Sandeman, la marca de la silueta del hombre en un vino portugués

Por Armando Enríquez V.
Twitter: @cernicalo

Entre las marcas de vinos dulces de la zona de Alto Duero portugués hay marcas que datan del siglo XVIII como la que se distingue por tener en su etiqueta la silueta de un hombre con capa. Estamos hablando de la marca portuguesa Sandeman, esta es su historia.

La historia del éxito del vino dulce conocido como Oporto se finca en un capítulo más de la eterna rivalidad, odio y fricciones entre los británicos y los franceses; en 1678 el gobierno de la isla prohibió las importaciones de vinos y licores procedentes de país continental. Esta ley que se prolongó por más de diez años, obligó a los ingleses que además estaban en guerra con España a voltear aún más al oeste de la península ibérica y encontraron los vinos y digestivos portugueses capaces de sustituir a los franceses.

Específicamente, los habitantes del Reino Unido tomaron especial afección por el vino dulce, que se utiliza de manera indiferente como aperitivo o digestivo y que conocemos con el nombre de Oporto, a tal grado que más de un empresario británico pasó de importarlo a comprar viñedos en Portugal y producir su marca propia, por lo que no es raro en la actualidad encontrarse con marcas de Oporto con nombres en inglés.

La marca Sandeman fue creada, de acuerdo con su etiqueta, en el año de 1790 por George Sandeman. Éste nació en Perth, Escocia en 1765. Con un préstamo de 300 libras de su padre, fundó una bodega en Londres en la que vendía oporto y jerez, además de vino. El negocio fue ganando clientes y fama, en 1805 la sede de Sandeman cambió a una vieja construcción en la capital inglesa que incluía un sótano hecho a partir de una antigua bóveda romana, que mantenía una temperatura fría ideal para el almacenamiento de los licores.

En 1805, Sandeman inició lo que más tarde sería una costumbre en la industria vitivinícola al ser el primero en imprimir con un hierro al rojo vivo las siglas de su empresa GSC (George Sandeman & Company) en cada una de las barricas que contenían el oporto que compraba Sandeman. De acuerdo con el empresario esto ayudaba a certificar la calidad del contenido del tonel.

Para 1811, Sandeman compró una finca y una bodega en la rivera del rio Gaia cerca de la ciudad de Oporto donde comenzó la fabricación de sus propias bebidas y para finales del siglo XIX, en 1879 también se hicieron de una bodega en Jerez, España, para la producción de jerez, otra bebida muy apreciada por los ingleses.

En 1841, al morir George Sandeman, su sobrino George Glas Sandeman se hizo cargo de la empresa y en 1868 el hijo de este, George Albert Sandeman quien además fue un exitoso banquero y funcionario público, dirigió la empresa hasta el año de 1923 cuando murió.

Fue bajo la dirección de este último que en 1877 Sanderman se convirtió en una de las primeras en convertirse en Marca Registrada, bajo el Acta de Registro de Marcas Inglés que además ayudaba a proteger las patentes de producción.

Sandeman fue también una de las primeras marcas que invirtió en publicidad creando y comprando diferentes carteles para promocionar el oporto desde 1910, en 1926 un póster de la marca causó escándalo entre ciertos círculos de consumidores muy conservadores. El cartel diseñado por artista Jean D’Ylen muestra a un centauro con los brazos en alto, una botella de Sandeman en cada mano mientras una mujer monta el centauro tratando de alcanzar una de las botellas del oporto. La carta de una cliente molesta llegó a la empresa, en ella manifestaba que el póster era diabólico al mostrar un ser fantástico en contacto con una mujer embriagada y estar incitándola consumir bebidas alcohólicas. La marca de una manera por demás elegante y cortés le contestó a la mujer que su percepción era errónea y que al mantener los brazos en alto haciendo imposible para la mujer alcanzar las botellas, el centauro en realidad estaba cuidando que la chica no llevara a cabo un consumo abusivo de licor. D’Ylen trabajó para Sandeman diseñando otros
posters para la marca que para mi gusto son más estéticos, pero la leyenda del cartel del centauro no deja de ser divertida.

Finalmente, en 1928 un ilustrador de origen escocés George Massiot Brown, que firmaba como G. Massiot para hacerse pasar por francés, creó la que se convirtió en la imagen de la marca; la silueta en negro de un hombre con sombrero y capa que sostiene y observa detenidamente una copa de Oporto. El único punto de otro color en el póster es el rojo del oporto en la copa. La imagen fue tan impactante para los Sandeman que en 1935 apareció por primera vez en una de las etiquetas de las botellas de oporto, un oporto seco del tipo Tawny al que de hecho se llamó “Don” convirtiéndose desde ese instante el icono que representa a la marca. La silueta se quedó desde ese momento también con el sobrenombre de “Don” y aparece en toda la publicidad de la marca, así como en las botellas de oportos, jerez y otros vinos de la marca.

Hasta 1980, Sandeman continuó siendo una empresa familiar. Ese año la empresa fue vendida a Seagram’s y 2002 pasó a ser parte del corporativo portugués Sogrape que agrupa a diferentes marcas de aquel país y algunas españolas.

En la actualidad Sandeman es una marca registrada en 130 países y una de las más populares en su ramo. Sandeman en sus bodegas de Vila Nova Gaia en Portugal, tiene un museo, visitas guiadas y un hotel.

Acerca del autor: Armando Enríquez Vázquez (207 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *