Invierte en Relaciones Públicas efectivas

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

Oigan, la semana pasada me fui a dar una vuelta a la cuarta edición de The One, Luxury Event en Millenium Air, dentro del Aeropuerto de Toluca. La idea es acercar a algunas marcas de lujo del ramo del arte, la gastronomía, la bebida, el arte y automotriz a un selecto grupo de invitados, quienes vivirían de primera mano experiencias memorables y hasta meterte a un pequeño avión (por eso la idea de hacerlo en un pequeño hangar).

La idea de The One es buena, por algo ya lleva cuatro ediciones. Debo de confesarles que me enteré de ellos apenas el año pasado. Estando ahí paseando entre relojes, burbujas de champán y una pata de jamón serrano para el disfrute de los que estábamos ahí, me puse a pensar en la gran inversión (lana y tiempo) que se habrán llevado cada una de las marcas para estar presente. Imagínense primero el comprar un espacio, diseñarlo, traer tal vez a tu CEO que vive en Francia, pagar transporte a Toluca, viáticos, staff y todo lo que ustedes puedan imaginarse.

Y claro, seguramente The One no olvidó contratar a un publirrelacionista o agencia para que los lanzamientos y las experiencias exclusivas de las marcas, que para muchos son inalcanzables pero para otro sector de la población sí lo es, fueran promovidos a través de un plan de posicionamiento.

El caso es que estas acciones en las dos o tres horas en las que estuve dando el rol, y saludando a los muy pocos asistentes que estaban ahí, el piso de exhibición lo podías recorrer en 10 minutos y tan tán.
Entiendo que para muchas de las marcas que participan en este tipo de eventos representa branding, y tal vez para algunas ventas o alianzas, ojalá que el caso de este evento no haya sido la excepción. A veces a los publirrelacionistas se nos olvida que aunque tengamos un mega proyecto, no debemos confiar en que por el simple hecho de serlo, las publicaciones y los asistentes te van a caer del cielo. No olvidemos que este es un trabajo 24/7 y la competencia cada vez es más.

Para mí fue muy triste ver a varios periodistas (sobre todo gráficos), sentados sin que nadie del departamento de RP o los organizadores les hicieran caso. Ahí estaban todos abandonaditos, sentados comiéndose una torta fría y un jugo de bote, mientras que algunos otros de sus colegas estaban atendiendo las “experiencias memorables”, porque a ellos sí los habían invitado a participar dentro de las mismas.

The One y muchos eventos, son un claro ejemplo de que aunque sea un evento social, o que solo para “ir a tomar fotos” hay que tener muchísimo cuidado. Ya se los he dicho, tratar y trabajar con la prensa, sea cual sea su fuente, es de mucho cuidado y dedicación, no debemos olvida que esto es un ganar-ganar.

Pienso que para dedicarte a ser un verdadero PR, te tienes que poner en los zapatos y en los pensamientos de cada una de nuestras audiencias, hay que conocer qué quiere o piensa la gente o que sentiríamos nosotros si nos hicieran las cosas a nosotros.

Diario escucho una historia macabra, y eso debería de servirnos siempre para mejorar, nunca hay que dejar de reinventarse. Pero también, muchas veces los publirrelacionistas estamos entre la espada y la
pared, diario nos toca además de cuidar al cliente o a nuestro jefe, maniobrar con muy poco o nulo presupuesto, y a veces tenemos que pedirle tips a la MamaLucha de Aurrerá para combatir también a los precios bajos o hasta el “fiadito” para que nuestro evento salga.

Sin tan solo el publirrelacionista de The One hubiera cuidado esos detalles, cuidar a sus medios como si fueran sus clientes, otro gallo hubiera cantado. Es que créanme, mantener a los editores contentos a veces es muy sencillo. Tan solo hay que ser serviciaales, actuar desde el corazón -sé que suena muy cursi pero así es, somos personas y en ningún momento vamos a dejar de ser o de sentir. Mándales la información que necesitan, pero también una enorme sensibilidad y un gran sentido común para evitar este tipo de casos.

A veces se nos olvida, pero los publirrelacionistas nos debemos en gran medida a los medios de comunicación. Ellos al generar nuestra información orgánica hacen que nuestro trabaje brille y nosotros demos resultados, y ellos claro, obtienen la generación de contenido y las historias que nosotros les ofrecemos, ahí está el chiste.

Así que señoras y señores, si van a invertir en Relaciones Públicas, exijan una muy buena estrategia de comunicación para que toda esa inversión sirva para que sus marcas luzcan y cumplan sus objetivos al 100%. Aquí les dejo una foto mía en The One, para que vean que no me la pasé tan mal de cualquier forma.

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, mi rollo sentimental que traigo por culpa de las injusticias laborales, pero sobre todo si mi editor que deberá estar muy de acuerdo hoy conmigo, me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (313 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *