Una pila con tradición: la historia de Ray-O-Vac

Por Armando Enríquez Vázquez
Twitter:
@cernicalo

En cuestión de almacenar energía, Ray-O-Vac, hoy la tercera en el mercado de pilas para juguetes y aparatos caseros, se mantiene líder en otras ramas del mercado y tiene más de 100 años de existir, una historia de emprendimiento, fórmulas secretas y guerras mundiales.

Para los que pasamos de los cincuenta años y vivimos parte de nuestra infancia y juventud en un México proteccionista donde pocas marcas innovadoras existían en el país, seguramente recordamos las pilas Ray-O-Vac, de color amarillo y azul y con el nombre de la marca al centro.

En Internet se pueden ver toda una serie de anuncios de los años setenta y ochenta de animación en los que los personajes principales eran un rey, su hija, la princesa, ocasionalmente un león, entre los que más recuerdo de esos días está el del desfile donde aparece el batallón de la energía.

Hay otro comercial de un concierto de rock donde el vocalista de la banda pregunta a la concurrencia: “¿Cuál es la Pila?” y otro de un personaje en gabardina que pregunta entre cuchicheos a diferentes personas en un ambiente urbano, la respuesta de los interrogados la escuchamos en voz clara: “Esa pregunta ni se pregunta.” Ambas frases se contestaban con “Ray-O-Vac es la pila.” Y el clásico: “La princesa está triste porque su radio ya no suena.”
Ray-O-Vac era una de las pilas favoritas en México y desconozco cuál era su participación en el mercado.

Dos marcas están mi mente en cuanto a esos años; Ray-O-Vac y Eveready que tenía impreso en el cuerpo de la pila un gato negro saltando a través de un número nueve con fondo rojo y el Eveready enmarcado debajo del nueve. Ray-O-Vac llegó a México en los años 50 y construyó una planta de manufactura en nuestro país.

Ray-O-Vac nació en 1906 en Madison Wisconsin cuando un entrepreneur local de nombre James B. Ramsay de 35 años fue invitado por un amigo P.W. Strong a invertir en el negocio de las pilas secas. Aunque Ramsay no sabía nada acerca de pilas, investigó el mercado y su potencial, una vez entusiasmado por el proyecto de Strong los amigos y socios se dirigieron a Chicago donde se encontraba la tercera y más importante parte de la ecuación, un francés de nombre Alfred Landau, un hombre que fabricaba pilas secas en casa con utensilios de cocina en una operación artesanal, la cual vendía a ciertas tiendas en Chicago.

La oferta de Ramsay y Strong le interesó, pero como poseedor de lo más importante para la empresa, la fórmula y el conocimiento para hacer las pilas secas impuso sus condiciones; ser el presidente de la empresa y un sueldo de 50 dólares semanales por los próximos 25 años. Los otros dos aceptaron y así ese mismo año se fundó la French Battery Company en Madison.

En 1907, la empresa enfrentó una crisis que terminó en el despido de Landau y en Ramsay haciéndose cargo de la presidencia de la empresa. Landau ordenó materiales en exceso, importados y sin que estuvieran presupuestados. Claro, Ramsay podía atacar el problema financiero y el de organización, desgraciadamente no podía resolver el problema de la fabricación de la pila pues la mezcla “secreta” había salido por la puerta junto con Landau en el momento de ser despedido. Ramsay entonces acudió al fundador de la facultad de ingeniería química en la Universidad de Wisconsin, un hombre llamado Charles Frederick Burgess quien antes de soltar cualquier información pidió una participación en la empresa, la que se le concedió.

Tres años después la empresa generaba utilidades. Pero el gran negocio llegó como para muchas empresas norteamericanas, con la I Guerra Mundial y parte de ese éxito fue el desarrollo e invención de Burgess de una batería pequeña para las linternas de mano.

En 1915 un incendio destruyó la planta, así como la relación entre Ramsay y Burgess que se culpaban uno al otro por la catástrofe, como resultado no solo se rompió la relación laboral, si no que se crearon dos compañías de pilas. Ramsay construyó una enorme planta para su empresa y fue entonces cuando le llegó el enorme contrato del ejército norteamericano para producir las pilas necesarias para las linternas de las fuerzas en combate en Europa. Terminada la guerra el siguiente reto para Ramsay y su empresa fue el desarrollar baterías para el nuevo furor tecnológico: la radio.

La turbulencia económica de 1929 que mandó a la quiebra a muchas empresas, lo único que logró en The French Battery Company fue que Ramsay decidiera renunciar para dar paso a las nuevas generaciones, su puesto como presidente fue asignado Bill Cargill. Ramsay se mantuvo en la junta de directores de la empresa hasta su muerte en 1959 cuando tenía 83 años.

Las linternas fabricadas por The French Battery Company, llevaban por nombre Ray-O-Lite y las baterías de ignición el de Ray-O-Spark. Cambiar el nombre de la empresa en 1930 fue sencillo: la empresa pasó a llamarse Ray-O-Vac. La empresa se dedicó al desarrollo y la investigación de diferentes artefactos como radios portátiles, además de innovadoras pilas, como la primera batería sellada en acero y a prueba de escurrimientos.

Esta nueva pila fue el gran éxito de la empresa para la II Guerra Mundial que llevó a Ray-O-Vac a construir la planta más grande de manufactura de pilas en el mundo en esos años, en la ciudad de Milwaukee. Tras la guerra la empresa continuó su crecimiento y en 1950 Bill Cargill renunció, fue sustituido por Don Tyrrell y en 1957 Elmer Ott reemplazó a Tyrrell. La tecnología también cambio y los bulbos fueron sustituidos por transistores. En los cincuentas inició también la expansión de la empresa fuera de Estados Unidos. Hoy, Ray-O-Vac tiene plantas en diferentes partes del mundo.

Aunque en la actualidad Ray-O-Vac ya no es líder en el mercado de las pilas caseras, sigue siendo un importante fabricante de baterías especiales, baterías recargables, baterías para computadora.

Cuando Burgess decidió separarse de la French Battery Company fundó, en 1917, The Burgess Battery Company, que con el tiempo fue adquirida por Mallory Battery, que más tarde se convirtió en Duracell.

Acerca del autor: Armando Enríquez Vázquez (161 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *