Maratón, la marca de juego mexicana

Por Armando Enríquez V.
Twitter: @cernicalo

De la mesa de una familia mexicana surgió uno de los juegos que a más mexicanos ha entretenido desde finales del siglo XX. Hablamos de la marca de juegos de mesa Maratón.

En materia de este tipo de pasatiempos, sabemos que los tres primeros lugares en el mundo los ocupan Monopoly, Scrabble y Jenga, pero en México si hay uno muy popular desde su aparición es Maratón.

La historia de Maratón se origina en la Ciudad de México en la mesa de la familia Schaar en la década de los años setenta, cuando el jefe de familia, Sergio Schaar Chabat, ideó una forma para despertar la curiosidad por el conocimiento en sus hijos.

De acuerdo con una entrevista realizada por Arianna Jiménez Pérez para la revista Entrepreneur
(1), las primeras preguntas con las que se inició el juego fueron capitales de países y de México, así como acerca de las diferentes monedas del mundo.

Sergio tuvo una revelación, como muchos, bajo la regadera: un tablero con una pista de siete carriles con cuarenta y dos casillas para que los seis jugadores recorran la distancia de la carrera clásica con su sabiduría, al contestar preguntas con valor por 1, 2 o 3 kilómetros (casillas) y el carril extra es para la fatídica ficha negra conocida como Ignorancia que avanza el kilometraje asignado a la pregunta si ninguno de los jugadores es capaz de contestar de manera correcta. El nombre del juego: Maratón. Su logotipo por su parte, recuerda la tipografía de los juegos olímpicos de México 68.

Al consultar diferentes fuentes no me queda claro sí Sergio trabajaba como empleado a nivel ejecutivo o era un asesor. Lo importante es que decidió, apoyado por su familia, renunciar a su trabajo y dedicarse a Maratón como una iniciativa propia y un potencial negocio exitoso.

Maratón presentó al principio, como otros juegos de mesa en el mundo, un problema de producción para su creador, más allá de elaborar las 6 mil que venían incluidas en el primer juego de Maratón, el problema principal era imprimir las tarjetas con las preguntas.

Un amigo le presentó a Sergio a un impresor para llevar a cabo la titánica labor de imprimir el juego. Pero otra labor difícil fue el asunto de poder colocar su juego en una tienda pues los mediocres y mezquinos dueños de almacenes y tiendas de autoservicio en México negaron a Sergio la posibilidad de vender su juego en sus estanterías.

Fue la Librería Gandhi la que a través de un sistema de consignación puso Maratón a la venta. El año, 1985. Maratón fue un éxito inmediato, a falta de publicidad y de Internet, el juego se fue haciendo popular de boca en boca. La demanda por el juego fue tal que Schaar Chabat comenzó a realizar entregas diarias en Gandhi. Pronto aquellos que habían rechazado Maratón se vieron obligados a pedir a Sergio unidades del juego de mesa para sus negocios.

A lo largo de casi 35 años de existencia Maratón ha sido distribuida por grandes jugueteras como Hasbro, empresa con la que Sergio Schaar se asoció por algunos años, después durante otra temporada y por un producto especial que fue Maratón Harry Potter se alió con Mattel, pero los derechos y la distribución, producción y venta del juego siguen en manos de la familia Schaar y la empresa que creó Sergio llamada Original Shaar.

La innovación y el reinventarse de manera constante son factores determinantes en el éxito de Maratón que tiene más treinta versiones a lo largo de los años: Maratón Clásico, Maratón Junior, Maratón Peques, Maratón Futbol, Maratón de los Famosos 1 y 2, Maratón Futbol, además la marca se ha asociado con marcas y entidades de gobierno para crear ediciones especiales de Maratón como Maratón Electropura con preguntas sobre el agua, Maratón Resistol Adhesivos con preguntas de ecología, Maratón Cultural de la Ciudad de México o Maratón Cinemex.

Pero además la tecnología ha obligado a Sergio Schaar Chabat a actualizar Maratón en presentaciones y versiones accesibles a los jóvenes y sus nuevas formas de consumo de entretenimiento a través de Internet.

Maratón tiene versiones online desde la primera década del siglo XXI. En los últimos años la marca creó una alianza con Amazon, que vende el juego en sus diferentes presentaciones, pero además existe una aplicación para jugar Maratón a través de Alexa.

Schaar creó otro juego que se llama Triatlón que integra tres habilidades para jugar y un Maratón de portátil, llamado Maratón Pocket que no tiene tablero y se juega con tarjetas.

La exitosa historia de Sergio Schaar Chabat y su invento es un hito en el mercado de los juegos donde grandes empresas mexicanas han desaparecido en las últimas décadas. Schaar también ha intentado con menor éxito posicionar Maratón fuera de las fronteras del país. Logró crear una versión para principiantes en inglés, pero no pasó a mayores. Estos son retos que en la aldea global, tal vez en un futuro la familia Schaar vuelva a atacar. Se venden más de 70 mil piezas de Maratón físicas anualmente, más las aplicaciones.

Por lo pronto, reconozcamos la gran labor de Sergio por entretener a los mexicanos mientras intentamos juntos al menos frente al tablero derrotar a la ignorancia.

(1) https://www.entrepreneur.com/article/327528
(2) https://culturacolectiva.com/historia/el-hombre-que-ha-hecho-mas-preguntas-en-el-mundo
(3) https://archivo.eluniversal.com.mx/finanzas/68739.html

Acerca del autor: Armando Enríquez Vázquez (205 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *