Grupo Lamosa, una marca con más de cien años construyendo y decorando

Por Armando Enríquez V.
Twitter: @cernicalo

Siempre que se habla del Estado de Nuevo León y de la Ciudad de Monterrey, recordamos que ambas entidades son desde hace más de dos siglos el centro financiero e industrial por excelencia del norte del país, así como uno de los más importantes de la nación en la actualidad. Monterrey a diferencia de otras ciudades del centro y oeste del país estaba pacificada y bien establecida a mediados del siglo XIX.

En ese entonces, con el capital de un grupo de norteamericanos encabezados por William W. Price, David I. Jones y John Price (1) se fundó una empresa ladrillera en las afueras de la Ciudad de Monterrey, que, a finales ese mismo siglo, en 1895, fue adquirida por otro gringo de nombre J.A. Robertson, quien le puso el nombre de Compañía Manufacturera de Ladrillos de Monterrey.

Cuatro años después, el 2 de noviembre de 1899, nació en la ciudad de Torreón en el aledaño Estado de Coahuila, Bernardo Elosúa Farías, en tanto que el 23 de agosto de 1900 lo hizo Viviano L. Valdés en la Ciudad de Monterrey. Ambos, con el correr de los años se convirtieron en socios y dueños de Ladrillera Monterrey. Esto sucedió en 1929 cuando Robertson y sus socios presionados por la Gran Depresión decidieron vender la empresa.

Para 1933, la empresa decidió innovar al introducir azulejos, pisos y barro blocks, además de sustituir la leña de los hornos de la ladrillera por gas. Pero, sin duda una de las grandes innovaciones de Lamosa fue la creación del adhesivo para cerámica de alta absorción a la humedad: el famoso Crest. Crest es el líder del mercado y uno de los adhesivos de su tipo con mayor demanda entre los constructores mexicanos. Fue presentado al mercado mexicano en 1957 y sigue siendo una de las divisiones fuertes del grupo Lamosa.

En 1963, Lamosa creó su división de muebles de baño al adquirir Sanitarios Azteca. En 1973, la segunda generación de la familia Elosúa llegó a la dirección de la empresa, de modo que Bernardo Elosúa Muguerza sustituyó a su padre. Bernardo Elosúa Muguerza comenzó a trabajar en la empresa en 1953 a la edad de 22 años. Al año siguiente, el grupo Lamosa adquiere una fábrica llamada Keramica, en el Estado de Tlaxcala y la incorpora al grupo.

El 31 de enero de 1979, Bernardo Elosúa Farías murió, mientras que Viviano L. Valdés falleció el 25 de enero de 1981, y Bernardo Elosúa Muguerza en 1993. La empresa actualmente es presidida por el nieto de Elosúa Farías, Federico Toussaint Elosúa.

El nombre de Lamosa fue impuesto a la empresa en 1995.

En 2007, la empresa compra a su principal competidor en el mercado mexicano: Porcelanite. En 2006, se apagan los hornos de la producción de ladrillos para siempre. Sin embargo, su producción y exportación de mosaicos, pisos y azulejos se mantiene hasta la fecha y exporta una buena de parte de ellos a Estados Unidos y América del Sur. En 2015, Lamosa vendió su división de sanitarios a la empresa colombiana Corona.

Hoy, Lamosa se dedica además de los adhesivos y recubrimientos al mercado inmobiliario.

(1) http://fermintellez.blogspot.com/2010/02/hoy-en-la-historia-ladrillera-monterrey.html

Acerca del autor: Armando Enríquez Vázquez (195 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *