La Guelaguetza: Relaciones Públicas para el mundo

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

Hace unos días se llevó a cabo en Oaxaca, La Guelaguetza, la máxima fiesta cultural de su Estado. Por lo general, se realiza los dos últimos lunes del mes de julio, por eso se le conoce como los “Lunes del Cerro”, así que ya saben, por si me “fui de pinta” el lunes pasado, es que andaba por allá,, disfrutando de esta magia llena de color y tradiciones.

La máxima celebración se lleva a cabo en el Auditorio Guelaguetza, donde participan las ocho regiones del Estado, ofreciendo sus bailes y productos al público. Nomás hay que tener cuidado porque los lanzan al publico, pero lo bueno es que son paquetes pequeños que traen en su interior, por lo general pan, fruta y chocolates.

Dos días antes, los participantes de las regiones del estado, llevan a cabo una calenda, donde recorren las principales calles del centro histórico de Oaxaca, saludando a la gente, repartiendo sus productos. Ahí es donde dos de mis grandes amigos Mariano y Luis, tuvimos el honor de ser invitados a participar, y ser testigos primero que nada, de todo el detalle, el entusiasmo y el respeto con el que se prepara cada mínimo detalle de La Guelaguetza, y del cariño de los espectadores.

Recibimos mucha calidez durante toda nuestra estancia. Durante el recorrido, también se les ofrece
mezcal, ¡no podía ser de otra manera! Nosotros llevábamos nuestro favorito, Oro de Oaxaca.

Además de La Guelaguetza, Oaxaca es un Estado mundialmente reconocido por sus tradiciones (por algo llegó la película Coco al mundo) únicas y sobretodo tan arraigadas, sus folclor, su comida y más que nada el mezcal. Tan solo el 80% de esta bebida, se produce aquí, créanme, es muy bonito ver el proceso, desde que cortan el agave (el campo es una maravilla), el cocido en horno bajo la tierra, el destilado y el embotellamiento.

Esta temporada de fiesta que estuvo a tope, es un respiro a la economía local. Tan solo el año pasado, se generó una derrama económica de 336 millones de pesos, concentrados en el sector turístico.

Pero esto es tan sólo una pequeña parte de todo lo que aporta Oaxaca a México y al mundo. La Guelaguetza y su organización es un gran ejemplo de Relaciones Públicas, ya que con la unión y la pasión de sus participantes, junto con detalles muy bien logrados y una gran organización que no requiere de grandes monstruos empresariales, han conquistado todos los rincones del mundo. Oaxaca es el claro ejemplo de un pueblo que si se cae se levanta 10 veces más todos los días.

¡Nos leemos la próxima columna si Dios, la inspiración, las tlayudas, el mole y el mezcal de Oaxaca con el que sueño todos los días, pero sobretodo si mi editor que también sueña con lo mismo, me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (254 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *