Carta a Santa Claus de parte de todos los publirrelacionistas

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

Querido Santa:
Un año más está por terminar, justo cuando acaba de comenzar la Cuarta Transformación en nuestro querido México, y como cada 12 meses te pido muchas plegarias, especialmente para nosotros los publirrelacionistas.

Muchos de nosotros vivimos un año complicado, tú mejor que nadie sabes que cuando les va mal a las empresas, o simplemente porque no creen en nuestra profesión, lo primero que cortan son nuestras áreas o a nuestras agencias.

Te pido que cada día que pase, valoren más nuestro esfuerzo, nuestro trabajo diario, pero sobretodo nuestros conectes con el alto, bajo y medio mundo, porque sabes que uno nunca sabe qué o a quién se puede necesitar, incluso hasta para darle una “calentadita” (y ofrecerle un ponche navideño por supuesto).

Te pido que a nuestras marcas les alcance el presupuesto, primero para pagarnos oportunamente porque no vivimos de intercambios al cien por ciento, ni del aire que respiramos, que por cierto cada día hace que se nos congestionen las vías
respiratorias. Pero bueno, sé que mucho de eso ya va a terminar, porque con la reducción de presupuestos y de muchas cosas más por parte de nuestro nuevo gobierno, no dudo que al “aire malo” también se le vaya a poner una multa para que salga menos.

Te pido por mí y por todos mis colegas, que haya menos lucha de egos, que todos trabajemos por un bien común, que no andemos de cacería queriéndole quitar al cliente a nuestro colega, que es como bajarle el novio o la novia al prójimo. Hazlos entender que el sol sale para todos. Lo que deberíamos de hacer más seguido, son orgías de marcas, donde establezcamos alianzas los unos con los otros y crecer en conjunto en la más completa armonía. Ilumínanos y danos mucha creatividad el año que entra, cada vez necesitamos ofrecer mejores estrategias porque nuestros jefes se nos ponen más rudos y exigentes. Te pido que también nos ayudes a bajarles los humos a los “influencers” de nuestra era, pero mejor de eso platicamos tú y yo en corto.

Dile a nuestros jefes, clientes, periodistas, audiencias que también nos merecemos respeto, que nuestra profesión es tan valiosa como la de los demás, y somos los magos que vuelven realidad todos, bueno casi todos sus deseos. Entendemos que hay épocas y momentos buenos y malos, pero no sean gachos, trátenos más bonito, a veces nuestro corazoncito duele porque nos hablan golpeado, no valoran nuestra chamba o no saben ni dar las gracias.

Para mi país, te pido que en esta nueva era ilumines la cabeza de nuestro nuevo presi, que eso de los presupuestos destinados a educación, cultura, salud y sobretodo seguridad, vayan por el canal correcto y seamos una sociedad más educada y llena de planes de crecimiento, también con la ayuda de cada uno de nosotros. No le dejemos la responsabilidad a una sola persona y nos quedemos sentados a esperar.

Que sigan pasando cosas así de bonitas como la portada de Vogue con Yalitza Aparicio, la cual rompe esquemas y abre muchas puertas, que haya más personas felices rondando por todas partes. De paso ahí mueve tus influencias para que su Roma gane el Oscar.

Así como la historia de Yalitza, nosotros los publirrelacionistas necesitamos construir nuevas historias, esas que hablen de un nuevo México, ese país que al entrar te deja maravillado y que al salir te parte el alma porque ya no quieres irte. Ya no queremos un solo periodista más asesinado, queremos la verdad y la libertad de la palabra sean algo normal. Échale la mano a la comunidad LGBT para que la lucha por sus derechos sea válida en todas partes y en cualquier momento. Haz que todos los niños tengan una enorme sonrisa, que tengan las condiciones necesarias para su educación y que
nosotras las mujeres seamos respetadas y caminemos seguras por las calles.

Y como no todo es pedinchería, te agradezco los memes que me llegan cada día. Primero quieren decir que un chorro de gente se acuerda de mí, y otro lado, la neta es que sin ellos (sin los memes, bueno, sin la gente también), mi vida no sería la misma. No imagino ya una serie o una noticia sin un meme de por medio. Si puedes, constrúyele un monumento al que se le ocurrió estas grandes ideítas gráficas que nos sacan miles de carcajadas y que hacen que de la “”hora nalga” se pase más rápido.

También te doy las gracias por nuestro trabajo, por dejarnos ser “pi-ars”, porque no cualquiera puede serlo, por cada nuevo día y por cada aprendizaje experimentado tanto en nuestra labor y nuestra vida diaria. Cada día tratamos,
lidiamos con personas, tecnologías y puntos de vista de chile, mole y manteca, en el que casi siempre debemos estar de acuerdo en todos, aunque sea solo por convivir.

Esto del “pi-ar” se trata de conectar con personas, yo lo sé, gracias por todas las que me regalaste este año, tan importantes se han vuelto en mi vida, que ya se quedaron forever. Gracias por los reencuentros con muchas otras por ahí escondidas en el alma, y que por algo han regresado. Gracias por las que aquí siguen y las que me brindan lo mejor y lo peor de ellos pero seguimos juntos, de eso se trata la vida.

Es tiempo también de propósitos, pero ya que sean deseos y voluntades reales y que vayan a cumplir de a deveritas. Ya dejen de pedirle a “algo” o a “alguien” especifico (por lo general a Diosito), que los baje de peso y que les consiga pareja, o que incluso les consiga una chamba nueva. Señores, no es gracia del Espíritu Santo nomás, hay que trabajar en uno mismo desde el interior y tratar de ser mejor persona, hay que echarle ganas a la vida porque sí, en efecto, las cosas que llegan, es porque las hemos construido. Ya dejémosle la responsabilidad al ser supremo y bajémosle la chamba y hasta las mentadas de madre, ya debe estar harto de tanta plegaria chick flick. Este año que comienza pueden comenzar a subirle una raya más a las pesas, bajarle a la caloría malévola, separen la basura y tiren lo que ya no sirva (en todos sentidos), denle el asiento a la viejita en el Metro, si toma no maneje, deje propina en el restaurante, ayude a lavar los trastes de su casa, abrace cuando quiera hacerlo y dígale a esa persona que la quiere, no sean gandallas y trabajen pensando en el bien de los demás.

Gracias a ustedes mis lectores favoritos, que semana a semana dan clic a esta página y se enteran de lo que pasa por mi cabeza. Este espacio se ha vuelto parte de mi vida, es una necesidad de expresión, que me ha dejado muchas cosas buenas, excepto a la buena suegra.

¡Nos leemos en la próxima columna si Diosito quiere, la nueva inspiración del 2019, pero neta, sobretodo si mi editor (que yo creo que si) lo permite!

¡Felices fiestas!

Acerca del autor: Diana Alarcón (288 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


2 Responses to Carta a Santa Claus de parte de todos los publirrelacionistas

  1. José Luengas dice:

    Cool 👍🏼
    Que vengan muchas más columnas y experiencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *