Una travesía multiusos: la historia de la marca 3 en Uno

Por Armando Enríquez V.
Twitter: @cernicalo

A finales del siglo XIX un hombre creó uno de los aceites industriales más importantes y populares en el mundo. Esta es la historia de la célebre marca 3 en Uno.

Todos en algún momento de nuestra vida hemos recurrido al maravilloso producto con una marca peculiar: 3 en Uno. Es un aceite que nunca falta en casa y resuelve muchas situaciones. Este aceite nació a finales del siglo XIX, como resultado de una mente visionaria.

Su nombre lo dice todo. 3 en Uno. Se trata de un aceite que cumple con tres funciones; lubrica, previene la oxidación y limpia. George W. Coole desarrolló la mezcla para ponerla en la cadena de su bicicleta. Esto sucedió en 1894. Coole decidió entonces poner a la venta su invento y en 1899 formó, bajo las leyes del estado de Nueva Jersey, una empresa a la que llamó G.W. Coole Inc. En 1905, la empresa cambió de nombre por el 3-IN-ONE-Oil Company.

Originalmente el aceite se envasaba en una botella de vidrio verde con las palabras “Three in One Oil” en relieve sobre el vidrio. A la fecha, la búsqueda de estas botellas entre los coleccionistas es común y la misma empresa que fabrica el aceite lanzó una campaña en el centenario de la marca en busca de la botella más antigua, con un premio de 1,000 dólares. La botella verde se cerraba con un corcho y no fue si no hasta 1910 cuando se implementó una tapa metálica con rosca.

En 1933, una empresa que se llamó Drugs Incorporated compró la fórmula de 3 en Uno, la empresa desapareció ese mismo año y 3 en Uno pasó a ser parte de Sterling Products Inc, la cual a su vez vendió la marca a la empresa A. S. Boyle Company en 1936. La botella de vidrio se desechó y 3 en Uno comenzó a venderse en una lata con un pico que dosificaba el aceite, algo que no era posible con la botella de vidrio. 

A. S. Boyle Company era una subsidiaria de una empresa mucho más grande llamada en un principio American Home Products, dedicada también a la fabricación de medicamentos y otros productos de casa como limpiadores y detergentes para lana. Esta empresa con el tiempo se convirtió en la farmacéutica más grande del mundo y se llamó Weyth. En 1990, otro gigante le compró la marca a Wyeth; ésta fue Reckitt & Coleman Inc.

Finalmente en 1995, 3 en Uno pasa a ser parte de la compañía WD-40, especializada en la fabricación de lubricantes y aceites. En 1999, se agregó a la lata de aerosol un tubo que ayuda a dirigir el aceite hacia un punto especifico para lubricar. 

El logotipo de 3 en Uno es básicamente el mismo desde un inicio y las botellas de vidrio más antiguas que se han logrado rescatar con las etiquetas aún colocadas, muestran un número uno en cuyo interior hay un numero tres con el “in” debajo del tres. Las antiguas latas muestran a los números encerrados en un circulo negro, actualmente el circulo es rojo, el uno está inclinado.

A pesar de tantos cambios de dueños, 3 en Uno sigue siendo un aceite o lubricante multiusos con gran demanda, se vende en más de 60 países y este año cumple 125 años de existir. Desgraciadamente, estos mismos cambios de dueños hacen que se pierda la historia de George W. Coole y la verdadera travesía de la marca en sus diferentes etapas. En los años 70 y 80 en casa de mi abuela paterna siempre había una botella de un aceite rojizo que tenía en la etiqueta el logotipo de 3 en Uno, era un aceite especial para limpiar y embellecer los muebles de madera. Hoy parece que ya no existe, pero la marca tiene productos especializados para motores, puertas de garaje, ventanas y cerraduras entre otros.

Cuando la marca cumplió cien años en 1994, la etiqueta se volvió negra con la leyenda: “Cien años, Cien usos”.

Acerca del autor: Armando Enríquez Vázquez (179 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *