Los memes en las Relaciones Públicas

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

Desde hace algunos años, nuestra atención se ha centrado en los memes, esos gráficos con contenidos virales por excelencia, que se multiplican como Gremlins a lo largo de las redes sociales y nos hacen estar esperándolos como pan caliente afuera de la panadería, sobretodo para sacarnos un rato de diversión.

El término “meme” fue utilizado por primera vez en el libro “The Selfish Gene” en 1976. Su autor, Richard Dawkins, lo definió como “unidad de transmisión cultural o unidad de imitación”, refiriéndose a ideas, comportamientos o estilos que se expanden de persona a persona dentro de una cultura, de la misma forma que lo haría un virus (de ahí la palabra “viral”). La palabra ‘meme’ proviene de la palabra griega ‘mimema’ que significa “algo que se imita”.

Memes y pretextos hay muchos, en especifico las últimas semanas su producción se ha incrementado tanto en México como en el mundo. Por ejemplo, los sonados berrinches de Neymar la semana pasada en el Mundial Rusia 2018, la elección presidencial y la visita de AMLO a Palacio Nacional, Zague y su “impresionati” anatomía y hasta la serie de Luis Miguel, que sirven como el spoiler número uno, pero tientan a más un televidente incrédulo a verla… Luismi deberá admitir que su retorno triunfal al espectáculo se debe a su serie, pero también a las menciones en redes, gracias a los simpáticos memes, en particular del malévolo Luisito Rey, que también ha puesto al actor Oscar Jaenada en los cuernos de la luna (más que su peli de Cantinflas).

Además de ser la causa principal de nuestra sonrisa mañanera y los culpables de que la memoria de nuestros celulares se saturen, los memes han cobrado una notable importancia en todas estos acontecimientos y hasta en campañas de muchas marcas.

La mayoría contienen ideas en evolución y son potencialmente propagables, gracias a frases e imágenes graciosas (incluso pueden ser videos, montajes, gifs, etc).

Gracias a ellos, como ya lo mencionamos, hacen que nos rindamos ante la curiosidad y queramos estar en sintonía con lo que se está hablando. Ahora todo mundo está pendiente de programas de televisión, de los chismes del espectáculo o los deportes.

Para las Relaciones Públicas, muchos memes funcionan para el consumo de productos o para que hablen de ellos. Debo de confesarles que a muchas empresas ya no les importa que hablen bien o mal de ellas, la cosa es que hablen y entrarle a la polémica, que se traduce más que nada, en menciones en redes sociales hasta llegar a los clics en sus propias páginas de Internet, hasta llegar a las ventas.

Pero no se vayan con la finta, no todos los memes son para reír hay unos llenos de vulgaridad o son grotescos. Lo que sí es que hay que aplaudir a los creativos que se dedican a esto. Es increíble que no han pasado ni 10 minutos cuando algo sucede, y los primeros gráficos ya están circulando hasta en los grupos de Whatsapp.

Hoy en día, para muchos el ver memes es uno de los ingredientes perfectos para mejorar su día. También es muy fácil encontrarlos en la web hasta crearlos por cuenta propia de forma rápida y sencilla. También existen apps para celulares donde podrás explotar tu imaginación y compartir de inmediato.

Aquí les dejo el registro del primer meme de la historia. Es del año de 1921, publicado en la revista “Judge”, publicando unas imágenes en las que comparaba dos casos: el primer dibujo representa cómo creemos que salimos cuando nos hacen una foto con flash, y el segundo, representa cómo salimos realmente.

Créanme, siempre habrá un meme para cada necesidad…

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración pero sobretodo si mi editor, el cual nunca comparte memes a sus amigos de corazón, me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (258 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *