¡Todo el mundo tiene cola que… beber!

Por Armando Enríquez V.
Twitter: @cernicalo

En el caso de la “Guerra de las Colas”, no existe un frente, hay muchos infiernitos que intentan acabar con los gigantes.

Al hablar de la competencia de Coca-Cola, inevitablemente uno piensa en Pepsi, antes llamada Pepsi Cola. Pareciera que todas las semillas de cola, si es que realmente se siguen utilizando en este tipo de bebidas, son propiedad de estas dos empresas. El mayor aporte de la nuez de cola es la cafeína. Hoy la industria utiliza cafeína o estimulantes sintéticos para elaborar las mal llamadas bebidas de cola.

A lo ancho y largo del mundo se ofrecen innumerables refrescos de cola que de una manera más o menos modesta intentan desde una especie de guerra de guerrilla ganar pequeños nichos locales o regionales de mercado a estos dos gigantes de la industria refresquera, en especial a Coca-Cola.

Diferentes etiquetas rojas con tipografías blancas en letras garigoleadas, o simples, pero la gran mayoría de ellas copiando de manera llana y sin pudor, intentan engañar o al menos despistar sobre su verdadero origen. La famosa y mítica guerra de los refrescos de cola no se limita a dos enormes corporativos.

Coca-Cola, el origen de todos los refrescos de cola, ha presumido durante décadas el ser hecho a partir de una fórmula secreta que la leyenda urbana dice que únicamente conocen dos hombres al mismo tiempo y tienen prohibido volar en el mismo avión. Algo en la receta parece ser un secreto a voces puesto que existen cientos de imitadores en el mundo. Muchas versiones de todo tipo de la original bebida de cola existen y eso me hace dudar de la exclusividad de una receta que hoy carece de las dos plantas que le dieron nombre, la nuez de cola y la hoja de Coca. Por lo que Coca-Cola es una extraña bebida, dañina como ella sola y adictiva. Su éxito tiene que ver con otras cosas que el simple arraigo a una marca mundial y tal vez sea con los ingredientes secretos que han sustituido a los naturales.

La famosa y mítica guerra de los refrescos de cola no se limita a dos enormes corporativos.
Entre los primeros refrescos de este tipo que me vienen a la mente se encuentran las dos marcas que se ofrecen en el mercado nacional Red Cola y Big Cola. Red Cola es una marca nacional creada por Embotelladora Mexicana, que produce y distribuye Jarritos también y son parte del Grupo Aga. De acuerdo con sus redes sociales Red Cola tiene presencia en la Ciudad de México, Guadalajara, Tamaulipas, San Luis Potosí, Zacatecas, Puebla y Michoacán.

Por su parte, Big Cola es un producto de origen peruano, creado por Grupo Aje fundado en 1988 en la región de Ayacucho, Big Cola llegó a México en 2002 y en Perú se comercializa bajo el nombre de Kola Real. Tiene presencia en Guatemala, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, Venezuela, Nicaragua, Honduras, Colombia, Panamá, India, Indonesia, Vietnam, Brasil. Big Cola es el mejor ejemplo de éxito de una bebida de este tipo creada en Latinoamérica y tiene ya más de veinticinco años en el mercado.


Una marca regional existe en la ciudad de Guadalajara, es producida por Omnilife y se relaciona directamente con el equipo deportivo de la marca que son las Chivas de Guadalajara y la bebida lleva el nombre de Chiva-Cola, con el cursi lema es: ¡Sabe a Gloria!

Tal vez la competencia más antigua sea la producida por Royal Crown, conocida como RC, una marca fundada en Estados Unidos en 1905 y que 1907 lanzó Chero Cola una bebida hecha a partir de cereza y nuez de cola, en 1934 la bebida cambio de nombre a RC Cola, nombre que aun mantiene.

Otro antiguo competidor surgió en Alemania donde en 1931 se fundó Afri Cola una bebida con mayor contenido de cafeína, que existe hasta la fecha. En España en los años ochenta del siglo pasado la refresquera La Casera, lanzó al mercado español La Casera Cola.

En la Bretaña Francesa existe un refresco de cola regional llamado Breizh Cola, desarrollado por Stéphane Kerdodé y Eric Ollive y embotellado por la empresa Phare Ouest. Se presenta como un refresco de cola alternativo, lo que quiera que esto signifique.

En 1994, el mismo Sir Richard Branson aliado con una empresa canadiense llamada Cott se puso a vender Virgin Cola. La aventura terminó en 1998, aunque la marca vendió hasta 2007.

Durante los años en que la geopolítica dividía al mundo en dos sistemas políticos y se hablaba de la Guerra Fría, muchos productos de origen norteamericano eran inaceptables en los países del Este de Europa o que caían dentro del círculo pro-soviético, por no llamarlo maniqueamente comunista, pero el gusto por disfrutar un buen refresco de cola los alemanes orientales, llevó al gobierno a crear en 1956 e incluir dentro del plan quinquenal de desarrollo un refresco de cola que satisficiera a los consumidores de la República Democrática Alemana.

Así nació Vita Cola, a más de sesenta años de haber sido creada Vita Cola se sigue produciendo y vendiendo en el territorio que fuera la DDR y en el sitio de internet de la bebida se orienta a los consumidores donde encontrar su bebida de cola favorita en el resto de Alemania. También, la antigua Checoeslovaquia produjo una bebida a base de cafeína inventada por Zdenec Blazek que se llama Kofola y compite de manera directa en países como Eslovaquia con Coca Cola y Pepsi. En Polonia nació Hoop Cola y en Rumania Adria Cola, sin duda el nombre más desafortunado para un refresco de cola surgió en Cuba donde la marca de este tipo de bebida se llama TuKola.

En 2003, se presentó la marca turca Cola Turka para competir no sólo con Coca-Cola, sino con la muy popular Meca Cola y la iraní Zam Zam Cola que une el nombre de las bebidas de Cola con el pozo sagrado para los musulmanes que se encuentra en la Meca y que fue abierto por el Ángel Gabriel.


Los refrescos de cola son adictivos y lucrativos así que estas batallas de las colas probablemente perduren todavía por mucho tiempo. Lo único que es cierto es que por el momento parece que nadie en el mundo se quedara sin beber algún refresco que clame, al menos en su etiqueta el tener entre sus ingredientes cola.

Acerca del autor: Armando Enríquez Vázquez (199 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *