Bose: un hijo de migrantes y su pasión por el sonido

Por Armando Enríquez V.
Twitter: @cernicalo

La historia de esta empresa es también, otro ejemplo de como la migración ha resultado la mayor fortaleza de un país que hoy se niega a reconocer el valor de los seres humanos. Esta es la historia de Amar Gupta Bose, fundador de la marca de sonido Bose.

Si bien es cierto que Amar Gupta Bose nació en Filadelfia el 2 de noviembre de 1929, también lo es el hecho de que su padre llegó a Estados Unidos procedente de La India. Su padre, un nacionalista bengalí, huyó de la India ante la andanada del Imperio Británico, nueve años antes del nacimiento de Amar arribó a Estados Unidos y se casó con una maestra norteamericana.

Amar desde la infancia descubrió su amor y don para reparar primero trenes y después radios, a los trece años, en las ferreterías cercanas a su casa Amar Bose dejaba tarjetas anunciando que reparaban radios, eran los años de la II Guerra Mundial y no había mucho dinero para comprar todo nuevo, las reparaciones eran la mejor manera de seguir teniendo algunos artículos del hogar entre ellos los radios. La gente llevaba los radios a las ferreterías, donde eran recogidos por el padre de Amar, o los llevaba directo a la casa de la familia Bose, donde como se indica en el sitio Web de Bose, Amar tenía un trato con su padre quien le permitía quedarse en casa un día de la semana en lugar de ir a la escuela reparando los radios, de la misma manera Amar tenía un acuerdo con las ferreterías donde se anunciaba y les daba el 10% de la facturación.

Al terminar la preparatoria Bose tenía una inquietud nacida de su trabajo reparando radios y era al final de cuentas lo que importaba era cómo se diseñaba un aparato de radio, Bose quería conocer la teoría detrás de un radio y sabía perfectamente que para lograrlo tenía que obtener un grado universitario y sabía que el mejor instituto tecnológico en Estados Unidos era MIT, por lo que decidió inscribirse en él. A pesar de no ser un alumno de excelentes calificaciones, ni haber sido contemplado como una de las opciones para ser admitido en el MIT, Amar Bose entró a la universidad gracias a una carta de recomendación escrita por un alumno de MIT, originario de Filadelfia y que conocía el trabajo de Amar Bose en su tienda de reparación de radios, el joven Bose fue aceptado en la universidad. Amar sabía que no tenía el dinero necesario para llevar a cabo toda su carrera en el MIT por lo que se esforzó estudiando más que ninguno tratando de sobresalir entre sus compañeros iniciando sus estudios dos horas antes que los demás en la biblioteca del instituto.

Después de un año de ardua disciplina Amar Bose obtuvo una beca del MIT que aseguró todos sus estudios en la institución.

Bose terminó su carrera y poco después inicio su doctorado en MIT, al concluir sus estudios en 1956, y de acuerdo con el video en el sitio web de la empresa, Amar Bose decidió darse como regalo por el fin de sus estudios un sistema de sonido de alta fidelidad, conocido popularmente en Estados Unidos como Hi Fi. Pero se llevó una desagradable sorpresa con la manera en que el sistema reproducía el sonido, a pesar de que las especificaciones eran las correctas para un sonido perfecto.

Obsesionado por la diferencia entre las características de la ingeniería de la bocina y su desempeño, Amar Bose pidió permiso al jefe de los laboratorios acústicos de MIT para usarlos e intentar descubrir las razones de las discrepancias. Lo que descubrió Bose en el curso de su investigación fue que no existía relación alguna entre las dos cosas.
Bose pronto se convirtió en docente del instituto, algo que el jamás había imaginado, ni deseado, pero eso le permitió desarrollar su talento y diferentes inventos.

Bose tenía diferentes patentes que durante un tiempo intentó licenciar a alguien para que las produjera. Un día uno de los maestros con mayor jerarquía en los laboratorios de acústica el Profesor Y.W. Lee llamó a Bose a su oficina y una vez que estuvieron los dos reunidos y de acuerdo con el testimonio del propio Bose, el Profesor Lee le contó acerca de los años de la II Guerra Mundial en los que el chino, nacido en Macao en 1904, se había convertido en vendedor de curiosidades y de cuales eran el principal sueño y la principal preocupación de todos los vendedores de curiosidades, el sueño era encontrar o que en sus manos cayera un articulo realmente valioso, mientras la preocupación era ser capaz de darse cuenta del valor de ese objeto para no malbaratarlo y dejar pasar la oportunidad de hacerse rico. Una vez que le contó esto, Lee le pidió a Bose abandonar su oficina, pues era todo lo que tenía que decirle aquel día.

Bose salió de la oficina de Lee habiendo comprendido que el profesor chino, a manera de esfinge que habla en metáforas, le había querido decir que sus patentes eran lo suficientemente valiosas para darlas a otro y que debería ser él, Bose, quien tenía que capitalizar su conocimiento. Por lo que comenzó a pensar en crear una empresa.

Sherwin Greenblatt, era en eses entonces un estudiante de MIT a punto de graduarse y quien había asistido no sólo a las clases de Bose, pero era su asistente tanto como maestro como en el laboratorio donde le ayudaba con sus investigaciones y artículos. Un día Bose se acercó a Grenblatt y le preguntó si estaba dispuesto a continuar su trabajo con él trabajando en su empresa, a lo que Greenblatt solo atinó a preguntarle ¿Cuál empresa? ¿y a qué se refería, a cuál empresa? De esta manera Greenblatt quien con el tiempo sería el presidente de Bose de 1985 a 2001, se convirtió en el primer empleado de la empresa de Amar Bose.

Fue a través de pláticas y de ideas como en 1964 Bose fue fundada. Pasaron tres años, el fracaso de las primeras bocinas diseñadas por el equipo de Bose que parecían un cuarto de naranja, por desconocimiento de los canales correctos para anunciarse llevó a la joven empresa a un momento de crisis y decisiones. Una parte de la empresa dedicada a productos electrónicos para el Departamento de Estado del gobierno norteamericano tenía pequeñas ganancias a diferencia de la división de audio que era la que más gustaba al dueño y a los empleados, así que se decidieron a solucionar el problema que representaba la mercadotecnia de las bocinas ya que no existía dinero para considerar la publicidad.

La estrategia de los empleados de Bose fue hacer llegar un equipo de bocinas al critico de sistemas de sonido más importante, Julian Hirsch, quien tenía un gran conocimiento en la parte técnica del sonido, y lograr que la revista para la que escribía le pidiera esa reseña. Los resultados fueron extraordinarios pues la reseña de Julian Hirsch sobre las bocinas hablaba muy bien del producto, los seguidores de este hombre replicaron la reseña, hicieron las propias y Bose pidió permiso a la revista para imprimir el artículo y repartirlo entre sus distribuidores y todo aquel que lo quisiera.

De esta manera e implementando una técnica de publicidad que es base de la empresa y a la que llamó “Credibilidad a partir de un tercero.” Todos los anuncios de Bose contienen una cita de una persona de reputación que da credibilidad a la marca.

Bose se convirtió no sólo en el referente de una marca excepcional en bocinas, audífonos y otros sistemas de comunicación o de aislamiento de sonido como sus nuevos audífonos para dormir sin ruidos.

En 2011 Amar Bose otorgó a su alma Mater, MIT, el control mayoritario de la empresa. Asegurando de esta manera que la universidad se beneficiara de una parte de las ganancias de la empresa y la empresa no tendrá accionistas que piensen únicamente en el dinero, sino que esta permanezca para que los investigadores realicen su trabajo con libertad.

En el video del sitio web de Bose Susan Hockfield, entonces presidenta de MIT, cuenta cómo al enterarse por boca de Amar de su regalo, alcanzó a preguntarle a Bose tras el shock inicial; “…pero no me ha dado la información más importante ¿Qué quiere que MIT haga con Bose?” A lo que el empresario y ex catedrático respondió: “Lo que ustedes consideren lo mejor.”

Amar Gupta Bose murió el 12 de julio de 2013. Alguna vez este brillante hombre dijo: “Si piensas que algo es imposible de hacer, no distraigas a la persona que lo está haciendo.”

Acerca del autor: Armando Enríquez Vázquez (168 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *