Las sabrosuras del Día de Muertos y sus Relaciones Públicas

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

Oiga usted, ¿no coincide conmigo de que ya comenzamos la época con más comilonas y festejos para ir terminando el año? El Día de Muertos en lo personal es de mis fechas favoritas, ya que además de diferenciarnos entre muchas culturas de otros países, nos identifica como mexicanos.

Cómo no emocionarnos con el simple hecho de pensar que nuestros seres queridos vienen del más allá para estar aun más cerca de nosotros, aunque sea solamente por unas horas. Es una magia única que nadie más puede contarnos.

Uno de los símbolos favoritos del Día de Muertos es el pan de muerto, delicia obligada en todas las ofrendas y en nuestro día a día. Muchos ansiamos que llegue la temporada solo por disfrutarlo remojado en chocolate o un café, incluso ahora relleno de nata, cajeta, dulce de calabaza y hasta Nutella. Sin duda, el pan de muerto es uno de nuestros estandartes más importantes y sobre todo más preciados por nosotros mismos y por la gente que viene de otros países. Su sabor y auténtico estilo, es lo que lo distingue de entre los demás.

El origen del pan de muerto está en la época de la conquista. Durante el festival de las ánimas se sacrificaba a una doncella y su corazón era depositado en una olla con amaranto, la persona que encabezaba el ritual mordía el órgano como señal de agradecimiento a los dioses. Las cuatro canillas que lleva el pan van orientadas a los cuatro puntos cardinales y cada una está dedicada a un dios diferente: Tezcatlipoca, Tláloc, Quetzalcóatl y Xipetotec. Su peculiar forma circular representa el ciclo de la vida y la muerte y la bolita superior simboliza el cráneo.

Al pan de muerto tan arraigado a nuestra vida diaria, lo podemos encontrar prácticamente en cualquier lugar, ya sea en Sam’s desde mayo-junio, en restaurantes, tiendas y panaderías. También en muestras gastronómicas, exposiciones donde han presentado nuevas versiones, colores y sabores en torno a esta delicia.

Con la llegada de la manteconcha y otras aberrantes transformaciones al pan de México, las compañías, sobretodo de consumo, no podían quedarse atrás. Ejemplos como el de Starbucks que desde hace algunos años ofrecen pan de muerto en versión marmoleada o ahora este año con todo y su papelito para que te lo empaques completo y no hagas un batidillo (qué bueno que piensan en nosotros). Lo que les agradezco es que mantengan la verdadera forma del pan, no como Cielito Querido que se les ocurrió lanzar el Pan de Muertito, que más bien parece un muñeco vudú. Señores, qué manera tan más rara de “evolucionar” una tradición mexicana al mero estilo del marketing.

Por ejemplo, en México hay muchas regiones donde hacen el pan de muerto de forma distinta. El de Oaxaca por ejemplo, es de yema y tiene un toque de anís o mantequilla, es súper rico. En este estado, la celebración del día de muertos no se entiende si no hay un pan de muerto acompañado de chocolate. Además de su forma, a este pan lo caracteriza una figurita que se les agrega para simbolizar al ánima a quién se le dedica el pan.

Las Relaciones Públicas ayudan a promover el trabajo de las marcas, pero nosotros somos los responsables de llevar el mensaje correcto, en este caso promover las tradiciones genuinas de nuestro país. El Día de Muertos es sin duda, una gran herramienta de RP para México. Nuestra alegre forma de honrar a los difuntos contagia cada día más a propios y extranjeros, es por eso que es importante cuidar los detalles, contar historias reales porque es la herencia que tendrán las futuras generaciones. Que sepan que antes de la manteconcha, hubo una mantecada y una concha que tal vez se enamoraron, y de eso se derivó este nuevo, ¿pan? No sé si llegó para quedarse.

¡Nos leemos en nuestra próxima columna si Dios, la inspiración, pero sobretodo si mi editor que se está haciendo pato con mi pan de muerto, que por aquí le digo que mi favorito es el de Maison Kaysier, me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (258 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *