La publicidad política que nos inunda

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

Por Dios, a muchos de nosotros ya nos urge que llegue el 1o. de julio. Primero para dos cosas: 1.- Saber quién nos va a gobernar por los próximos seis años y tendrá que aventarse jitomatazos con Trump a través de las redes; y 2.- Que ya por piedad dejemos de ver las campañas políticas hasta en la sopa.

Antes la radio, la televisión, los volantes y los anuncios infestados con publicidad electoral era lo que se estilaba y con eso ya teníamos de sobra. En cambio ahora además de todo esto, se han sumado llamadas telefónicas a toda hora, mensajes de texto, whatsapp y las redes sociales, nos estamos volviendo locos.

Hace algunas semanas comentamos aquí, que en las campañas electorales de este año (como ha sido siempre), no hay propuestas (buenas y malas). Lo único que importa es sacarle los trapitos sucios al otro y ver cuántos “likes” y “retuits” genera la polémica. Para colmo, tristemente en la historia del país, nunca se había pautado tanta publicidad electoral. En total de todo, unos dos mil 148 millones de pesos, dinerito que dimos todos los mexicanos por cierto.

Es que detrás de todo candidato hay mucho dinero y toda una estrategia de marketing político para su promoción, desde que comenzaron las campañas electorales. Aquí los cerebros responsables para hacer llegar el mensaje “correcto” de cada candidato, son las agencias de publicidad, las de marketing digital, los coordinadores de campaña y los publirrelacionistas del proyecto. Por ejemplo, derivado de este trabajo no podrán negarme quién es “ya sabes quién”. Las campañas ayudan a hacer branding y una “buena imagen”, pero para quienes se involucran con su propio país, difícilmente podrán marearlos o sacarlos de sus propios puntos de vista, o incluso manipular su voto ante estos distractores.

Estamos a menos de un mes de las elecciones, el tiempo apremia y las propuestas y la carrera por ser el primero luce más aguerrida. Hace algunos días estuve en un foro de empresarios, donde la politóloga Denise Dresser dio una ponencia con su perspectiva sobre los cambios y retos que representa el año electoral. Ahí ella misma nos invitó a cuestionarnos la carrera, actos y personalidad de cada uno de los candidatos, además de que toda la población debemos tomar un rol más activo y exigirles propuestas concretas, ya que en sus palabras “los buenos gobiernos se construyen a base de buenos ciudadanos”.

Para construir un mejor país, todos los mexicanos deberíamos de ponernos un traje de publirrelacionista y comenzar a ejercer acciones mínimas, que pueden convertirse en grandes acciones.

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, pero sobretodo si mi editor al que ya debería de lanzarse como candidato a diputado me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (254 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *