Las Relaciones Públicas (sin querer queriendo) para Guillermo del Toro

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter:
@dianapat23

Oigan señores, ¿se acuerdan de que hace algunas semanas el cineasta mexicano Guillermo del Toro ayudó a financiar el viaje de un grupo de chavitos muy inteligentes para participar dentro de la Olimpiada de Matemáticas Centroamericana y del Caribe? Pues la semana pasada se anunció a través de Twitter que estos jovenzuelos regresaron cargados de medallas de plata y dos de oro.

Todo comenzó porque los organizadores de la Olimpiada de Matemáticas comunicaron a través de sus redes, que debido a los recortes de presupuesto por parte del gobierno no tenían un peso para mandar al equipo de México. Inmediatamente los miembros de esta organización y los padre de familia crearon una campaña para colectar fondos y poder viajar a República Dominicana. Empresas y todo mundo le entraron al quite, siendo la reacción de del Toro la más comentada, ya que gracias a él y a algunos otros patrocinadores se pudo contar con los gastos de viaje de todos ellos, lo que hizo posible que el equipo pudiera participar.

Según un comunicado de prensa que emitió la Sociedad Matemática Mexicana, se dio a conocer que desde hace once años consecutivos, México se ha posicionado como el líder indiscutible de esta competencia. En esta edición 2019, en la que participaron 13 países y un total de 50 estudiantes que tuvieron que resolver un examen integrado por seis problemas inéditos propuestos por matemáticos profesionales de todos los países participantes, nuestro país obtuvo 121 puntos, quedando por encima de El Salvador, Colombia y Cuba.

Ojo, sólo comentarles que el equipo de niños ya había logrado recaudar fondos para la mayoría de los boletos de avión de los estudiantes de primaria y secundaria que nos representarán, del Toro decidió que también pagaría los boletos del equipo que representará a México en Bath, Reino Unido, durante la Olimpiada Internacional de Matemáticas.

Pero eso no es todo, del Toro tomó la iniciativa para ayudar otra vez, y ahora se trata de la Selección Nacional de Hockey sobre Pasto, ya que no recibieron el apoyo de la Comisión Nacional de Cultura Física y del Deporte para hospedarse en Japón. Del Toro al enterarse de esta situación, preguntó en que hotel se hospedarían y “voilá”. El depósito para cubrir los gastos a los cuantos minutos estaba hecho por parte de la CONADE, gracias a la presión del tuit del cineasta.

En julio de 2018, Christian Arredondo Narváez, obtuvo una beca ofrecida por Del Toro para estudiar en el Gobelins Master of Arts en Paris. El estudiante no tenía dinero para pagar el boleto de avión, el cual fue cubierto por el cineasta. También en 2017 pagó una biopsia para una usuaria de Twitter.

Pero esta no es la primera ocasión que México está en los ojos de mundo fuera de hablar de la inseguridad, la delincuencia, las drogas o del Chapo, también México es cuna de talentos como los chavitos matemáticos, las chicas del Hockey, el becario de Gobelins, Elisa Carrillo, la bailarina mexicana ganadora del Benois de la Danza, el máximo galardón de ballet y hasta la chavita de Tamaulipas que dirige la orquesta de su escuela y le robó el corazón a la directora de orquesta Alondra de la Parra.

Hablar de Guillermo del Toro es hablar de uno de los referentes del cine mundial. Sus películas «El Laberinto del Fauno» o «La Forma del Agua», lo han puesto en los cuernos de la luna. Hoy los mexicanos, además de su gran talento y películas también como «Hellboy» y «El Espinazo del Diablo», nos sentimos orgullosos por su vocación social. Hoy, su buen corazón y buenas obras lo han puesto estos últimos días en el ojo público con una imagen de oro que recorre el mundo entero.

Sin querer queriendo y de forma sincera, ya que sin proponérselo (estoy segura), se ha vuelto un caso de Relaciones Públicas para México, hablando de gente valiosa, criada en un gran país con enormes valores. Esto le suma puntos a su carrera, con su gremio, pero sobre todo con sus fanáticos y hasta con quien no ha visto sus películas.

Del Toro es sinónimo de orgullo y de buena voluntad que apoya a las nuevas generaciones con apoyos económicos pero también con mensajes inspiradores y que motivan a la paz (sobre todo con esto del muro de Trump). De hecho, hace unos meses anunció la próxima apertura del Centro Internacional de Animación en Guadalajara, donde pretende descubrir a la nueva generación de cineastas.

Cada premio y reconocimiento que le es otorgado es más que merecido. En redes sociales es visto como una especie de Mesías, Santa Claus, Rey Mago, candidato a la Presidencia, imagen de los nuevos billetes de 500 pesos y el halo de esperanza que tal ve México necesita para ser mejor. Ojalá muchos otros directores, actores y gobernantes le copiaran tan solo un poquito y actúen de verdad. Escudarse en las redes sociales y actuar desde ahí es muy fácil.

Me despido de hoy preguntándome que pensarán estas asociaciones y el señor López Obrador al ver que a pesar de sus recortes no solo al presupuesto deportivo, sino al cultural y hasta mediático, hay resultados por parte de una juventud con unas ganas inmensas de salir adelante. Me parece muy acertado que a través de los mismos medios, las redes sociales y hasta el propio del Toro, hagan visibles estas omisiones. Una muy buena cachetada con guante blanco ¿no creen?

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, el maratón de películas de Guillermo del Toro que me voy a aventar esta semana, pero sobre todo si mi editor que ya se está apuntando a llevar las palomitas y una coquita de lata, me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (292 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *