Kahlúa, ¡una marca originaria de Veracruz!

Por Armando Enríquez V.
Twitter: @cernicalo

Kahlúa, la famosa y exitosa bebida alcohólica tiene una historia muy endeble y contradictoria, con excepción de su origen veracruzano.

El café entró a México como muchos otros productos y muchos migrantes; por Veracruz. Procedente de las Antillas en 1790, el aromático grano llegó a este estado y comenzó a cultivarse, a beberse en el centro del país y a exportarse. De hecho, a casi doscientos treinta años de su llegada en México el café veracruzano tiene denominación de origen y es reconocido por su gran calidad.

El café Veracruz debe proceder de ese estado de la República y haber sido sembrado a más de 750 metros de altura a nivel del mar. Las marcas de café Veracruz son varias pero las clásicas son el Café Bola de Oro y Colón, mientras que las principales y más famosas zonas cafetaleras de Veracruz, son Coatepec, Córdoba, Xico, Teocelo. La migración libanesa que aún tiene una gran presencia en la zona, tal vez la más visible sea la familia Chedraui, dueña de una de las cadenas de tiendas de autoservicio más grandes del país, sin duda fue determinante para que el café se convirtiera en uno de los productos importantes del estado y de la región y muy probablemente los libaneses enseñaron a muchos de los mexicanos a tener un gusto y una demanda por un buen café.

En 1936, cuatro amigos, de acuerdo con el sitio de Internet en inglés de Kahlúa, a los que sólo se identifica como el señor Blanco, Montalvo Lara y los hermanos Álvarez, decidieron en una reunión en una cantina crear una bebida a partir del café tipo arábiga de la región, un poco de vainilla y ron. Tan endeble es esta historia que la mayor parte de fuentes dicen que la bebida fue creada por la empresa Pedro Domeq ese mismo año, lo que suena más lógico dado la falta de información
real acerca de los cuatro amigos.

Lo mismo sucede con el origen del nombre de la bebida, mientras la página de la marca dice que el nombre se deriva de la manera árabe de decir café, en muchos sitios se dice que es una palabra de origen náhuatl utilizada por los habitantes de Veracruz para llamar a la pequeña isla frente a las costas del actual Puerto de Veracruz, a la que Juan de Grijalva bautizó con el nombre de San Juan, por ser el día del santo cuando Grijalva llegó a la isla y Ulúa fue la manera que entendió el español en que llamaban al luga,r el cual parece haber sido úlua o colúa que significa en teoría Casa del pueblo Alcohua.

La bebida tuvo éxito no sólo en México, cuatro años después, una vez más de acuerdo con la página de la marca en inglés, ya se exportaba a Estados Unidos, otra vez parece una mentira. La página de las marcas de Pernod-Ricard, actual propietaria de Kahlúa, atribuye al coleccionista de arte precolombino y empresario en bienes raíces e importación de bebidas alcohólicas, Jules Berman haber llevado la bebida a Estados Unidos y popularizarla en sus fiestas en la década de los años sesentas. A Berman sus amigos lo conocían como Mr. Kahlúa.

Kahlúa es una bebida que se acostumbra beber en cocteles más que directo de la botella. Sin duda, el coctel que puso a la bebida muy de moda en el mundo fue el famoso ruso blanco, una mezcla de crema, vodka y Kahlúa. La bebida se volvió tan popular que muchos de los carteles publicitarios de la marca hablaban del ruso blanco presentando modelos en paisajes nevados o semivestidas en atuendos que pretendían recordar el frío invierno ruso. De pronto, México y Rusia se veían atando lazos a partir de un par de cocteles inventados por un bartender belga del hotel Metropol de Bruselas. Este hombre de nombre Gustave Tops inventó los dos cocteles con vodka y licor de café, el Ruso Blanco y el Ruso Negro a finales de la década de los cuarenta.

Mientras Ruso Blanco mezcla vodka, Kahlúa y crema, el Ruso Negro se limita al licor de café con vodka. Incluso en la propaganda en inglés, la historia de Kahlúa se ve plagada de historias obviamente falsas, Una vez más en el sitio de Internet de la marca antes de llegar al capítulo dedicado a la década de 1950, se muestra un fragmento de un cartel publicitario de Kahlúa en el que se lee en inglés: Kahlúa was very big with the pre-Columbian crowd., lo que es verdaderamente imposible porque ningún pueblo en el continente americano conocía el café, que como sabemos es de origen africano.

La popularidad de Kahlúa ha llevado a diferentes productores de licor de café en el mundo a crear productos que imitan la etiqueta de la bebida de origen veracruzano. Se dice que una botella de Kahlúa se lleva siete años en producirse. Hoy se ofrece en su sabor original o saborizado con diferentes productos como caramelo salado, chocolate con chile, menta moka, matcha y vainilla.

 

Acerca del autor: Armando Enríquez Vázquez (202 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *