El apoyo a la reconstrucción de Notre Dame por parte de las marcas

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

El incendio de la catedral de Notre Dame nos tiene aun sorprendidos, pienso que es uno de los golpes más fuertes que ha recibido el patrimonio cultural de la humanidad. Un sitio sagrado con más de 850 años de historia y arquitectura gotica y que significa un daño absoluto para el terreno religioso y para el arte. Estoy segura de que muchos de ustedes corrieron a buscar entre sus álbumes del recuerdo, su tradicional foto ahí merito…justo en la casa de Cuasimodo.

Es que no hay que ser religioso de hueso colorado al ver en las noticias las llamas que devoraban el techo de este lugar, uno de los símbolos más importantes de Francia y de Europa. A muchos se nos rompía el corazón, y sin duda me hicieron sentir (en menor medida) el desastre de las Torres Gemelas, otro enorme emblema de NYC. El dolor ante las llamas en Notre Dame, no es porque nos sintiéramos europeos, muy “nice” o candiles de la calle y oscuridad en su casa, porque aunque la estructura de la catedral siga en pie y la mayoría de los tesoros resguardados se hayan salvado, los daños representan una enorme cuchillada que guarda siglos y siglos de historia y acontecimientos (buenos y malos) y que tardará años en sanar y restaurar.

Justo al día siguiente de la tragedia, el presidente francés Macron (quién subió sus puntitos gracias al efecto Notre Dame) dio a conocer una campaña de recaudación de fondos para reconstruir Notre Dame. Obviamente las primeras firmas (sobre todo de moda) en apoyar esta causa fueron las francesas, comenzando por Gucci del grupo Kering, cuyo dueño es Francois-Henri Pinault, esposo de la actriz Salma Hayek, la cual donará 100 millones de euros, suma comunicada a través de un comunicado de prensa.

Otra firma que se sumó de inmediato fue LVMH, donando 200 mil euros, además de poner a disposición del estado y las autoridades, a especialistas creativos arquitectónicos y financieros para apoyar en los trabajos de reconstrucción, los cuales se ha comentado que se llevarán a cabo durante los siguientes seis años, periodo en el que esta joya arquitectónica permanecerá cerrada. Por cierto LVMH es duela de marcas como Kenzo, Lowew, Guerlain, Guvenchy Parfums, Moët Henness y muchas otras más.

L´Oreal con firmas como Yves Saint Laurent, Kiehl´s, Garnier y Maybelline, también ha dicho que donará 200 millones de euros. Sumando a todas estas marcas, a la fecha ya se tienen mil millones de euros y más las que se acumulen en estos días. Se espera que nombres como Chanel y Hermès hagan lo propio.

También el equipo de futbol del Mónaco anunció el lanzamiento de una camiseta especial con un parque conmemorativo, que justo ayer domingo después de haber jugado el equipo con ellas, se pusieron a la venta. Además de las marcas de moda y de lujo, el Banco Central Europeo donó 9 millones de euros, y el Comité Olímpico Internacional con 500.000 euros.

A muchos nos ha sorprendido la rapidez con la que se ha llegado a la meta para obtener fondos para reconstruir la catedral. A ver si le dan unos tips a los organizadores del Teletón o unas clasecitas más intensivas a Lucerito para llorar más, porque es de admirar esta eficacia inmediata. Detrás de esta noble labor de ayudar a Francia y a recuperar esta imponente edificación y seguir teniendo el turismo de siempre, no dudemos de que hay muchos otros motivos. Uno de ellos es el liberarse de los impuestos gracias al concepto de las donaciones y el otro y MUY importante es el hecho del beneficio de su imagen por su labor altruista.

De hecho, gracias a esta nueva ola de donaciones, el gobierno francés está planeando una reducción considerable de impuestos tanto para las empresas o a los particulares que se dediquen a la filantropía cultural.

Y claro. ante estas especulaciones, emporios como el de Pinault o LMVH ya han saltado diciendo que en caso de que esta nueva ley de impuestos sea autorizada, no piensan obtener ninguna ventaja fiscal al donar sus millones…o sea todo es de corazón, pues.

Entre que son peras y son manzanas, no hay duda de que este hecho ha resultado un lazo de unión mucho mas fuerte entre el pueblo francés (uno más), y que seguramente hará que muchos mandatarios voltearán a ver no solo a Nuestra Señora de París, si no otros monumentos, que incluso han sufrido daños en el pasado y que ahí están medio olvidados, por el simple hecho de no estar ubicados en las zonas turísticas no solo de Francia, si no del mundo entero.

En cuanto a la donación de recursos por parte de las compañías de cualquier índole, ya decíamos que es muy benéfico para ellas, ya que les ayuda a elevar su buena imagen ante los demás, sin duda una enorme estrategia de Relaciones Públicas. Eso si, hay un filo muy delgado entre comunicar de forma eficaz o de divulgar de forma presumida estas acciones.

En el caso por ejemplo de Grupo Kreling o LMVH, firmas que por supuesto tienen departamentos de comunicación, manejaron esta noticia de la forma más respetuosa y a través de los canales adecuados como lo son primeramente los comunicados de prensa y posteriormente las redes sociales, pienso que con palabras adecuadas y breves para ir al grano, con el simple objetivo de edificar al gran símbolo francés.

Sin duda alguna, y con tragedias como esta y que nos hicieron sentir una grieta en el alma, es como vemos que tanto marcas y naciones se unen para ayudar. En esta etapa de duelo sobre todo para Francia, hay esperanzas ya que no hay daños estructurales serios, y que la catedral vuelva a brillar como lo había hecho hasta el martes de la semana pasada. Yo solo les pido a todos los involucrados, que en el caso de Notre Dame le apuren para que Cuasimodo regrese pronto a su casa, y si les sobran unos euros, los espero en mi casa para tapar una que otra gotera porque ya se viene pronto la temporada de lluvias.

Y ya de paso a todos los que criticaron a estas empresas y a simples mortales que si porque donaron, que si porque no o porque si subieron su foto en Notre Dame, ahí les va la mía en el Museo de Louvre, porque la mera mera en el lugar de los hechos y que vale hoy más, no la encuentro.

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, algun otro hecho de la vida real que podamos comentar desde el lado del “pi-ar”, pero sobre todo si mi editor del que no he visto ni una sola foto ni desde la Basílica de Guadalupe hasta estas horas, me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (301 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *