Las Relaciones Públicas se basan en la confianza y la credibilidad

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

Oiga usted, qué maravilla es esa de que tengamos algo o alguien en quien confiar o que ese alguien seamos nosotros mismos. Llámese pareja, amante, padres, hermanos, encargada del aseo de la casa o la oficina, abuela, alerta sísmica, secretaria, jefe y publirrelacionista, el tema que desde hace seis años nos atañe en esta columna.

Dicen que en cualquier tipo de relación, la confianza se puede perder a la menor provocación, y que después ya nada es igual, por eso hay que cuidarla como vajilla en la cajuela. Las personas necesitamos tener certezas en la vida, para los más aprensivos, un tranquilizador potencial es el saber que cada quincena tendrán su cheque, para otros el saber que el sol sale por las mañanas es suficiente, esto nos ayuda a que nuestros pasos en la vida sean coherentes con nuestros principios sobre la vida misma.

En el tema laboral, las Relaciones Públicas te permiten construir relaciones de largo plazo entre las organizaciones y sus distintos públicos. Se basan principalmente en obtener confianza a través de la credibilidad y valores de la empresa, y se obtiene a través de una serie de acciones, muchas de ellas tangibles a simple vista.

La confianza es el valor de los valores, sin ella nada funciona. Al tener una empresa un publirrelacionista aliado, esta podrá sentirse seguro, cobijado, protegido y sobre todo cuidada, donde sacar a flote todas sus virtudes y promoverlo será uno de los principales objetivos.

Este valor se gana con el tiempo, y los que tenemos la dicha también de sentirlo por parte de nuestros jefes o clientes, podemos sentirnos satisfechos, porque es un valor que también habla mucho de nosotros como personas. Laboralmente, la confianza se gana en primera instancia por los resultados obtenidos, acortando una brecha que ayudará a trabajar con más armonía, lo que seguramente generará una lluvia de ideas fenomenales y tardes de café que no tienen por que ser pesadas o tensas.

Otros de los valores que generan confianza hacia nuestros clientes es la ética, esa especie de angelito y demonio que a veces pasa por nuestras mentes y no sabemos de pronto con quién irnos. Si le ocultamos al cliente tal cosa, que si me guardo esto…la honradez siempre será un valor que se agradece.

La eficacia, esa capacidad de tener un sentido común para resolver problemas, ponerse la camiseta siempre será muy bien vista por el cliente (aunque a veces no lo acepte en público o no nos lo haga saber).

La puntualidad, créanme que se han perdido proyectos por el simple hecho de llegar tarde a una junta o cancelarla. Formalidad, llegar a una junta bien arreglado, mandar un reporte a tiempo, no enviar un boletín sin previa autorización, mandar correos bien redactados hablan por sí solos. Respeto en todos aspectos, darle su lugar al cliente y decirle las cosas como son, pero de una forma constructiva, siempre será muy agradecido.

En este último punto, muchas veces los publirrelacionistas no debemos reaccionar cuando alguien explote, por lo que la coherencia, el diálogo constructivo y el estado zen, siempre debe (o debería) de estar de nuestro lado. No quiero decir que tengamos que aguantar de todo, pero la paciencia es una virtud que todo PR debe de tener. Para después tienes a tu alcance una gran variedad de pelotitas anti estrés (igualitas a Zumbejita de La Vida Secreta de Tus Mascotas 2), mezcales derechos, apps con sonidos de agua cristalina, clases de box, pastillas para que no se te caiga el cabello y grupos de autoayuda para sacar estas frustraciones que a diario nos aquejan, yo lo sé.

Por último y no menos importante, si no confías en ti mism@, será imposible que consigas o que proyectes todo aquello que te propones. Sin confianza no hay nada que pueda sostenerse, desde tu propia felicidad, tus relaciones personales (eso va para mí), hasta tu entorno laboral. Un publirrelacionista debe transmitir esa seguridad única, esa certeza única que las compañías necesitan para saberse protegidos para que sus proyectos marchen de la mano.

¡Nos leemos en nuestra próxima columna si Dios, la inspiración, pero sobre todo si mi editor que me ama sobre todas las cosas porque si le mando siempre mi columna a tiempo, y por eso me tiene confianza, me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (310 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *