Casa Ley, la marca mexicana legado de un migrante chino

Por Armando Enríquez V.
Twitter:
@cernicalo

Entre las grandes marcas locales que después han llegado a otras ciudades del país se encuentra Casa ley, una tienda de autoservicio que nació en Culiacán.

Salir de tu país a instalarte en otro, por más que a futuro pueda representar una mejora es siempre algo duro, difícil y más sí se trata de un país xenófobo y eres un niño de diez años. A esa edad llegó a Mazatlán, Sinaloa, Juan Ley Fong quien habría de establecer uno de los negocios distintivos de Culiacán y del Estado del Pacifico mexicano. Era el año de 1911 y la Revolución estaba en marcha.

Pero la historia inicia diez años antes cuando Juan Ley nace en Mazatlán. Sus padres un par de migrantes chinos llegados de Cantón a Mazatlán intentaron construir un futuro mejor para su familia, sin embargo, poco consiguieron y al poco tiempo se vieron obligados a regresar a su tierra con un hijo nacido en México. La historia dice que Juan Ley, a la edad de diez años, se peleó con su padre y decidió esconderse en un barco que inesperadamente zarpó esa noche rumbo a México. Juan Ley (Lee era el original, pero al llegar a México lo castellanizó para no ser tan obviamente chino), polizón, desembarcó en el mismo puerto que lo vio nacer: Mazatlán, completando uno de esos giros extraños que tiene el destino.

Pero un niño solo, sin conocimiento del español y sin familia en plena Revolución tenía pocas probabilidades de sobrevivir. Un chino avecindado en Mazatlán llamado Sixto Pang, lo acogió y le enseñó español. Juan comenzó vendiendo carbón de puerta en puerta y más tarde, aun en la adolescencia, creó una ruta de comercio entre Mazatlán y el puerto sonorense de Guaymas. Como otras historias de jóvenes adolescentes que en el mundo han hecho grandes fortunas tenemos que asumir que seguramente no todo lo que comerciaba Juan Ley era legal, y menos por los tiempos que corrían en el país.

Con la Revolución en marcha y de manera que no se especifica, Juan terminó siendo asistente del General Álvaro Obregón, consiguiendo la pastura para los caballos de las fuerzas del revolucionario sonorense, incluso una vez llegado el sonorense a la presidencia, Juan Ley se convirtió en el proveedor del forraje para la caballería del ejército mexicano.

En la página oficial de Casa Ley, se habla de que temeroso de la explosión de racismo y xenofobia que llevó a la creación de comités en contra de la población de chinos en México, Ley se refugió en un pequeño pueblo minero de la sierra de Durango llamado Tayoltita y aunque esto puede tener mucho de cierto, también las fechas en que Ley decide desaparecer del mapa coinciden con el asesinato de Obregón y la llegada de la gente de “El Turco” Elías Calles a la presidencia, quien se encargó de purgar el interior del Estado Mexicano. Tal vez, soy muy mal pensado, pero las fechas ahí están y tal vez Ley que gozaba de las simpatías de Obregón, temió además de a la xenofobia al nuevo presidente Calles. No deja por eso de ser una historia fascinante que habría que novelar.

Lo cierto es que Tayoltita era y es una comunidad minera aun activa, pero que es de muy difícil acceso todavía en nuestros días y mucho más hace 90 años. Ley y cualquiera cosa que fuera de la que huía se mantuvo en el pueblo por más de 15 años. Fue en Tayoltita donde nacieron sus hijos, entre ellos Juan Manuel Ley López. Los Ley se dedicaron durante sus años en el pueblo de la sierra de Durango a comercializar el oro y la plata que obtenían los gambusinos de la zona.

En 1954, la familia salió del pueblo y se estableció en la ciudad de Culiacán, donde padre e hijo decidieron poner una tienda de abarrotes a la que llamaron Casa Ley. Toda la familia trabajó en la tienda. Juan Ley Fong murió el 26 de marzo de 1969.

Entonces Juan Manuel Ley López tomó las riendas del negoció y sus hermanos lo apoyaron. En 1970, Casa Ley abrió su primer supermercado, y en 1981 un norteamericano de nombre Peter Magowan, dueño de una cadena de autoservicio llamada Safeway, compró el 49 por ciento de las acciones de Casa Ley.

Juan Manuel Ley López murió el 22 de enero de 2016. De este modo, la tercera generación de Ley con Juan Manuel Ley Bastidas es la actual cabeza de Casa Ley.

Juan Manuel Ley López fue también, uno de los grandes promotores de la creación de la Liga Mexicana del Pacífico de beisbol. Junto con su padre, fundaron en 1965 el equipo de los Tomateros de Culiacán, ganador de 11 campeonatos de la liga y de dos campeonatos de la Serie del Caribe. Actualmente sigue siendo propiedad de Marco, Héctor y Diego Ley López, y familia.

Hoy Casa Ley tiene presencia en Sinaloa, Sonora, Baja California, Baja California Sur, Guanajuato, Jalisco, Nayarit, Colima, Coahuila y Durango con más de 240 tiendas en los diferentes formatos creados por Ley.

Acerca del autor: Armando Enríquez Vázquez (158 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *