Fester e Imperquimia: historias de marcas impermeabilizantes mexicanas

Por: Armando Enríquez V.
Twitter: @cernicalo

Existen al menos dos marcas que son tradicionales en el mercado nacional de impermeabilizantes y que tienen su origen en nuestro país. Estas son las historias de las marcas Fester e Imperquimia.

Entre los productos más utilizados año con año en casas y edificios están los impermeabilizantes, estos materiales están diseñados para proteger las viviendas y construcciones de las acciones del
agua, del filtrado de esta en techos, lozas y paredes que terminan por debilitar la estructura. Muchos impermeabilizantes se elaboraron a partir de productos derivados del petróleo, sobretodo en siglo XX.

Existen dos marcas de origen mexicano que sobresalen en el mercado de los impermeabilizantes; Fester e Imperquimia. Fester nació en 1949, Imperquimia fue fundada en 1967. Ambas son viejas
conocidas de los ingenieros, arquitectos, constructoras y aplicadores de nuestro país.

Fester, nombre que surge de la unión de los apellidos de Francisco Ferry y Alfredo Stern, los socios
que se unieron en un principio para importar materiales de construcción antes de iniciar la década
de los cincuenta. No fue sino hasta la década de 1960 cuando Fester comenzó a producir sus propios impermeabilizantes. Con ese propósito Fester construyó una planta en Santa Clara Xalostoc, en el Estado de México, con la denominación ASCON (Asfaltos para la Construcción), en dicha planta se elaboraron impermeabilizantes asfalticos que se aplican en frío. La siguiente década marcó la llegada de los impermeabilizantes acrílicos y Fester comenzó a poner diferentes tiendas propias para la venta de sus diferentes productos.

En 1982, una de las grandes empresas nacionales compró a Fester: Industrias Resistol que era el
líder en pegamentos. Fester se deshizo de sus tiendas y estableció en su lugar una red de vendedores autorizados, una especie de cadena de ferreterías y tiendas de diferentes tipos en los que vendía el impermeabilizante. También en esos tiempos y bajo la directriz de Resistol, Fester comenzó a exportar sus productos a Cuba, Costa Rica y Guatemala.

En 1993, Fester adquirió a su principal competidor en el mercado mexicano. La empresa Revoplas y
su marca Acriton, que fue incorporada al catálogo de Fester y a la fecha se vende como Fester Acriton.

Para 1994, Resistol construyó una planta en Salamanca, Guanajuato donde hasta la fecha se fabrican
los diferentes productos de Henkel, porque en 2003 Resistol fue adquirida por el gigante alemán de los pegamentos.

El logotipo de Fester surgió de una firma autógrafa inventada con el nombre de la sociedad entre Ferry y Stern. La supuesta firma va en blanco sobre un ovalo rojo y por lo general el fondo, incluso el de los productos es azul. Fester ha sido a largo de su historia consistente y muy fiel a este logo. Fester cuenta con una gran variedad de productos entre impermeabilizantes, selladores, resanadores, adhesivos para concretos, entre otros, y a pesar de ya no ser una marca nacional es muy reconocida en el mercado.

Por su parte, Imperquimia es obra del Ingeniero Mario Gómez Galvarriato, quien nació en Tecuala, Nayarit en 1937. Gómez Galvarriato ha basado el éxito de su empresa en su labor como inventor e
investigador, es egresado de la ESIQIE (Escuela Superior de Ingeniería Química e Industrias Extractivas del IPN. Al finalizar sus estudios decidió llevar sus estudios al campo práctico y lo primero que creó fue una cera para zapatos con la marca Brillamar.

La empresa no resultó por el retraso en el pago por parte de sus clientes, en especial de una cadena de
supermercados, entonces Gómez Galvarriato decidió atacar el mercado de los impermeabilizantes, pues detectó una oportunidad de negocio, para lo cual desarrolló una fórmula que se aplicara en frío y que fuera soluble en agua para su aplicación, evitando así los peligros para el trabajador y la contaminación que era común en los impermeabilizantes con base en hidrocarburos y que se aplicaba en caliente.

En 1967, se convirtió en uno de los más importantes proveedores en la construcción en México, su
primer producto se llamó Impercoat S40. Era también un impermeabilizante de aplicación en frio, pero además sentó las bases para el desarrollo de todos los productos de Imperquimia que son productos que no contaminan ni afectan la salud del aplicadores. Las diferentes presentaciones y derivados de este producto aún se encuentran en el catálogo de Imperquimia.

La planta de Imperquimia se localiza en Tecamac, en el Estado de México y se construyó en 1990 bajo conceptos de sustentabilidad que prevén una operación correcta de las instalaciones hasta el año 2030.

El logotipo de la empresa es una “Q” verde en la que se incrusta la “I” encerrada en un hexágono naranja, seguido por la palabra Imperquimia.

En 2004, el Grupo Imperquimia recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes que otorga la Presidencia de la República desde 1945, en la categoría de Tecnología y Diseño. Mario Gómez Galvarriato tiene al menos 5 patentes en diferentes compuestos utilizados para recubrimiento, pero también desarrolló un aditivo para cemento.

A diferencia de Fester, Imperquimia es todavía una empresa mexicana y es dirigida por Mario Gómez Galvarriato quien tiene 82 años.

Existen otras marcas, pero sin duda son las historias de Fester e Imperquimia son de éxito y demuestran la existencia de mexicanos emprendedores con ganas de triunfo.

Acerca del autor: Armando Enríquez Vázquez (192 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *