Chicco, la marca italiana por el orgullo del primogénito

Por Armando Enríquez V.
Twitter: @cernicalo

Un empresario y visionario italiano, creó una de los grupos empresariales más importantes del sector salud, y con él una marca icónica y líder en el mercado de infantes.

Quienes hemos sido padres, conocemos y reconocemos las marcas para infantes y recién nacidos y una de ellas con un extraordinario diseño y muy atractiva para los bebes es sin duda Chicco, una marca italiana que nació el siglo pasado del orgullo del dueño ante el nacimiento de su primer hijo.

Pietro Catelli nació el 14 de abril de 1920 en el barrio de Monte Olimpino de la ciudad de Como, al norte de Italia, ubicada a la orilla del famoso lago del mismo nombre. Su padre era un trabajador del ferrocarril suizo, a los 7 años quedó huérfano de madre y a los 17 años comenzó a trabajar para una empresa alemana llamada Diefenbach, especializada en agujas, jeringas y termómetros, que tenía su centro de operaciones en Como. Catelli inició como ayudante de los contadores, pero pronto mostró interés y capacidad para las ventas.

En 1946, tras la II Guerra Mundial Pietro, junto con su hermana, creó una empresa de artículos médicos a la que llamó Artsana (Articoli Sanitari y Affini), que en español significa Artículos deSalud y Similares.

Artsana fue un éxito, de acuerdo con su sitio en Internet, rápidamente se posicionó como líder en la distribución de artículos de salud en Italia. En 1957, Catelli se casó y al año siguiente dio un paso aún más importante al crear una línea de productos dedicados exclusivamente para bebes y niños muy pequeños de 0 a 36 meses, a la que llamó Chicco, sobrenombre cariñoso con el que Pietro y su esposa llamaban al primogénito de la familia que nació ese año nació y al que llamaron Enrico. Del orgullo de Pietro por su hijo, nació la marca preocupada por crear productos de excelencia para los bebés.

Uno de los primeros éxitos de la marca fue el biberón anti hipo. Más tarde siguió el móvil de abejas para la cuna del bebé, biberones anti cólicos, otros diseñados especialmente para cada una de las etapas a lo largo de los primeros meses de vida del bebe. El éxito de Chicco permitió a Catelli crear nuevas divisiones de productos en Artsana dedicados a diferentes ramas de productos de la salud y targets muy específicos. Como también permitió la internacionalización de la empresa. En 1967, Artsana abrió sus primeras sucursales en Europa, la primera en España y más tarde se expandió fuera del viejo continente a Estados Unidos, Turquía, Argentina y Brasil.

En 1974, el presidente de Italia, Giovanni Leone, otorgó a Catelli la Orden del Mérito al Trabajo y es nombrado Cavaliere del Lavoro, una distinción que se instituyó a finales del siglo XIX por el rey Humberto I y que fue modificada en 1901 por su sucesor Víctor Manuel III. Durante un tiempo, la República Italiana continuó otorgándola y tenía como objetivo reconocer a los méritos de los empresarios italianos de todos los sectores.

Chicco se ha dedicado en sesenta y un años a los bebés ofreciendo cientos de productos de todo
tipo incluidos, carriolas, sillas para automóvil, cremas, tazas, ropa y juguetes, pero además ha desarrollado un centro de investigación para la desarrollar y crear nuevos productos que resulten
ergonómicos, atractivos y funcionales para el bebé, el infante y sus padres.

El logo de Chicco ha cambiado muy poco en 61 años, desde 1958 y hasta 2005 la palabra Chicco en blanco se encontraba en un rectángulo de puntas romas azul, el punto de la “i” en rojo y las letras no estaban alineadas dando libertad al renglón, incluso la “pata izquierda” de la “h” era más larga.
En 2005 el rectángulo se redondeo más, igual que las letras y la “pata” más larga de la “h” pasó a ser la derecha.

En el año 2000, Pietro Catelli inauguró el Museo del Caballo de Juguete, que estableció en lo que fueron en su momento las oficinas centrales de Chicco y que anteriormente habían sido unos verdaderos establos donde nació uno de los caballos de más renombre en la historia de Italia, llamado Tornese.

Pietro Catelli murió el 20 de enero de 2006, los hijos heredaron la empresa y en 2016 vendieron el
60% de las acciones de Artsana al conglomerado europeo Investindustrial con sedes en Suiza, España, el Reino Unido, Luxemburgo, Estados Unidos y China. Los Catelli mantienen los puestos de dirección.

Acerca del autor: Armando Enríquez Vázquez (202 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *