Un búfalo, un pasto, un vodka: la historia de la marca Zubrowka

Por Armando Enríquez V.
Twitter:
@cernicalo

El vodka Zubrowka es una de las bebidas más icónicas de Polonia y su elaboración data de hace más de 600 años. Esta es su historia.

Hierochloe odorata es un tipo de pasto del que es casi seguro nunca has oído hablar con este nombre, pero si ubicas el vodka Zubrowka entonces lo conoces, pues es la hoja que está inmersa en la bebida alcohólica y de la que obtiene su sabor.

Dicho pasto posee un nombre común (hierba del bisonte) el cual está más relacionado con el animal que se alimenta de éste: el bisonte europeo. Es originario del norte de Europa y como su nombre lo dice es uno de los alimentos favoritos del gran ungulado silvestre, sobretodo en el bosque de Bialowieza, que se ubica en la frontera entre Polonia y Bielorrusia, de donde el pasto es endémico.

Por tratarse de una reserva natural unos quinientos de los últimos bisontes europeos vagan por él sin peligro alguno. El bisonte es el animal que simboliza a Polonia. Sólo un determinado número de familias conocen el lugar donde el pasto crece y son los encargados de cosecharlo. El pasto todavía se cosecha manualmente durante los meses de primavera y verano por los habitantes de la región quienes en un proceso milenario lo secan en casa, antes de llevarlo a la destilería.

¿Cómo llegó esta planta al vodka?
La historia dice que durante el reinado de Casimiro III, El Grande, en el siglo XIV, los alquimistas reales trabajando entre otras cosas en la destilación del wodka, comenzaron a darle sabores utilizando diferentes plantas, una de ellas fue el pasto del bisonte.

La bebida fue durante siglos muy popular entre las diferentes clases sociales de Polonia y de la zona aledaña al bosque. Durante el siglo XIX, la empresa Shustov destiló de manera comercial el Zubrowka, y fue en el siglo XX en 1926 cuando una empresa polaca de nombre Polmos Byalistok se encargó de producir el vodka de manera masiva.

Sin embargo, la llegada de la Segunda Guerra y la anexión de parte de Polonia por los rusos hizo que la destilería fuera nacionalizada por la Unión Soviética y enviada a la ciudad de Brest (en lo que es ahora Bielorrusia), donde fue absorbida por una empresa rusa fundada antes de la revolución de 1917.

Durante los años de comunismo, Zubrowka fue producido por Belalco, que después de la caída del muro y la independencia de Bielorrusia de la Unión Soviética, perdió los derechos de la bebida. Actualmente, únicamente Polmos Byalystok está autorizada para producir Zubrowka en Polonia al menos.

Durante muchos años Zubrowka no pudo ser exportado a Estados Unidos porque el Hierochloe odarata posee una sustancia conocida como Cumarina que consumida en exceso produce adelgazamiento de la sangre y daño en el hígado. En 1978, la FDA prohibió la importación de la bebida al país del norte. Pero en 2005, Polmos Bialystok creó una versión fake de Zubrowka para su venta en Estados Unidos, misma que a pesar de tener la hoja de la célebre Hierba del bisonte al interior de la botella. Está hecha con una maceración de otras hierbas de la zona que intentan recrear el sabor de la delicia polaca. Por lo mismo la marca ha creado nuevos vodkas con sabores que tienen referencia a la flora del bosque de Bialowieza; hojas de arce, agujas de pino y corteza de roble.

Actualmente, la destilería bielorrusa Belalco continúa produciendo diferentes marcas de vodka muy populares en Bielorrusia y Rusia, aunque la empresa todavía tiene como emblema de marca un bisonte europeo. Su más reciente marca, el vodka “Pradera del Zar” utiliza una enorme cabeza de este animal estampada en la botella.

De acuerdo a información de la empresa, ninguna de las variedades de vodka de la marca utiliza la hierba del bisonte como ingrediente. No así un aperitivo que sí presume usar la hierba, una empresa rusa llamada Soyuzplodoimport, la cual cuenta con los derechos para producir Zubrowka en Rusia.

Acerca del autor: Armando Enríquez Vázquez (202 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *