Las redes sociales después de You

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

Siempre hemos hablado en esta columna que “somos lo que publicamos” en nuestras redes sociales. Todos, absolutamente todos, nos hemos hecho esclavos de estas plataformas en las diariamente alimentamos, y tal vez no nos damos cuenta con cuánta frecuencia o qué tipo de información compartimos. (*alerta de spoiler)

La maravilla de las redes sociales es que nos mantienen al tanto de lo que pasa, nos acercan con los que están lejos, pero también nos alejan de los que tenemos cerca. Las redes dejan ver mucho de nosotros, pero también mucho de lo que tal vez no somos, ya que son el sitio perfecto para el faroleo. Para nosotros los publirrelacionistas (si es por chamba) son una herramienta fundamental, que con mesura, elegancia y sin abuso, nos brindan muchos beneficios como nuevos proyectos, amigos y likes de corazoncito.

Hoy en día, las redes sociales (te dediques a lo que te dediques), son un arma de doble filo, ya que además de dejar ver la maravillosa persona que eres, te pone en una situación de riesgo. Muchas veces no sabemos quién nos está viendo, incluso muchas empresas se fijan mucho en como es nuestra vida virtual, para de ahí tomar la decisión de contratarte o no.

Ese doble filo también puede traducirse en un semillero de envidias o tal vez de depresión de muchos usuarios al ver “esa felicidad” de los demás, y que tal vez ellos no tienen, lo que conlleva a una autoestima baja seguida de una depresión extrema.

Eso es justamente lo que la recién estrenada serie «You» de Netflix, una especie de comedia romántica y thriller, nos quiere comunicar, ya que el tema ha causado furor, y sin temor a equivocarme, si ya la vieron, pueden sentirse identificados con muchas de las situaciones del uso desmesurado de estas plataformas, y que tal vez no se habían dado cuenta.

Les cuento un poco: Joe Goldberg es encargado de una librería en NY y se enamora de Beck, una escritora (para mí es sosa y frustrada), que es fanática de las redes sociales y de compartir ahí santo y seña de su vida. A lo largo de los 10 capítulos que dura la serie (te la avientas en un fin de semana), Joe se encarga de acosar a Beck y se informa de todo lo que hace, lo que le gusta, dónde anda o si le dice mentiras, obviamente ya saben por dónde. Joe elimina cualquier obstáculo que se interponga o que distraiga a Beck para estar más cerca de ella.

Ante este shock, sobretodo después de ver el final , muchos usuarios de redes sociales han cambiado sus hábitos en Internet, pues les cayó el veinte de que no podemos estarle dando a desconocidos información relevante.

Después de «You», la publicación de las fotos de Los Cabos, el auto nuevo, la comida en Polanquito, los hijos, la familia, los clientes, tendrán más candados o incluso se pensará dos veces antes de subirlas. Hay que elegir qué redes son para qué, por ejemplo, Facebook es para reencontrarse con los viejos amigos, poner este tipo de imágenes que les comento; Twitter es para quejarse del vecino, de Profeco, de AMLO o hasta del clima, y finalmente, Instagram es para los atardeceres, la foto de tu gato o de tu comida “nais” que vas a comerte, o que tal vez se la está comiendo el de la mesa de junto, pero parecerá tuya ¿quién se va a enterar?

Después de «You», nuestra vida no será igual, pero tiene que continuar. La idea no es desaparecer del mundo cibernético ni cerrar nuestras cuentas de por vida, ¡el mundo nos necesita y nosotros del el! Finalmente aquí dentro no todo es malo, que sería sin los memes diarios, los videos, volver a meterte a ver el perfil del tipo que te trae loca, saber de alguna nueva noticia o evento o incluso lo que realmente pasa en tu país, expresado por los mismos medios y la opinión de miles de usuarios en tiempo real.

Lo que sí, es que de hoy en adelante podemos comenzar a manejar un perfil un poco más discreto y establecer algunas restricciones, como cuenta privada, no aceptar a personas que no conozcamos, y sobretodo, quitar la geolocalización en todo momento.

Hoy en día con las herramientas que cada plataforma nos da, podemos estar más alerta de cualquier acción que podría considerarse una amenaza, y si crees que tienes al enemigo cerca, simplemente practica el “block” y establecerlo como un deporte, es un éxtasis personal que nadie puede quitarte.

A esta hora, ¿cuántas fanáticas de Penn Badgley (o sea Joe) no dijeron “quiero un acosador como este”. Pero sí cómo no, si además de guapo es carismático, culto y siempre tiene una sonrisa para los clientes (y clientas) de la librería. El mensaje claro es que a veces abrimos la puerta a quien sea sin conocerlo y de inmediato, también solo por ser “guapito” creemos que nada malo podría pasar.

Además de la privacidad y del ‘stalkeo’, «You» también ha expuesto (para mí) la diferencia entre el amor y el abuso emocional. Claramente vemos a un Joe Goldberg además de entrometido, manipulador y maltratador. La serie retrata enfoques machistas, que confunden amor con obsesión, pobre Beck.

El tiempo para estrenar la serie no pudo ser mejor, porque se lanzó meses después de que se supiera que los datos de las personas no están seguros en Internet gracias al caso de Facebook y Cambridge Analytica (ñaca ñacaaa), así que síganle de confiados amigos.

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, a ver con que otra serie me desvelo, y sobretodo si mi editor que de seguro se apanicó con esta columna (así como con la gasolina) ya anda viendo dónde se le cambia la privacidad a sus redes sociales!

Acerca del autor: Diana Alarcón (297 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


One Response to Las redes sociales después de You

  1. […] entrada Las redes sociales después de You aparece primero en The […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *