Chilchota, la marca de queso con 50 años de edad y una historia extraña

Por Armando Enríquez V.
Twitter: @cernicalo

Con un nombre tarasco y un origen norteño, Chilchota es una de las empresas queseras más importantes del país.

Una de las regiones de producción agrícola más importante en el norte de México se encuentra en la zona conocida como La Comarca Lagunera, que originalmente tenía 13 lagos y ahora tiene una serie de presas que se ocupan de administrar el agua. La región comprende municipios de los estados de Coahuila y de Durango. De hecho, dos de las principales ciudades de estos Estados se encuentran separadas sólo por un puente, pero forman una misma área metropolitana; Torreón, Coahuila y Gómez Palacios, Durango.

La riqueza e importancia de la Comarca Lagunera ha determinado que en la zona se hayan creado industrias importantes para el paí,s sobre todo en el ramo de la agricultura, la ganadería y de los productos derivados de esta actividad.

La información acerca de las razones que llevaron a Ernesto Herrera Zavala a abandonar su natal Michoacán y asentarse con su familia en Gómez Palacios es nula. Por algunos portales de Internet se sabe que su hijo Carlos Antonio Araluce nació el 24 de enero de 1936, dos años antes de que la familia se mudara al norte, en el pueblo michoacano de Chilchota. Chilchota de acuerdo con los etimólogos del náhuatl y del tarasco tiene el mismo significado en ambas lenguas: “Lugar de Chiles o Chile verde”

Acerca del empresario se sabe poco también, algunos portales web mencionan que estudió hasta tercer año de primaria y que más tarde cuando tenía treinta y dos años, en 1968, fundó una empresa dedicada a la elaboración de quesos artesanales a la que bautizó con el nombre de Chilchota, en honor al pueblo en que el que había nacido su padre y de acuerdo con la historia, él también.

Chilchota procesó en un principio 7 mil litros de leche, intentando conquistar el mercado de la Comarca Lagunera y el de la Ciudad de México. La calidad de los quesos pronto conquistó a los mercados del centro del país y la empresa creció de tal manera que, cincuenta años después, es una de las principales empresas en la industria quesera de México.

Hoy, Chilchota produce mas de 56 mil toneladas de productos lácteos, principalmente quesos.

En la historia de México no es extraño que un empresario se vuelva político y sin que nadie sepa cómo, su empresa crezca de manera importante. Las historias y leyendas negras rodean a Carlos Herrera Araluce pues se cree que, desde su poder político como presidente municipal de Gómez Palacios, cargo que ocupó en dos periodos representando al PRI, ayudó al desarrollo de su empresa.

Carlos Herrera Araluce murió el 2 de marzo de 2016 en Gómez Palacios, Durango. La empresa continúa siendo familiar y son sus hijos, Ernesto, Carlos Manuel y Leticia Herrera Ale, quienes la dirigen ahora.

Chilchota es el claro ejemplo de una empresa 100% mexicana a la que no le interesa contar su historia, ni sentirse orgullosa de ella.

Acerca del autor: Armando Enríquez Vázquez (202 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *