Las redes sociales para incrementar el turismo

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

Todos sabemos que hoy en día las redes sociales se han convertido en un verdadero fenómeno mundial. Si no tienes una cuenta en una o varias redes sociales, simplemente no existes (lo mismo para una empresa, cosa o animal, everything absolutamente everything).

Las favoritas como Facebook e Instagram ya no sólo son utilizadas por los millenials, sino también por la Generación X o los Baby Boomers. Es muy bonito ver a gente mayor chateando o viendo fotos de sobrinos o nietos, lo malo: los memes de Piolín que de pronto mandan para darte los buenos días, o decirte que ya es “ombligo de semana”.

Por lo general, las utilizamos para decir qué pensamos, qué hacemos, qué comemos o dónde estamos. Este “dónde estamos” no sólo me refiero a la oficina, el parque o la casa, también es compartir los lugares de viaje, algo que a mucho nos encanta, sobre todo por compartir las bellezas del mundo y todo lo que nos rodea en un instante en particular (para muchos otros también son “pa’presumir papssssss”).

Aprovechando las últimas semanas de vacaciones de verano, las redes sociales están muy ligadas en gran medida al turismo. Los usuarios de las redes sociales son personas a las cuales les gusta organizarse hasta el último detalle de su viaje y saber de antemano qué se van a encontrar. El turista social se puede decir que tiene una personalidad analítica y organizada, ya que punto por punto se toma su tiempo para planear hasta el más mínimo detalle en torno a su viaje.

Ahora, con el auge de las páginas web y de las apps para viajeros donde puedes reservar boletos de avión (algunas a mejores precios), los viajes y las experiencias espapiripacticas las encuentras cada vez más y mucho más originales. Es más fácil hacerte un traje a la medida de tus necesidades a la hora de viajar y sin tanto rollo. Gracias a esta practicidad puedo decirles que este boom digital del turismo, va en aumento. Además son unas grandes generadoras de contenido, ya que te comparten tips, detalles de los lugares, y lo más visitado en el mundo.

Este diario compartir, es algo que a las empresas y sobre a los destinos nacionales e internacionales les funciona como anillo al dedo, porque entre otras cosas además de promover las maravillas del lugar, cultura, tradiciones y demás, apoyan a incrementar el turismo, y por ende, atraen una mejor derrama económica.

A principios de 2019, las redes sociales ya contaban con una cifra de 3,500 millones de usuarios, que significa casi la
mitad de la población mundial, tal como comparte el estudio Digital in 2019 | Global Digital Report de We Are Social (2019). Este mismo estudio, revela también que entre estos millones de usuarios, hay 3,256 millones de usuarios que utilizan sus redes a través de smartphones, por lo tanto sabemos que para ellos es su principal herramienta de comunicación.

Viajar y descubrir nuevos lugares, compartir nuestra felicidad estando en el Cristo del Corcovado, en la Torre Eiffel, en el Big Ben, en las Ramblas, en el Palacio de Buckingham tomando el té con la Reina, en La Guelaguetza en Oaxaca, en el Callejón del Beso y hasta en el Jarocho en Coyoacán, son situaciones que la mayoría de los usuarios de redes quieren que todo mundo vea. Esa emoción de estar en la cima del Pico de Orizaba o comiendo quesadillas en la Marquesa los (nos) llena de emoción (pero tampoco abusen).

Gracias al auge de las redes sociales en los destinos, sobre todo de moda, hacen que su capacidad muchas veces esté al tope y el sitio se haga mucho más conocido y esté más presente en nuestras mentes para visitar en la primera oportunidad. Por ejemplo, hace unos días leí que San Miguel de Allende en el Estado de Guanajuato, una hermosísima ciudad colonial se ha posicionado como el destino número uno en México. Oaxaca es otro de ellos.

Obvio todo tiene que ver, desde los atractivos del lugar, el servicio, festividades, gastronomía, tradiciones y demás, pero las redes sociales y las Relaciones Públicas son elementos primordiales que ayudan en su posicionamiento, sin lugar a dudas.

Pero no todo es miel, uno de los contras de hacer estos destinos tan famosos (sobre todo en México), son el incremento de sus precios en temporada alta o festividades. Con esto se deja de pensar en sus habitantes, afectando a todo el mundo. Este tipo de situaciones además de lindas fotografías, se comparten en las redes sociales, por lo que es importante nutrir toda la cadena de valor, con gran servicio, una buena estrategia de comunicación y redes sociales tanto para el destino, como para cada uno de los sitios visitados.

Gracias a los dispositivos móviles y a redes sociales como Forsquare, que es una herramienta social de geolocalización donde los usuarios indican qué están visitando mientras incorporan información de ese lugar dejando tips y fotos hablando de su experiencia (buena o mala), lo que más les gusta de ese lugar, etc., añadiendo una o varias imágenes. Esta red social crea listas que los usuarios y audiencia en general puedes ver.

Tomarse fotos y selfies en todos lados y compartirlas, es algo que fomenta que los destinos sean más conocidos y visitados, ya que se promueve de manera orgánica, quién mejor que usuarios, turistas y consumidores sean sus propios embajadores.

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, pero sobre todo si mi editor que no sólo le toma fotos a los destinos que visita, si no a la comida que se come desde en la mañana hasta en la noche, y las comparte, me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (297 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *