el nuevo capítulo de este serie, no has podido evitar el hablar del mismo y del nuevo personaje que ha salido. Y si a esto le sumas los memes que se generan y se comparten en las redes, carcajada segura.

Lo de hoy es el relanzamiento de estrellas a través de estas estrategias multimillonarias relatadas en estas series, que no siempre dicen la verdad al cien por ciento. Si no pregúntenle a Harry y Meghan sobre la realidad pura y sobre el retorno de inversión que se generó al televisar su boda y acreditar a 5 mil medios de comunicación este fin de semana.

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, pero sobre todo si mi editor, que no se pierde la serie de Luis Miguel todos los domingos, me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (237 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *