Las peores campañas de Redes Sociales en México

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapa23

Es que hacer campañas con influencers es una buena idea que casi todas las empresas están llevando a cabo, pero no es cualquier cosa. No es llamar o buscar a dos que tres para que promuevan una marca. Trabajar con esta herramienta requiere de mucho cuidado, pero sobretodo de mucha estrategia.

Si bien ayudan a capitalizar el mensaje, hay que saber hasta donde apretar y tirar, no cometer alguna imprudencia o incluso llegar a hartarnos como tonito de rola de Estéreo Love: “yo te di, to’ my love” (me tiene harta).

Hace algunos días se viralizó en redes sociales la campaña de Hershey’s #HacerelBienHaceBien, en la que un grupo de influencers completamente desconocidos, iban repartiendo chocolates en las calles, principalmente a personas en situación de pobreza extrema. A esta idea, le seguía una imagen que sería publicada en las redes sociales de los “lídersitos de opinión” estos.

Las criticas obviamente no se hicieron esperar, pero como dicen muchas empresas de hoy, dirigidas sobre todo por millennials: “mientras hablen bien o mal de nosotros, que hablen”, y les ha importado muy poco salpicar temas dolorosos, y hasta el nombre de México.

Ejemplos recientes les puedo dar muchos. Uno de ellos el error garrafal de una marca de lentes españoles (mejor consume diseño mexicano), que por querer hacerse los “graciosos” y darle el control total de su estrategia a su CM (sin estudios ni de preparatoria), se le ocurrió que sería buena idea ofender a los mexicanos hablando del muro de Trump, y que mejor nos pusiéramos sus lentes para que no nos vieran los ojos irritados de tanto llorar. En esos días, esta marca patrocinaba al gran piloto mexicano Sergio “Checo” Pérez, quien inmediatamente sacó la casta y defendió a nuestro país, deslindándose en ese momento de la marca por completo. Por si esto no les sirvió de lección, en este 2018, a una de sus submarcas, que busca ganarse un lugar entre los consumidores de nuestro bello país, se les ocurrió la grandiosa idea de hacer otras gafas en colaboración con el “kaiser” Rafa Márquez. A pesar de que su departamento de Relaciones Públicas les advirtió que no las hicieran, por los problemas legales del futbolista, lo hicieron. El resultado, miles de gafas empaquetadas sin poder venderse, listas para tirarse a la basura. Con acciones como estas, que hablan de la poca visión, sensibilidad y conocimiento del mercado, nadie más volvió a saber de ellos.

El común denominador de empresas que les han salido caros sus errores, como los casos de Chocolates Crunch haciendo alusión a los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, la imagen de Peña Nieto subido en una cubeta de Comex durante la visita de los Reyes de España, y ahora Hershey’s, han desatado indignación y un paso más hacia la desconfianza, y todo gracias a sus redes sociales.

Lo más grave es que la mayoría son monstruos empresariales los que cometen estos enormes tropezones. No puedo dejar de mencionar en esta ocasión a Grupo Bimbo y a Panaderías El Globo, por premiar hace poco a un niño de Veracruz, tan solo por el hecho de ser fanático de las conchas de pan. Su premio fue llenarlo de panes gratis durante un año (y gritarlo a los cuatro vientos en sus redes)…¡ah! Y una mochila y unos lápices de colores. Por algo en México, tenemos el merecido primer lugar en obesidad infantil.

La campaña de Hershey’s #HacerelBienSabebien, ha sido un completo desastre, que solo demuestra cero conocimiento, urgencia de treparse al “tren del mame” para tratar de llegar, según ellos a un nuevo target.

Las empresas no han terminado de entender que no pueden soltar sus controles a cualquier cerebro inexperto y/o que cobre poco. Para que una marca crezca, hay que invertir en trabajos de calidad y con completo conocimiento de causa, pero sobretodo, que reflejen congruencia y sean del todo orgánicos. Con esto me refiero a que hay que actuar natural, y no solo posar para la foto.

Para que una empresa se renueve, es necesario tener en mente que hay que invertir en campañas novedosas, llevadas a cabo por personal experimentado, y que conozca las necesidades básicas del consumidor, con los objetivos claros de su propia campaña. A veces, solamente con acciones mínimas de Relaciones Públicas, es posible llegar con el mensaje clave a las audiencias.

Por ejemplo, les cuento que Seguros Monterrey acaba de implementar junto con “Save The Children”, el programa “Niños en Duelo” para apoyarlos al momento de sufrir la pérdida de uno o sus dos padres, y saberlos guiar. El mundo está necesitado de ver, sentir y ser testigo de nuevas historias, experiencias gratificantes pero más que nada verdaderas. Hershey’s: te habría resultado mejor apoyar fundaciones para que la gente con la que tus influencers se tomaran fotos, tuviera techo y un plato de comida caliente. Si eso hubiéramos sentido, todos los que vimos esa campaña, ya estaríamos con la cara llena de barros, de tanto de su chocolate que nos reventamos, solo por ayudarte.

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, y esperando que el aguacate que me acabo de comer después de tantos corajes marketeros, pero sobretodo, si mi editor que es un papá a todo dar, me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (250 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *