La historia de la marca Gloria: una Cremería Americana muy mexicana

Por Armando Enríquez V.
Twitter: @cernicalo

Una fundación altruista es la dueña de una de las empresas populares de lácteos, mexicana y con más de cien años de tradición. Nos referimos a la empresa Cremería Americana y que entre otras es dueña de la marca de mantequilla Gloria.

Una de las marcas de mantequilla de mayor consumo en el país es totalmente nacional, se trata de
la mantequilla Gloria, que además de una historia centenaria tiene también una historia de
responsabilidad social.

La historia de la mantequilla Gloria inicia en 1905, cuando dos hombres, Alberto Andrade y un
hombre de apellido Zaragoza fundaron en la calle de Jiménez en el Centro Histórico, un negocio
dedicado a la fabricación y venta de mantequilla, crema, quesos y, de acuerdo con el sitio web de
la propia Cremería Americana, también se vendían velas fabricadas con parafina y estearina.

En sus inicios, el negocio se llamó Andrade y Zaragoza. Andrade fue el de la idea y Zaragoza el del
dinero, a falta de más información y por lo productos que vendían en su establecimiento se puede
suponer que Andrade era químico o algo similar, pues se asegura en su sitio de Internet, que Andrade implementó procedimientos de pasteurización en la confección de la mantequilla, algo que no sea hacía de manera tradicional en México aún.

El negocio fue un éxito y entre 1915 y 1920 nació la mantequilla Gloria, como marca y con el
eslogan: “La más antigua y la más moderna”. Este eslogan hacía referencia a los métodos tradicionales a los que se sumaba las implementaciones de Andrade. En 1925 la marca ya era reconocida y tenía demanda entre los habitantes de la capital.

En 1930, Andrade expande su mercado fuera de la capital del país y establece distribuidoras y
productoras de su marca en Guadalajara y Monterrey. Dos años después, Andrade se casa con
Dolores Contreras. En 1946 la empresa cambia de nombre por el de Cremería Americana y es en
esa década cuando Andrade y su esposa se quedan como dueños únicos de la empresa.

En 1952, muere Andrade y su esposa toma las riendas de la empresa. Durante la década de los sesenta la señora Andrade crea un consejo administrativo para la empresa que la ayuda a crecer. Es en entonces también cuando Cremería Americana incursiona en el mercado de las margarinas.

Dolores Andrade muere en 1976, no sin antes haber creado una fundación altruista conocida como
Fundación ADA y cuyas siglas significan Alberto y Dolores Andrade. La fundación, una Institucion
de Asistencia Pública (IAP), se dedica a apoyar de manera económica a estudiantes de excelencia
en todo el país sin importar el nivel socioeconómico, ni si la institución a la que acude el becado es
pública o privada.

Fundación ADA, por instrucciones de Dolores Andrade en su testamento, es la única y universal
dueña de Cremería Americana.

Actualmente, la Cremería Americana cuenta con 21 centros de distribución en el país y más de 800
empleados que con su trabajo y compromiso con la marca logran que la Fundación se mantenga
activa financiando los estudios de muchos jóvenes mexicanos.

Las principales marcas de Cremería Americana son Gloria, Abuelita, San Antonio, Untarella, Leva real, galletas Juanita, las gelatinas Gloriatella , así como diferentes tipos de harinas y preparados para panificadoras y restaurantes.

La marca cumple en 2018, 113 años de existir.

Acerca del autor: Armando Enríquez Vázquez (163 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *