El cine mexicano ya tiene su día

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

Yo no sé la semana pasada a qué Santo me encomendé y me premió tan gratamente. Fue justo el Día del Orgasmo Femenino cuando tuve, primero a escasos metros y luego a centímetros de distancia, a Tenoch Huerta, mi actor favorito (por el que late mi corazoncito de pollo) en la presentación del Día Nacional del Cine Mexicano. ¿Casualidad? No lo sé, pero Dios o la vida querían que además de verlo sonreír, yo me enterara bien de qué va esta celebración que comienza el 15 de agosto.


Así es señores, no sólo las mamás, los papás, los niños, el perro, el hombre y el gato tienen su día, también al cine mexicano se le festeja y por todo lo alto. Algunas de las actividades que comienzan ese día y terminan el 24 del mes, serán entre otras cosas, la proyección de más de 60 películas, (muchas de ellas restauradas) en distintas salas de cine y Cinetecas.

De verdad, dense la oportunidad de ir a sitios como La Casa del Cine o el Cinema Ifal, espacios únicos donde lo que duele es ver a tan poca gente, pero lo que reconforta es el buen cine que se proyecta ahí, y el olor de sus palomitas que no saben a cine comercial. A la par de estos ciclos cinéfilos, también habrá exposiciones de fotografía en varias estaciones del Metro de la CDMX , mesas de discusión, y mucho más.

El objetivo del Día Nacional del Cine Mexicano, es reconocer la contribución del cine a la cultura e ideología mexicana, y obviamente buscar estímulos para la industria, así como más públicos.

Así como hablamos hace algunas semanas que el futbol une a las naciones, en el caso de México, el cine hace lo mismo. El séptimo arte nos abre el paso a conocer nuevos mundos, historias de fantasía o de realidades ancestrales. Hablando del nuestro, es una puerta que deja ver de manera intacta, nuestras costumbres, tradiciones, personalidades, conflictos, e historias asombrosas que nadie más puede contar.

El cine mexicano, además de ser un gran publirrelacionista para nuestro país, representa actualmente el 15% del Producto Interno Bruto (PIB) de la cultura. Al año se producen aproximadamente 160 películas y más de 30 millones de espectadores acuden a las salas de cine. Por lo tanto, el rodaje de estas cintas, significan trabajo constante tanto para actores como productores y técnicos, para llevar el sustento a sus familias.

Para muchos, el cine es su escape o sueño reprimido, también es su inspiración o apapacho. Para otros, es motivo de “ligue” o para las reuniones con amigos y familia.

Muchos no podríamos concebir nuestra vida sin él. A veces las preguntas, las señales y las reflexiones siempre llegan con la película que acabas de ver.

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, mis noches de insomnio pensando en mi guapo amor platónico (Tenoch Huerta el guapo, el inteligente y culto), pero sobretodo si mi editor que es un experto en cine infantil, más aún en época de vacaciones escolares, me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (258 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *