Helvex una empresa con raíces mexicanas y suizas

Por Armando Enríquez V.
Twitter: @cernicalo

La visión de dos empresarios reconociendo las fortalezas de ambos dieron lugar a una empresa que es referencia en nuestro país. Desde su nombre, muestra la unión de dos naciones; la confederación Helvética (Suiza) y México, esto porque sus dos fundadores tenían estas nacionalidades. Hablamos de la marca Helvex.

Mauricio Otto Amsler nació en Basilea el 18 de junio de 1898, mientras que Jorge Barbará Zetina lo hizo, treinta años después, en la Ciudad de México, el 29 de septiembre de 1928. Amsler se dedicó al negocio hotelero durante su juventud en Francia e Inglaterra, de acuerdo con el portal de la embajada suiza. Amsler emigró a Estados Unidos y ahí fue contratado por la empresa American Standard y enviado a nuestro país como representante de esta empresa dedicada a los muebles de baño.

Con el tiempo y habiendo aprendido el negocio, Amsler se independizó de la compañía norteamericana para crear su propio negocio de ventas de muebles de baños, al que llamó México Trading Company y después Amsler y Compañía.

Es a finales de los años cuarenta cuando Jorge Barbará Zetina se integra a la empresa, recién egresado de la carrera de químico. En 1950 se funda Helvex, de acuerdo con el portal de la embajada suiza junto con otros empresarios suizos, de acuerdo con el portal de Helvex los dos principales fundadores fueron Amsler y Barbará Zetina quienes agruparon a inversionistas suizos. El primer local de la empresa estaba en la colonia Nueva Santa María, y se dedicaban también a la fabricación de calentadores.

A lo largo de 69 años, Helvex fue creciendo hasta convertirse en una empresa global. Al inicio era un pequeño taller y la mayor parte de los productos en venta eran importados de Estados Unidos y Suiza, pero en 1964, la empresa comenzó a fabricar llaves y mezcladoras, además cambió sus oficinas, que hoy continúan siendo la casa matriz de la empresa, a la colonia Industrial Vallejo.

En Helvex se da importancia a la innovación y desarrollo de ideas propias para sus productos, en 1970 con una llave economizadora de agua Helvex logró su primera patente.

En 2013, la empresa creó su laboratorio para el desarrollo y prueba de nuevos productos al que llamó Livex, así como el Instituto de Capacitación Helvex, cuyo objetivo es certificar a plomeros y darles a conocer la oferta de Helvex. Livex sirve no sólo a Helvex y ayuda a verificar que las llaves, mezcladoras y fluxómetros que se ofertan en México cumplan con la Norma Oficial Mexicana (NOM). En 2016, Helvex instituyó el Studio de Proyectos y Especificación para la Construcción. Un lugar para que arquitectos, ingenieros, diseñadores conozcan la oferta, las marcas de Helvex y lo apliquen a través de diseños en renders de computadora.

Como para muchas empresas y mexicanos en general, el famoso “error de diciembre” en 1994, marcó un reto para Helvex y de acuerdo con el portal de la Mejores Empresas Mexicanas, los empleados de la empresa para enfrentar la crisis y mantener a Helvex viva, decidieron bajarse el sueldo y trabajar tiempos extra.

Helvex tiene un 70% del mercado en México, se vende en toda la república y en más de 20 países. Tiene una planta de empleados de más de mil 600 personas y plantas en la ciudad de México, Querétaro y Apaseo el grande, Guanajuato. Helvex ha diversificado además sus productos y fabrica muebles de cocina, closets, pisos de gran formato.

Hoy, Helvex está bajo la dirección de Jorge Barbará Morfín, hijo de Jorge Barbará Zetina, quien se ha encargado de que la empresa continúe a la vanguardia en el sector. Amsler, por su parte, diversificó sus inversiones y creó dos hoteles en la Ciudad de México, el Hotel Maurice y otro llamado Vasco de Quiroga, así como uno más en su natal suiza en la ciudad de Gstaad, llamado Olden Horn.

Acerca del autor: Armando Enríquez Vázquez (206 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *